Qué vergüenza: me desmayé en un lugar público

Jamás me había pasado. Hasta ahora…

Pues que iba medio tarde así que me levanté, me bañé, agarré mis cosas y me fui…

Llegué como a las 12:30, faltaba media hora para que el INM (Instituto Nacional de Migración) dejase de trabajar. Uff, estando adentro ya no importa. Pues llegué y como siempre, fui a buscar a Erick para que me dijera dónde hacer mi fila o qué hoja pedir…

Me dice: Pues, andá al bloque de en medio, dónde está la chera del suéter gris, a ella le pedís un formato de cumplimiento de requisitos…

Empiezo a hacer la cola, daba como 3 vueltas, oquei, me espero… a los tres minutos llegan unos caribeños… andan de vacaciones planeando irse a la playa… la chera habla de operarse los senos porque es una 34B y quiere 38C… mujeres. Adelante, iba un chero rubio de ojos celestes… no es tan guapo, pero sonrió, creo que le gustó mi camiseta de Twitter… La fila avanza y avanza… veo más y más gente… pienso que trabajar en Migración es de las mejores cosas, ves a gente de todo el mundo… Oquei, el asiático se metió… ah, no, dejó apartado el puesto, jum ¬¬ vaya pues…

¡Yay! Ya faltan 3 personas y llego a pedir mi solicitud… ehm, qué raro, la cartera pesa demasiado… pero le saqué muchas cosas, bueh, dicen que es de mal augurio ponerla en el suelo, diiiiicen… la puse en el suelo… hmm, qué raro… me agarro del postecito que divide la fila y…

-Amiga, amiga, ¿estás bien? ¡Aléjense! ¡Que respire! ¡Denle aire!

-Levántenla…

-No no, acuéstenla…

-¿Eh? ¿Ah?

-¿Estás bien? ¿Te sacamos de la fila?

-No, no, ya iba a llegar por mi hoja… estoy bien…

-No no no, yo soy doctor a ver, ¿estás bien?

-¿Huh?

-¿Hablás español? ¿me entiendes?

-Si, si…

-¿Eres diabética?

-No…

-¿Estás embarazada?

-Ihh, NO.

-Acuéstenla… que se relaje. A ver, chúpate este dulce para que te suba el azúcar.

Bajan dos señoritas con instrumentos raros.

-A ver, ¿Cuál es tu nombre? ¿Recuerdas tu nombre?

-Sí, sí, Katherine Montero.

-Pues me dicen que sufriste un desmayo… a ver, ¿te duele alguna parte del cuerpo?

-No, no siento nada.

-¿Estás embarazada?

-NO.

-Caíste de frente, te golpeaste la cabeza y te ensuciaste la pierna derecha… pásate este algodón en la nariz para que te recuperes un poco… a ver, préstame tu brazo izquierdo… me pone un coso para ver lo de mi presión ¿Desayunaste?

-Ehm…

-Tienes que comer algo, Katherine… a ver, tienes 108/84 es un poco bajo…

-¿Cuánto es lo normal?

-Lo normal es 120/80.

-¿Le llamamos a una ambulancia?

-No, no, muchas gracias, así estoy bien…

En México me han pasado cosas que ni en mis sueños más salvajes pensé que me pasarían. Gracias a Dios tuve a muchas personas gentiles que me auxiliaron cuando perdí el conocimiento por unos segundos. ❤

Sigue leyendo 50 por Katherine Montero .

Anuncios

14 comentarios sobre “Qué vergüenza: me desmayé en un lugar público

  1. Uuuy que yuca, cuál pena, deberías hacerte chequeo médico, no vaya a ser algo más grave.

    1. En serio, me dio mucha pena.
      Honestamente, no me fui a hacer el chequeo médico porque atribuí el desmayo a la falta de desayuno. Pero en el instante se me olvidó que en mi familia sí han habido personas con diabetes, así que aprovechando que estoy en El Salvador, iré a hacerme todos esos exámenes para ver qué pasa.
      ¡Gracias por venir a comentar!

  2. Que feo que te paso eso, pero que bueno que estabas en un lugar donde la gente te pudo atender, imaginate en el bus o que se yo, tantos lugares donde pudo haber sido mas peligroso un golpe 🙂 come!!
    .-= El último blog que wendy hizo: Como paso esto? No lo sé =-.

    1. Sí, fui muy afortunada que me pasara en un lugar en medio de muchas personas que tuvieron la intención de auxiliarme.
      Ese día en verdad la regué por no comer, pero fue por llegar temprano antes que cerraran la oficina. 🙂

  3. Jajajaja tengo ratos de estarte leyendo y jamás te habia comentado.. pero este siii me dio risa!!! suerte en mexico!! 😀

  4. jajajjaajajaj y entonces todo se puso oscuro jajajajajajaaj

    es feo eso verdad??? yo solo una vez lo he sufrido y es más la penas despues que el mismo desmayo.

    Pero tené cuidado, suerte que te agarró ahi y no en la calle.

    DTB.

    1. ¡Fue una experiencia muy rara! Literal, se puso todo oscuro y no recuerdo nada del golpe en la cabeza que me dijeron ni de cómo me manché la pierna.
      Amén por las bendiciones, muchas más para vos. 🙂

  5. Hola! ¡Que aventuras las tuyas! ya no puedes dormir un rato porque todos se alborotan jaja.

    No te creas, que bueno que no paso mas alla de un desmayo, pero cuidate mucho, un abrazote.

Los comentarios están cerrados.