Six Flags. :D

V.J.M.J.Ch. Sábado 27 de Marzo del 2010.

Este fue un día de grandes pasos y grandes decisiones. Primero: me aventuré a ir solita en metro por primera vez. 😀 Y el problema no era el metro en sí, sino que llevaba un transborde. Entonces, eso le anhade algo de complicación. Pero yo dije: mch, voy a Sigue leyendo “Six Flags. :D”

Anuncios

El método que sí funciona para arreglar la pelotita de mi Blackberry

Descubrí el método que sí funciona para arreglar la pelotita de mi Blackberry. 🙂 Y por si te lo preguntabas, mi modelo de Blackberry en el que descubrí este método fue en una Bold 9000).

Mientras estuve en El Salvador, mi pelotita de la BlackBerry dejó de funcionar para la derecha. Estuve como 3 meses dándole: menú, mover aplicación, moviendo para arriba, abajo o izquierda y apretando menú de nuevo… así moviendo las aplicaciones todavía las seguía ocupando todas… ¿es válido decir que ponía las aplicaciones que más ocupaba en la primera columna y no en la primera fila como es debido? Bueno pues…

Entonces, ocurrió, vine a México y como en la casa de Nancy sí hay wifi (en mi casa me conectaba con asdl) pues empecé a twittear mucho en Openbeak sin abrir la net y después en Ubertwitter que ya se conecta por wifi… la onda es que pasaba más tiempo en mi Blackberry que en la netbook. Viene #lamamádeNancy que nos hace los tacos dorados.

Dejé la Blackberry con el wifi encendido mientras comía y que de repente tenía como 16 replies… no podía sólo comer e ignorarlos, ¿verdad? Era la época en que yo no agarraba servilletas a cada rato mientras comía. Entonces, vine yo y empecé a trastear el celular, y bien limpia yo, lo dejé todo grasoso. Después, siempre de limpia yo, dije: OOPS, ensucié mi celular, lo mejor será que lo limpie. Dicho y hecho, le pasé parte de mi camisa a la pelotita…

Al día siguiente que fui a Telcel a preguntar lo de los planes de datos para BlackBerry (#plandedatosnecesario), salió con Nancy la plática de que la pelotita de mi celular no servía… y le dije algo como: mirá pues moviendo la pelotita para la derecha… – y que sí sirvió.

En ese momento empecé a pensar qué había hecho de inusual para que sirviera y recordé:

Lo llené de aceite procesado (de comida frita) lo manipulé y después limpié la bolita con el algodón de mi camiseta.

Sirvió unos tres días y después no servía para arriba… Pensé, a ver si mi teoría del aceite es cierta… fuimos a comer Huaraches ❤ y con lo que quedó en mis manos empecé a mover la bolita para todos lados, a engrasarla, e inmediatamente después pasar mi camisa de algodón para limpiar el aceite.

¡Volvió a funcionar!

Y ya pues, hace poco no iba para abajo y fui a hacer lo mismo, sólo que con tacos de pastor de la esquina y ya sirve de nuevo, desde este entonces no se me ha fregado.

¡Qué $10usd ni nada! ¡Comida frita lo arregla todo!

Sigue leyendo 50 por Katherine Montero .

Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México

Fui a visitar el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México y la experiencia de verlo, entrar y conocer un poco de su historia te deja frío, sí, frío por tanta majestuosidad guardada en una cuadra. Cuando ves un palacio como ese, no sabés ni qué pensar. ¡Es extraordinario! 🙂

Inexplicablemente, mi cargador de la BB se arruinó. No dejó de servir, ni siquiera lo mordieron los chuchitos, así como si de saliva se tratase, se le despegaron los dos cosos de metal que metés en el bolado para que pase la corriente… bien extraño. Y fue entonces cuando Nancy y yo nos embarcamos a la aventura de ir al centro de la Ciudad de México a buscar un cargador (porque mi Blackberry ya sólo tenía una barrita de carga) y después buscar un protector color aquoso para mi cel.

Ya de ahí, fui libre.

Me dijo mi comi: ¡Qué lista de compras tan geek! Accesorios para Blackberry y ya después turistear. Hehehe.

