Los 100 días.

Mi camino en esto de la tecnología ha sido largo, ha sido de aprender todos los días algo nuevo o de optimizar tiempo con alguna herramienta nueva. ¡Si supieran como me mantenía al día con los blogs antes, seguro se carcajearían! Yo ponía todos los blogs que me interesaban en un widget de blogroll y después iba y me metía en uno por uno para ver si había una entrada nueva, ¡no conocía el Google Reader!

Cuando yo empecé a escribir un blog, solo tenía potestad para hablar de lo que me pasaba, por lo que siempre pensé que mi blog iba a ser personal, poco a poco fui aprendiendo técnicas y tips para escribir otro tipo de notas pero, aceptémoslo, si no me ha pasado algo, es más difícil escribirlo, por lo que me pasaba lo mismo al leer los folletos de la clase: si no me pasaba o si no me veía haciendo algo que explicaran en el folleto o si no me metía en ninguno de los papeles que aparecían en alguna obra era muy complicado leer a gusto. Y me empezó a pasar con los blogs, al principio, por lo que era más fácil que yo me suscribiera [ya con el conocimiento de la existencia de Google Reader] a un blog personal.

Para ponerte al día.

Al tiempo, descubrí que los blogs no solo servían para ponerte al día de las personas [por eso siempre le pedí a mis amigos que hicieran un blog para saber en qué andaban aunque yo estuviera lejos, ¿ven que sí quería leerlos aunque me fuera?] sino que también para lo que pasaba en el mundo. Todo el contenido que se publicaba era como un periódico pero gratis y con solo con los temas que te gustan. Aunque hayan muchas cosas qué leer, siempre te suscribís a lo que más te interesa. Por eso, si cuando comprabas el periódico, lo primero que hacías era ir a ver los munhequitos, aquí te podías suscribir a los munhequitos de los blogs.

Empecé a vivir cosas más tecnológicas como reuniones y la necesidad de comprar una computadora que le sirviera el cargador, cómo hacer que mejorara el rendimiento de la computadora y todas esas cosas. Lastimosamente creí que suscribiéndome a los blogs de tecnología iba a llenar esa necesidad. Pero los blogs de tecnología, a veces, publican TANTA BASURA. Pero, en serio, muchas cosas yo las consideraba basura porque, en primera, no me interesaban; en segunda, eran cosas que nunca iba a utilizar o comprar o, tan siquiera, ver; en tercera: es una copiazón que ves quinimil títulos iguales. Lo que te decepciona, porque en lugar de alimentar tu conocimiento, consumís lo mismo y, pues, aburre un poco.

Cambio de estrategia: suscribirte a blogs de marcas específicas.

La manera en que lo arreglé fue haciendo dos cosas:

Desuscribirme de blogs que copian las cosas. Es decir, si uno escribía de la librería de Amazon en espanhol y en mis feeds aparecía otro con lo mismo, me desuscribía del último. Fue chivo hasta que todos se copiaban de todos y es como que ninguno lograba publicar cosas geniales y únicas.

Entonces, empecé a ver las cosas que yo tenía, las marcas que utilizaba, los programas que usaba y los servicios que requería. Así me suscribí solamente a los blogs oficiales de esas cosas. ¡Mis feeds mejoraron un montón! Ya estaba enterándome de las cosas que, en verdad, quería.

El único problema fue, que al mejorar mis feeds, perdí de enfoque y no me daba cuenta que en mis feeds ya no aparecían los blogs personales. Empecé a revisar uno a uno y resultó ser que muchos habían dejado de escribir. Fue muy raro, no sé porqué sucedió pero como que todos nos hicimos más consumidores que creadores y, teníamos que consumir tanto, que nuestras listas de creación se fueron haciendo más y más largas hasta no poder seguir escribiendo [soy testigo, tengo como 300 ideas que pudieron ser entradas de lo que me pasó todos los días y no más no pude compartirlas].

