How-to: Protector para tu Kindle.

Cómo hacer un protector para el Kindle o para cualquier otra tableta o e-reader que tengás. Tomando en cuenta que en las carteras o las mochilas muchas cosas están a expensas de rayarse, pensé proteger mi Kindle para alargar su vida un poco. El protector puede fabricarse con cosas que ya tenemos en la casa.

Esto de moverte todos los días por medio de transporte público hace que obligadamente tus cosas se rayen. Por eso siempre le compro fundas o protectores a mis gadgets. Juro que iba a comprar la de mi Kindle pero otra vez tuve el bendito issue de la tarjeta de débito en Internet. Amazon no toma Paypal, por lo que decidí esperar un pedido que había hecho hace algunas semanas y tomar los materiales que llegarían de ahí para fabricar el mío.

Está super fácil de hacer. Cuando twitteé que subiría un how-to del protector varios me dijeron que también habían fabricado el suyo en lugar de comprarlo. Así que no estuve tan mal.

Materiales:

  • Un Kindle o cualquier tableta o coso a proteger.
  • Un sobre de papel manila.
  • Una pluma de punta fina o semifina o rapidograph o plumón.
  • Unas tijeras.

Pasos:

  1. Abrir el sobre de papel manila y meter el Kindle. Yo tengo la suerte de que los sobres de papel manila del correo llegan con las burbujas, es más fácil que se proteja mi Kindle, por eso decidí hacerlas con el sobre.
  2. Descubrir la mejor manera de que entre el Kindle. El mío quedó genial horizontal, el costado de mi Kindle es de similar tamanho a la base del sobre del papel manila, por lo que se me hizo más fácil hacer el protector tipo sobre de cartas.
  3. Con la pluma, tomar medidas aproximadas del Kindle en el sobre. Yo hice dos rayas paralelas, una casi al costado contrario del que quedaba en la base y la paralela como 3 centímetros más arriba.   Corté todo el sobre en la segunda línea que dibujé y corté solo una cara del sobre del papel manila en la línea que estaba más cerca de mi Kindle. Esto con el propósito de dejar una lengüeta para que sí pareciera un sobre de cartas. También corté las esquinas de la lengüeta.
  4. Meter el Kindle al sobre.
  5. Doblar la lengüeta del nuevo protector.

Eso es todo. Está super fácil. Me gusta sobretodo que cuando se ve el sobre todo lleno de sellos y manchitas, parece que de verdad llevara papelitos y no un e-reader. Si le quieren hacer algo extra al protector, pueden intentar reforzarlo con algo de cinta scotch. Al agregarle la cinta scotch le das la impresión de ser un sobre viejo que necesita cinta para mantenerse vivo y coleando pero en el fondo lo estás protegiendo más de que se rompa. (:

Pero si sos de las personas que las manualidades no se le dan, siempre podés comprar un protector de cuero u otros materiales nice en Amazon. 🙂

Anuncios

3 formas de limpiar tu Timeline de Twitter

En esto de limpiar el Twitter, uno se pone territorial. Creo que es una de las pocas cosas que podemos elegir y por eso hasta nos ponemos reglas: la verdad uno se pone a elegir a quién hablarle en el Twitter y a quién no porque nunca antes podíamos elegirlo.

Le teníamos que hablar obligadamente a aquel hijo del amigo de tu papá porque si no uy qué iban a decir, te tenías que llevar con tal compañero de clase aunque te cayera mal solo porque se iban en el mismo micro al colegio, tenés que saludar obligadamente a tus vecinos cada vez que los ves solo porque resulta que viven ahí.

Por eso todos hemos intentado hacer nuestro timeline de lo más amigables, buscar gente afín y gente con la que sentís que te podés llevar, no solo a la que conocés en persona.

El problema vino a ser la poca tolerancia que desarrollamos todos y el haber puesto las expectativas de los seguidos muy en alto. Me pasaba que creía que muchas personas en Twitter eran geniales pero media vez se dejaban conocer, bueno, medio twitteaban cosas, y yo me iba decepcionando de poquito en poquito.

Las mujeres generalmente interpretamos TODO, entonces no era tan difícil descubrir segundas intenciones, por lo que me fui alejando de muchos.