Anduvimos dando vueltas y, lastimosamente, no me encontré con el mix del microbusero o similares… aquí venden cosas para gente culta…

Fui a preguntar el precio de la Wikipedia y aunque ansiaba escuchar un “es diádolar, corazón” me sorprendí que acá los dvd’s no bajan de 50 pesos (como $4usd). Después anduvimos turisteando y fue el día que vi cómo se levantaban los puestos porque venía la policía. Pensé que sólo sucedía en las películas pero lo vi con mis propios ojos que se han de comer los gusanos. </pleonasmo>

Empezamos a dar vueltas por el Centro Histórico y llegamos al Palacio de Bellas Artes. ¡Qué lugar más bonito! Tienen tan cuidados los jardincitos que hasta parecía el escenario de Alice in Wonderland, ¡te lo juro! 😀 La verdad que el Palacio de Bellas Artes no por nada lleva su nombre. ¡Es un Palacio! ¡Una majestuosidad! ¡Una cosa tan hermosa que simplemente no te querés perder!

Y para que quedara para la eternidad que anduve ahí turisteando, mi comi me tomó la foto oficial en el Palacio de Bellas Artes. 😀 ¡Soy tan diminuta frente a aquella contrucción hermosa! *me deslumbro*

Entramos un rato, aunque ya no estaban dando el tour (por cierto, los museos en México son gratis… ¡GRATIS! *ojo los de El Salvador que de por sí son bien poquitos los interesados en ir a museos y de remate cobran un montón, o sea, no un montón pero, pues… el punto es ese: acerquen el arte).

Ya después vi una placa de una estatua que está en la plaza del Palacio de Bellas Artes en la que te dicen que si le hacés daño a cualquier monumento o pieza de arte podés ser condenado hasta 10 años en la cárcel. 🙂

Pues bien, ahora viene algo que no me gustó y no tiene nada que ver con el Palacio de Bellas Artes en sí, por la única razón que te lo cuento en este mismo post es porque resulta que me pasó mientras yo estaba sentada en la plaza del Palacio de Bellas Artes, pero nada más. Resulta que en la plaza hay wifi 😀 ¡Para qué nos dimos cuenta! Nos quedamos sentaditas twitteando un rato y de la nada llegaron dos señores a topar a la plaza. Bien galán ellos.

Pues bien, así cómo se ve la comi estábamos twitteando de lo mejor en la placita y que de la nada llega un señor todo raroso; y las dos, lo primero que hicimos fue “esconder” los teléfonos y pensando “hoy ya’stuvo, ya me lo quitaron, ya morí“. Pues no, el maitro lo primero que nos dijo fue: “No he venido a quitarle sus pertenencias…

Pensé yo que entonces a pedir una colaboración o algo así. Pero no, tampoco, el señor disque nos iba a leer la vida, el mantra, la mano, el aura, el futuro y todo lo que iba a venir en tu vida… y nos dijo “si acierto me das lo que te diga tu corazón pero no es obligación que nojequé“. Y yo como que: omaiGáaa, me va a leer la vida… por puro morbo accedí. Pero pero pero ¬¬ dice que pongás la mano de tal forma (digo yo que para leerte las líneas de la mano con más facilidad) y después te pide la fecha de nacimiento y tu edad… Bien supo que yo era Aries y me empezó a dar como todo lo general de Aries y yo bien espantada porque es cierto.  Y después me dijo “veo un hombre en tu camino” y después de que había sido bien detallista con todo lo que disque me iba a pasar (si hasta prácticamente me dijo las profesiones de mis hijos, según él) se me quedó viendo y no me contestó, ¡así que no era tan brujo! Y no no no, mi vida no va a ser como me la describió. Me niego ante tales declaraciones.

Bueno, me dice… “para cerrar tu aura me puedes ayudar y así puedo leer el aura de tu amiga…” Me quedé sin moneditas mexicanas esa vez. ¡Ah ah! Entre las moneditas que le di iba una monedita de 20ctvs y me la regresó. Pero pues… ya de ahí pasé toda la noche caminando por la placita y conociendo el monumento de Benito Juárez mientras refutaba todo lo que me había dicho el señor brujo. Yo creo que mi comi Nancy ya estaba china de todo lo que yo venía negando por cada frase que me dijo el tipo, hehehe.

Anduvimos caminando toda la noche y ya casi todo estaba cerrado y yo con poquita batería por andar twitteando en la placita. Por ahí encontré una escuela de ingenieros que tiene todos los tipos de tierra, ¡quiero ir! Ah ah, entrar a turistear a esa escuela también es gratis. 😀