Pregunté a varios si regresarían y la mayoría me avisaba que cuando tuvieran tiempo, ese tiempo al parecer nunca sucedió porque no han regresado. Por lo que me obligué a escribir una entrada para buscar blogs personales, ¡el que fuera! Quería saber que más personas como yo estábamos afuera nadando contra corriente y escribiendo solo y únicamente de las cosas que nos sucedían.

¿Todavía existen los blogs personales? ¡Pásenme unos, por favor!

Resultó que sí existían muchos blogs personales, todavía. Me suscribí a ellos y tenía todo lo que quería en mis feeds. No puedo negar que muchos de los que me pasaron, también fueron desapareciendo o simplemente, escribiendo más al suave que de costumbre. Pregunté en mi blog, en Facebook y en Twitter y la verdad, habían muchos que estaban buenos. Pero obviamente esos no eran todos, porque no todos van por la vida diciendo: “hey, leé mi blog”, en realidad, son pocas las personas que se atreven a decir eso, sobre todo cuando es personal, por lo que me imagino que siguen por ahí muchos que yo podría leer y no más no me están pasando su link. ¬¬

Ahora voy a dar un salto en el tiempo y contarles que, desde que me metí al foro de Acapulco70, encontré otro montón de blogs que son personales o DIY, los cuales estoy leyendo y, siempre, los mejores links, los ando compartiendo en mi Twitter. 😛

Cada anho siempre ando pidiendo los blogs personales porque en verdad se me hace una experiencia más rica de leer, entonces, ahí a finales de Febrero del 2010, pregunté por los blogs personales y un chero me dijo:

[blackbirdpie id=”9277646241″]

Los 100 días.

Apenas iba iniciando el proyecto de los 100 días de Guxzo [nombre de usuario en Twitter] cuando me pasó su blog y ¡me hice fan! Era personal pero lo sería solo por 100 días. Nos hizo parte de su plan y fue chivo ir viendo cómo tenía detalles por 100 días.

[d_06.jpg][d_12.jpg]

Así de rápido, les cuento que Guxzo se enamoró de una chera a la que nombró su princesa y para conquistarla se puso el límite de 100 días. Todos los días haría algo por ella, verla, quererla, darle un detalle, sacarle una sonrisa, ¡lo que fuera con tal de enamorarla! Fueron tan especiales aquellos 100 días porque le conté a mis amigas y todas lo adorábamos, éramos del “Team Guxzo” y sí queríamos que la princesa y Guxzo terminaran juntos.

Podría contarles el final pero… ay, bueno, les cuento. En los últimos 10 días hubo un cambio de 180º y creo que pasó porque Guxzo decidió mostrarle el blog a la princesa. Digo, todas mis amigas estábamos enamoradas de la manera en que se iba dando todo, al fin y al cabo, ¿quién no querría que la persona que te está cortejando te dedique 100 días para hacerte feliz con la promesa de hacerte feliz por siempre? ¿Me explico? Pero la princesa se enojó al ver que en realidad ella era parte de una cámara escondida y que todo lo que estaba sucediendo se iba documentando a “sus espaldas”. Se enojó por ello y al final, pues, no quedaron juntos.

Todas empezamos a decirle a Guxzo cosas como: “pinche vieja, no te merece” porque nos enojamos que ella le dijera que no mientras él había sido tan lindo con ella. Pero por parte entendí a la chera, creo que habría sido mejor si hubiera seguido su proyecto como tal: 100 días para conquistarla y regalarle al final una copia de eso en físico. Sentí que mostrarle el blog a la princesa fue un movimiento precipitado pero, ¿quién sabe? Ven que las mujeres somos raras e inestables así que asaber cómo hubiera reaccionado, ¿veá?

Si quieren leerlo, pueden ir al blog, sigue intacto con 101 entradas, nada más, por lo que es fácil leer la historia. Eso sí, ya se saben el final, llegaron tarde para vivirla y emocionarse como lo hicimos mis amigas y yo. :mrgreen:

Anuncios