EL UNFOLLOW.

En aquellos ayeres, la manera más fácil de limpiar tu Timeline era darle unfollow a alguien. No existían los RTs e incluso varias personas activábamos el poder ver los replies de todos, nos interesaba conocer a más personas.

Como todos los tweets salían de las cosas cotidianas que hacíamos, no había mucho por dónde ofenderse. Era una comunidad bonita.

Pero si uno se pasaba de listo, lo arreglabas con Unfollow. El problema del unfollow es que es muy hiriente. Muchos se lo toman personal y te dejan de hablar en la vida real por un unfollow, cuando en realidad solo les estabas diciendo “no me gusta lo que publicás en tu Twitter”.

Pero esa era la forma de limpiar tu Timeline hace mucho.

LOS FILTROS.

Hace poco, aprendimos a querer a las personas que formaban nuestro grupito de amigos del Twitter. Y por querer, aprendimos a quererlos con todo y sus defectos.

Era de estarlos leyendo aún a pesar de las diferencias entre todos. Descubrimos que la persona no era la que te decepcionaba, sino que lo que elegía para hablar en determinado momento.

Los filtros ayudaron a eso, porque no dejabas de tener contacto con la persona, sino solo no la leías cuando algo no te interesaba. En mi Timeline, muchas personas se pusieron insoportables con la política, filtré ciertas palabras de partidos y políticos, mis amigos siguieron siendo los mismos geniales de siempre.

Lastimosamente esta opción no era nativa de Twitter, yo la ocupaba en Tweetdeck.

LOS RTS.

Eso de los retweets es algo complicado. Antes no existían, de hecho, solo existían en las aplicaciones derivadas como Twhirl, Tweetdeck, Twitterfox, etc. Era el tan famoso RT manual que le llaman hoy.

Cuando Twitter metió su RT nativo, ajá, fue más fácil y todo pero empezaron a hacerse cada vez más famosas las páginas tipo Favstar en las que todo mundo quería conseguir RTs y FAVs nada más porque sí.

Yo no le veo ningún tipo de genialidad a basar tu vida en Twitter en favs. Pero sí encuentro interesante revisar el favstar de alguien que no conozco para ver cuáles son los temas en los que es experto, por ejemplo.

Muchas veces, tu tweet más retweeteado o más faveado es del tema que más manejás en redes sociales.

Siguiendo con la relación de tus amigos, ya los conociste y aguantaron tu primer colador, superaron tus expectativas, los aguantaste después que hablaban con tal pasión y repudio de ciertos personajes políticos, en serio ellos no podrían hacer ya más nada para que los dejés de querer… pero pueden llevarse con personas que no son de tu agrado.

Twitter incrementó el deseo de ser populares con los RTs nativos, pero también hizo fácil que dejáramos de leer los RTs de las personas que quisiéramos.

Yo tengo a varias personas que depende de su humor, empiezan a enviar indirectas pesadas con los RTs o de repente envían como 20 rts en menos de 3 minutos, nada más genial como ir a su cuenta y seleccionar la opción de desactivar RTs. Lo mejor de esta opción es que es nativa, por lo tanto, se guarda si andás en web, aplicaciones de terceros o móvil. Yay.

Sigue leyendo 50 por Katherine Montero .

Liberate de la angustia universitaria

La angustia universitaria es un sentimiento compartido por millones de jóvenes alrededor del mundo. ¿Sigo estudiando o me dedico a trabajar ya? Leé este post y encontrá algunas soluciones para liberarte del estrés universitario.

Ser estudiante universitario es motivo de estrés para la mayoría de personas. Sabemos que estamos en una situación en la que tenemos que desarrollarnos con perfección. No podemos dejar ningún porcentaje para margen de error, no nos podemos dar el lujo de perder tiempo o dinero, eso es para mientras estudiás la carrera y todo lo que conlleva.

Es más, si podés tener un trabajo de medio tiempo mientras estás estudiando es lo mejor que te podría suceder: significa ganar-ganar-ganar. Ganar experiencia, ganar dinero y aprovechar el tiempo. Aunque también significa gastar el triple de energías en lograrlo.

