Uniendo los puntos sin el teléfono.

El otro día me atreví a salir de mi casa sin mi teléfono en la mano. No lo digo porque esté obsesionada con el teléfono, sino porque no puedo sobrevivir en una ciudad nueva sin Foursquare y Google Maps. Lo digo en serio, para muestra un botón.

Cuando iba al colegio, siempre pensé que yo “subía” al colegio y para regresarme a la casa “bajaba” a San Salvador. Fue hasta hace poco que estaba buscando un lugar de paquetería en El Salvador que me di cuenta que yo siempre viví al Norte de San Salvador y que nunca “subía” para ir al colegio, sino que siempre bajé, siempre fui al sur al colegio y después subía a mi casa, al norte. Cuando descubrí eso supe que definitivamente soy pésima localizándome en un lugar y mucho más si no lo conozco. Es por eso que me he vuelto tan adicta al Foursquare y a Google Maps, en esto de buscar lugares y llegar a casa no puedo confiar tanto en mi instinto sabiendo lo arruinado y patas-arriba que ha estado por mucho tiempo.

Mapa de Santiago de Querétaro.

La primera vez que viajé a Querétaro, vine con unos amigos y nos dieron un tour por varios lugares de la ciudad. Yo recuerdo haber estado ahí, incluso podía mencionar los lugares que había visitado, pero cuando empecé a visitar a mi novio en Querétaro, yo no podía señalar un lugar y decir “estuve por esta calle”. Se me hacía muy difícil. Poco a poco empecé a recorrer las calles con él y que me voy dando cuenta que una de las calles por las que siempre íbamos a visitar a su prima es justamente la calle por dónde inicié mi primer recorrido en Querétaro.

Con el tiempo aprendí a unir los puntos desde su antigua casa, ya podía ir al Centro sin problemas, al Oxxo y a la Terminal de Autobuses.

Cuando nos mudamos (él de casa y yo de ciudad) a mi se me movió todo, literal. Tenía que empezar de nuevo, no podía conectar los lugares dónde estaba. Digamos que aprendí a ir al Super, a las oficinas de Ministerio de Educación, al Mercado y a la sorbetería, pero siempre y cuando regresara yo a la casa. Era una locura moverme, digamos, del Centro Histórico a las oficinas del Ministerio de Educación. No encontraba atajos, tenía que caminar como que iba rumbo para la casa y hasta llegar a mi zona de confort, moverme a las oficinas.

Por esto digo que salir sin celular, sin Foursquare y sin Google Maps realmente fue un reto. Era un día de hacer muchas cosas y en poco tiempo, entonces haber olvidado mi teléfono era sinónimo de perder tiempo caminando y tratando de conectar lugares que solo conocía si llegaba desde la casa. Fue tanta mi desesperación que le fui a preguntar a una policía en el Centro Histórico si sabía cómo llegar a unas oficinas. Le expliqué que yo entendía que estaba cerca pero que realmente no sabía por dónde debía caminar. En lo que le expliqué, desconoció mi acento y optó por regalarme un mapa de Santiago de Querétaro. Fue tan linda gente que hasta me marcó dónde estábamos y hacia dónde tenía que ir.

Lo que más me gustó del mapa fue que está diseñado justamente para que las personas conozcan los mejores lugares de Querétaro sin perderse. Trae dibujitos, rayitas y explicaciones de lo que vas a encontrar en Querétaro con especial énfasis en los atractivos turísticos. Y aprovechando que me traje mis mejores zapatos tennis de El Salvador, iré a descubrir un poco más de la ciudad en la que estoy viviendo. :mrgreen:

Acerca de estos anuncios