Otra de las situaciones de estrés en la que nos sumerge la vida universitaria y laboral es la típica que ya no podés estar a la altura de las competencias internas, porque estás haciendo algo demandante en el que sería tu tiempo libre. Por ejemplo, ya no te podés dar el lujo de llevar tus 95 porque el tiempo que lo ocupabas para estudiar extra, lo estás ocupando en ganar dinero para pagar los recibos que llegan mensualmente. Ahora te conformás con un 85 de promedio.

Te da el miedo que otras personas tengan mejores oportunidades que las tuyas porque tu promedio parece decir que no estás totalmente especializado y que medio sabés de lo que estás hablando.

Que la experiencia que estás ganando no es de tu rubro, que las notas que podés tener ya casi no son las de antes, que aunque estés trabajando y estudiando al mismo tiempo, no sentís que estés avanzando… son muchas cosas las que pasan por la mente de un estudiante universitario.

Una de las mejores o peores cosas es cuando los estudiantes universitarios, más que todos, los de ingenierías, están llegando a sus últimas materias. Son pocos los que llegan ahí, pero aún así, nada te garantiza ser de los mejores. Si salís con 20 personas en tu promoción, eso te garantiza que tendrás 19 personas extras con las cuales pelearte por una plaza. Aún si lograras salir con todo y tu diploma necesitarías ser el mejor de todos, el más apto, el más capacitado, el que sabe más.

Si todo lo que digo hace eco en tu cabecita, probablemente necesités leer los siguientes consejos que voy a dar.

1. SALÍ CON EL MEJOR PROMEDIO QUE PODÁS DE TU CARRERA.

Todos alguna vez en nuestra vida hemos dicho que las notas nunca demuestran que una persona sabe más que la otra o que una es más apasionada con su área que otra. Solo es una manera de medir, que está desfasada.

Eso de aprenderte de memoria cosas, retener información y utilizarla en un día para un papel no es de Dios. Pero hay que pensar más allá, probablemente cuando estés en una entrevista no te van a pedir las notas, no te van a pedir ser el mejor de clase, te van a pedir que te hayás graduado.

Pero el haber pasado por todo el camino de aprenderte cosas de memoria, retener información, utilizarla un día en específico son cosas que se necesitan en cualquier trabajo. El llevar buenas notas no te dice que sos el más inteligente, pero sí el más dedicado, el que siguió órdenes de sus superiores al pie de la letra y logró demostrarlo.

Las buenas notas al final de la carrera son una satisfacción para el que se partió el lomo todos los días, haciéndole entender que cuando se dedica interesadamente en lo que le gusta, obtiene resultados por un período largo, como lo son 5 años de Universidad.

2. ESPECIALIZATE CON UN EXTRA.

Puede ser un idioma extra como el inglés, japonés o chino.  Con esto de la globalización, no conviene quedarte a saber perfectamente solo el espanhol. Vale la pena que le metás a otro idioma aunque sea washawasheado para que te comuniqués con otras personas que ya están adelantadas en varios ámbitos respecto a nuestro territorio.

Hay muchas maneras de aprender inglés, francés, japonés, chino, italiano, etc. Definí cuál es el idioma que te conviene aprender, porqué es tan necesario y si tenés oportunidad de conocer gente que hable con el idioma nuevo o si hay oportunidades de moverte hacia el país de origen del idioma.

O puede ser con un certificado si sos Ingeniero en Sistemas o similares. Al salir con un diploma de ingeniería, vale, que sos un ingeniero, pero si pensamos como un empleador, si queremos a un ingeniero capacitado en algo específico, lo mejor es que traiga un certificado bajo la manga.

Algo que me diga no solo que le gusta, sino que se preocupa por investigar y por mantenerse actualizado. Ahora los jefes ya no solo quieren saber que tenés conocimiento de algo, quieren que te apasionés por ello y obtener un certificado es una de las maneras de demostrar que te gusta lo que estudiaste y que estás dispuesto a vivir de ello.

El problema con los certificados es que son tipo exámenes, pagás por acceder a ellos, pero eso no te garantiza obtener un certificado. Seré yo muy exagerada por decir que esto es un problema, pero siguiendo con la ley que no podemos perder ni tiempo ni dinero puedo ofrecer una solución.

Una de las miles de soluciones es practicar con los exámenes del certificado, aprender trucos extras a la hora del examen del certificado, empaparte del tema y de la forma en la que se realiza, para quitarte el estrés de no saber a lo que te enfrentás.

Hace poco supe que existe una página que ofrece un servicio en el que hay varios certificados justo para que te preparés, se llama Testlive – algo como exámenes en vivo -, está en inglés, pero ofrecen más de 2000 exámenes para practicar, material para profundizar tus conocimientos, como: guías, exámenes de audio, videos, exámenes prácticos, preguntas y respuestas, etc.

Si estás interesado en sacar tu certificado en Cisco CCNA, CCNP, CCIE, CCDA, Checkpoint CCSE o similares, date una vuelta por esta página para que ahorrés tiempo, esfuerzo y dinero.

3. ESTUDIÁ UNA MAESTRÍA.

Lleva la misma línea que el punto anterior. Lo mejor de todo no es saber, sino ser el mejor en algo. Si tu carrera tiene opción a Maestría aquí o en China, será posible que te vayás porque ya tendrías el idioma, si tenés el mejor promedio, podrías obtener una beca. Si podés sacarla cerca de tu casa o si querés hacerlo en línea, go for it!

Muchas buenas maestrías en línea son ofrecidas por la UNAM en su página de internet, también hay muchas opciones a estudiar maestrías por medio de las embajadas y los gobiernos.

Eso no solo te abre puertas en tu campo de especialización, sino que te abre puertas en otros países, en otras empresas, en otros terrenos.

Mientras más hayás viajado, te vas a dar cuenta que una mejor vida es posible, tanto si hacés lo que te gusta o si lo vas descubriendo en el camino.

La Maestría te ata a estar trabajando y estudiando – de nuevo – al mismo tiempo, pero te estará especializando en una de las cosas que te guste más, por lo que obtendrás internamente: haber sido constante con vos mismo durante más de 5 años, ser dedicado casi una década en la misma línea de tu educación y seguir órdenes a pesar del cansancio.

Externamente: te habrás especializado y serás de más valor para cualquier empleador.

4. DEMOSTRÁ LO QUE SABÉS DE ALGUNA FORMA.

Justo ayer hablaba con una de mis amigas de El Salvador, que cada vez conseguir un empleo es más difícil, en especial si no tenés algún “conecte”. La verdad no se necesitan de conectes en muchos lugares, pero tampoco aceptan desconocidos así por así.

Le conté de la primera vez que yo conseguí un trabajo. Mi primer trabajo lo conseguí porque una persona se había percatado que yo actualizaba mi blog frecuentemente. Cuando le preguntaron a esa persona si conocía a una blogger, inmediatamente me recomendó.

Yo no había conocido a esta persona físicamente, pero le llamó la atención mi manera de dedicarme a hacer algo que me gusta todos los días o varias veces al día, sin parar. Vieron en mi una aptitud, que podía servir en un trabajo.

Ahora con el Internet, no es necesario tener un conecte, media vez tengás ganas de compartir lo que sabés, tené la seguridad que alguien se está fijando desde ya en tu trabajo.

5. BUSCÁ LAS MEJORES HORAS SOCIALES.

Este es un tip extra que casi nadie toma en cuenta a la hora de armar su CV. Las horas sociales cuentan como trabajo, en las horas sociales se gana experiencia.

Si no han tenido oportunidad laboral porque siempre les piden experiencia, ofrezcan como experiencia sus horas sociales. En muchas universidades, hay hasta catálogo para las horas sociales.

Intenten elegir las que se acercan a su trabajo ideal o por lo menos en las que se necesite algo referente a su especialización. Probablemente no les vayan a pagar por ellas ni un centavo, pero de que tendrán experiencia bajo el brazo, la tendrán.

Sigue leyendo 50 por Katherine Montero.

.

Nike+ Active con el iPod Nano 6g es como que el éxito rotundo.

En Mayo del 2011 me convertí en la flamante dueña de un ipod nano 6 rosado. Lo del color es una larga historia, pero la cosa es que al fin tenía mi segundo ipod. Cada uno fue revolucionario en mi vida de cierta manera porque el anterior era un ipod shuffle. Nunca había tenido un ipod, era el primero, por lo tanto fue una gran cosa. Aprendí que la vida era mejor si no escuchabas todas las quejas de las personas en el transporte y decidías relajarte con la música que te gusta.

Al momento de sincronizar mi primer iPod, viví lo estresante que es no tener una computadora poderosa y una conexión decente a internet. Mientras se pasaba mi música y mientras le contaba a todo el mundo que tenía un ipod nuevo me llevé más de una hora. Pero en esa ocasión aprendí que es mejor no ajolotarse y apagar el wifi.

Cuando llegó Mayo y me convertí en la dueña del ipod nano 6 – rosado – también fue una gran cosa. Nunca había tenido un ipod con pantallita touch. Por lo que aprendí que la vida era mejor si le ponías carátulas a todas tus canciones y que tenías que hacer tiempo para arreglar tu biblioteca.

Pasó que cuando estaba estrenando mi segundo ipod – el rosado – decidí apagar el wifi desde el inicio y meterle música. Para mi lo revolucionario era el touch y que podía ponerle fotos (o las carátulas originales) a las canciones. Fue hasta la segunda vez que lo conecté, teniendo el wifi encendido, que me di cuenta que tenía actualización y le metieron el Nike Plus Active.

Nike Plus Active: paso a pasito.

Cuando metieron por primera vez el Nike Plus Active al ipod nano, lo probé. Me gustó. Solo había contador de pasos cuando lo instalé la primera vez. Mi teoría respecto a la aplicación era que tomaba mis datos (altura y peso) y con ellos promediaba el tiempo que la mayoría de personas camina y con eso sacaba la media de los pasos que yo podría hacer en cada caminata. No había otra forma en la que Nike Plus Active supiera en realidad cuánto yo estaba caminando. YO SABÍA que necesitaba el cosito que todos se ponen en su zapato Nike para calibrar los pasos y saber con precisión cuánto se caminó. Y lo sabía porque mi roommate de ese entonces tenía sus zapatos Nike+ con el agujero para meter el dispositivo de Nike+ Active.

Mi plan maléfico era comprarme primero los zapatos y luego el cosito.

Carátulas para el iPod Nano 6g & carreras en Nike+ Active.

A mi iPod no se le pueden instalar apps, solo se le pueden esconder las que ya tiene. No tiene conectividad WiFi, ni BlueTooth, ni nada de esas cosas. Realmente, yo no esperaba una actualización nueva: el iPod ya tenía todo lo que una podría querer y más. Bueno, me gustaría que se vieran los podcasts de video en la pantallita pero sería demasiado. Después de eso nunca imaginé que Apple se acordara que seguimos existiendo y nos enviara cositos nuevos cuando salió la actualización para todos los iPhones.

Llegó un montón de carátulas para que el iPod Nano pareciera reloj (yo ya había comprado mi brazalete para el propósito dos meses antes de dicha actualización). Y llegó actualización de Nike+ Active. Ahora te seguía contando tus pasos y las calorías que quemabas y el ritmo de tus pasos más las carreras que hacías, los entrenos, te los medía de distintas maneras: por tiempo, por quema de calorías o por distancia.

Ahora con la oportunidad de sincronizarlo con un perfil de Nike+ y que te hiciera las grafiquitas bonitas explicándote todo lo que hacés en el mundo del deporte. PARA MÍ, Nike+ Active seguía tomando de alguna forma los promedios de las personas de mi edad, peso y actividad física para poder otorgarme resultados. Realmente no me explicaba otra forma ya que YO SABÍA que necesitaba el sensor Nike+ para realizar deportes y obtener mis datos personales.

¿Hola? ¿iNano 6? ¿Hay alguien ahí?

Un día puse mi iPod a que iniciara una caminata. Pero al momento de tomar mis cosas, me olvidaba de mi botella de agua. Me regresé a mi cuarto, tomé la botella y tomé de nuevo mis cosas. Miré la hora y se abrió la aplicación del Nike+, vi que tenía 6 pasos. Se me hizo raro porque ya habían pasado como 40 segundos, si mi teoría de cómo Nike+ contaba mis pasos – que no era contar, sino promediando con los que sí usaban el sensor y tenían características similares a las mías – yo tendría que tener algunos pasos más.

Me fijé y conté las escaleras de mi casa, al momento de llegar al primer piso, tenía solo 17 pasos. Mientras iba caminando hacia la Secretaría de Educación de Querétaro, iba haciendo pruebas. Deteniéndome por varios segundos a ver si los pasos avanzaban o si no. No avanzaban si yo no caminaba. Fue algo extraño para ser un iPod nano 6g con apenas características, hardware y reciente actualización, ¿cómo es que Apple sabía cuántos pasos yo estaba dando si no tengo ni GPS ni tracker ni los zapatos Nike+?

Nike+ Active se despide en el verano 2012 para renovarse.

Empecé a olvidar toda aquella conspiración y me enfoqué en mis gráficas. En mejorar la actividad de la semana pasada y cosas del estilo. En el diseño anterior de Nike+, había un juego de carreras. Según lo que corrías o caminabas, Nike+ te daba puntos fuel. Con esos puntos avanzabas en la carrera mundial. Yo iba apenas en la tercera carrera en Hong Kong cuando avisaron que Nike+ se iba a despedir toda una temporada para renovarse. Que regresaban hasta el principio de Otoño, que intuyo es ya o pronto. La onda que no se fueron así no más, sino que dejaron las gráficas y mejoraron cómo se veía la página, agregaron la onda social.

Empecé a leer en la página muchos de los productos para que Nike+ trackee todos los ejercicios. Encontré una pulsera, el sensor para los zapatos, los zapatos y varias cosas. Fue la época en la que me gané mi certificado por $250mxn en Twitter y había elegido comprarme la pulsera fuelband que era más barata y que cumplía casi con la misma función que el sensor. ¡Y me ahorraba los zapatos y la mitad del sensor!

El día que estaba dispuesta a comprarme el Nike+ Fuelband, revisé al final de la página de opciones una tabla de comparación de todos los productos de Nike+, en el que me especificaban que para utilizar mi iPod Nano 6 como tracker no necesito el sensor. El iPod Nano 6 trae un podómetro – ¡Dios! ¿Cómo le metieron eso en una actualización? ¿¡Ya lo traían pensado y estaba dentro desde antes!? – que registra sin necesidad de nada extra todos mis pasos, mis distancias, mi ritmo, las veces que palpita mi corazón, TODO.

Es una de las mejores cosas que he podido tener en mis manos, me sirve un montón para despejarme, para trabajar y ahora para entrenar. Sobretodo ahora que quiero regresar a los entrenos fuertes, ahí puedo llevar el registro de la manera en la que entreno. (: Si alguien utiliza el Nike+ Active, será genial que compartamos marcas y nos apoyemos entre ambos, este es mi perfil por si quieren agregarme.

Y si todavía no tienen un iPod para registrar sus carreras, aquí pueden comprar un iPod Nano sin problemas. 🙂

Me alegra que Apple no deje de fuera de sus actualizaciones a los gadgets básicos. Nunca me imaginé que algún día mi iPod Nano 6g podría ser mi entrenador y darme muchos datos de mi actividad física con solo un clic.

Si vas a vencer un miedo, hacé un récord de ello.

Típico que le tenés miedo a los toques toques y terminás siendo parte de un video dónde piden hacer la cadena más grande de toques en Navidad para Nokia.

Una de las cosas que extranho mucho son las sopas de la casa, #lamamádeQueith preparaba sopas de todo tipo: de pollo, de chipilín, de pata, de verduras, de frijoles, de todo. Era como la tradición de los domingos, había sopa de algo siempre. Y si no, pues alguna de mis #latíadeQueith había hecho y nos decía que fuéramos. Aún recuerdo cuando vivía con una de mis #laprimadeQueith en casa y entre ella y mi #lamamádeQueith se pasaban la bolita de hacer la comida. Eran típicas las líneas en la casa de:

#lamamádeQueith: Uff, qué bueno que ya terminé de cocinar. Mónica, te toca estar pendiente que no se queme.
#laprimadeQueith: No, tía, pero si yo soy la que me quedo en la cocina con el fuego y todo: yo soy la que está cocinando.
#lamamádeQueith: A ver, a ver, a ver, cocinar es preparar, vos calentás.

La verdad es que entre las dos cocinaban pero esa plática era de todos los anhos. Yo ya solo me reía y me iba antes de que me pidieran lavar los trastes.

La sopa de frijoles.

En una de esas veces que estaban hablando de la sopa, era de frijoles una vez, recuerdo que me levanté en los comerciales y fui a ver de qué estaban hablando. La Mónica estaba casi que peleando con la olla de frijoles, se había puesto una toalla en las manos y con las dos manos estaba dándole vueltas. Cuando me acerqué, estaba hablando con #lamamádeQueith de la corriente y de la luz y que se sentía bien feo y que se sentía como calambre. Como no logré entender de buenas a primeras de lo que se trataba, quise sentir lo que ella estaba sintiendo. Le dije que yo quería mover la olla. Me dijeron que no, que me regresara a la sala.

Lo que pasó, es que a Mónica le “agarraba la corriente”. Y si ella, que era mayor y más fuerte – en ese entonces – que yo, la estaban venciendo unos frijoles en olla, ¿qué me esperaba a mi?

El electrocutado de la tienda.

En una de esas semanas llenas de lluvia en San Salvador, uno de los árboles había hecho contacto con uno de los postes de luz de la calle de enfrente de la colonia, justo en la casa de la senhora de la tienda. Ella estaba preocupadísima porque combinar árboles, lluvia y electricidad no es algo que cualquier persona que quiera seguir viviendo combinaría. Como nadie que no tenga experiencia puede hacer de ese escenario algo catastrófico, la senhora llamó a los de CAESS [Companhía de Alumbrado Eléctrico de San Salvador], para que los expertos se encargaran del asunto. Y que el ingeniero hace una mala movida que con tanta agua y electricidad, lo tiró el poste de luz. Si no moría el pobre electrocutado, moría de la caída pero no sé cómo le hizo que siguió vivo. Ahí fue cuando dije: si ni los que saben están a salvo, ¿qué me espera a mí?

¡Me agarró la corriente!

Creciendo e intentando ser más femenina, me sucedía seguido que me agarraba la corriente porque la guía de mi plancha bronceada – con la que hice este post – ya tenía más de 3 anhos conmigo y tenía una parte cortada, así que se le salían los cablecitos de cobre. Era una gritadera cuando andaba descalza, utilizando la plancha y que esa parte del cable tocaba alguna parte de mi cuerpo… era peor si todavía no estaba totalmente seca. Entre eso y aguantar que unos companheros jugaran con sus suelas y la duela para que al momento de despedirse me dieran abrazos o me tocaran la espalda y, ajá, yo gritara como demente porque me daban toques.

Toques, toques en Otro Rollo.

Yo era fan de Otro Rollo, no me da pena decirlo. De hecho me gustaba mucho, tanto que siempre le rogaba a mi #lamamádeQueith que me dejara ver aunque sea el monólogo. Este programa siempre lo pasaban a partir de las 9, los Domingos en El Salvador, o sea “noche de escuela”. Este día tenía que dormirme temprano porque al día siguiente iniciaban las clases. Y no solo tenía que dormirme temprano, sino que tenía que tener las tareas hechas. O dormir en la tarde para poder desvelarme y ver el programa. Después de que #lamamádeQueith notara que yo era fanfromjél de Adal, llegó a un acuerdo conmigo: oficialmente podía ver el monólogo, pero no más. El monólogo era de 20 minutos a 40 así que, aproximadamente a las 10 yo ya estaba intentando dormir. El problema fue cuando los mejores artistas internacionales llegaban. Hubo una semana que repetían constantemente un comercial en el que Britney Spears estaría en Otro Rollo, le rogué a #lamamádeQueith quedarme despierta hasta ver todo el programa con Britney. Tuve que ordenar mi cuarto y lavar los trastes para lograr el permiso de quedarme todo el programa y llegar zombie a la escuela al siguiente día. Lo que más me emocionaba era que anunciaron que iban a pasar los videos del último concierto de ella en Las Vegas PERO solo podría ver los videos del concierto si veía el programa en vivo. Como cuando lo pasaban en El Salvador los Domingos era diferido, me tocó ver los videos que yo ya veía en MTV. Pero no importaba nada, mi artista favorita estaba en mi programa favorito, lo más cerca que podía estar de ella era en el programa de Adal.

¡¡Luces, cámaras!!

El mismo sentimiento ocurrió cuando supe que llegarían los Backstreet Boys a Otro Rollo. Tuve que portarme bien y hacer méritos para que #lamamádeQueith me dejara ver el programa completo de los Backstreet Boys. Tengo que aceptar que a ellos los conocí después que a Britney, porque cuando empecé a seguir a Britney, veía más canales de música y ahí pasaban canciones famosas y las de los BSB eran famosas. Pero bueno, llegaron a Otro Rollo y cantaron y salieron los Vazquez Boys y cuando hicieron la entrevista en la sala de Otro Rollo se cruzaron tres situaciones interesantes: mi programa favorito, una de las bandas más geniales de mi juventú y la electricidad a la que yo estaba acostumbrada a tenerle temor o respeto o algo.

Invitaron a los BSB a jugar a los toques toques. Ese juego en el que te hacen sentir que te agarró la corriente pero a propósito y van aumentando personas y van aumentando la intensidad. Cuando vi cómo jugaban con esa caja los BSB, los hombres más populares – que estaban bien cuidados para aguantar tanto concierto – y que aturraban la cara de dolor con la electricidad, lo único que pude pensar: ¿qué me espera a mí?

Si vas a vencer tu temor, hacelo bien y rompé un récord.

Estando en México, sabía que iba a encontrarme con varios temores que aún no quería enfrentar, entre esos: vivir una borrachera, los días de muertos, las calles solas, dormir sola en una casa grande y, obvio, los toques toques. Con mis amigas solía salir hasta muy entrada la madrugada y no faltaba la persona que llegara con su cajita y ofreciera que yo fuera parte de los toques. Si algo me había ensenhado la cercanía a la electricidad, era que era un dolor insoportable, tan solo al ver la cara de las personas aprendí eso. Siempre les decía que no y me iba para atrás del grupo, mostraba rechazo total a los toques.

En Diciembre del anho pasado, los días en los que yo tendría que haber viajado a Navidad a mi casa, estuve haciendo bastantes cosas que no había hecho antes, como estar atrás de cámaras, utilizar Excel, crear tabs en Facebook, tener calls semanales con gente en otro país, comunicarme en inglés con los companheros. Una de las cosas que me pasó muy seguido, fue que por el clima y la estática, mi laptop me agarrara la corriente en seguidas ocasiones. Incluso con guantes de algodón, la barra que está en el metrobús para detenerse, me daba toques. En serio, vivir ese Diciembre me hizo aguantar muchas experiencias del tipo meagarrólacorriente que yo antes no toleraba. En una de esas miles de cosas nuevas que yo hacía mi primer Diciembre fuera de casa, estuvo encontrar una feria temporal que se ubicó en la Alameda Central en Distrito Federal. Ponen muchos puestos de juegos, comida, y muchas cosas para tomar fotos. Pero hubo algo más chistoso qué hacer estando ahí. Había un concurso para salir en la tele y ganarse un teléfono en el que tenías que ponerle a un grupo de personas un reto, entre esos retos ganó el de hacer la cadena más grande de toques del mundo.

Ver este video me da mucha risa y nostalgia porque los toques y el me agarró la corriente es algo a lo que yo reaccionaba escandalosamente. Con esta experiencia aprendí que no duelen los toques, solo se siente como si tu teléfono en el bolsillo estuviera en vibrador por largo tiempo, que me ejemplificaran así lo que se siente ayudó a que yo fuera parte de la cadena de 104 personas jugando a los toques. De una u otra manera, yo estuve en esa cadena y no fue en una salida cualquiera, no, fue para salir en un video de Nokia, senhoras y senhores, y rompiendo el récord personal del senhor de la cajita, no fue cualquier cosa, ¿eh? Creo que no pudo haber otra forma que me convencieran a jugar a los toques toques. Me divertí un montón pero después sí tenía un montón de frío porque no andaba suéter y estábamos a menos de 16°C. 🙂