Mi turno para avanzar en el juego.

De esas veces que te toca mover y no sabés para dónde ir. Iba a contar la historia de cómo logré salirme de un zugzwang, pero es mejor no cantar victoria pues me faltan muchos más procesos por hacer.

Hace mucho, cuando yo andaba descubriendo herramientas en Internet, intentaba probarlas a fondo si me llamaba un poco la atención. No más para saber qué era y para decidir si estaba haciendo bien en perderme la experiencia o no. De repente, empecé a tener perfiles en muchos lados, lugares que ni recuerdo dónde están o con contraseñas que no recuerdo. Supongo que no soy la única pero por la misma razón, he intentado cerrar los perfiles que estoy consiente que no utilizaré, de nuevo. Anyways, en el pasado, una de los perfiles más importantes para abrir era Menéame (no sé si lo sigue siendo porque me metí una vez y tan solo una vez y porque me lo pidieron). Menéame es el lugar dónde las mejores notas en español llegan a destacar. Mientras más meneos obtenés, más posibilidades de ser destacado y por lo tanto, más oportunidades de obtener visitas.

Una vez me pidieron que me metiera a menear una nota, intenté safarme diciendo que yo no tenía una cuenta ahí y me dijeron que no había problema, que podía crear una, menear la nota y cerrarla. Como la persona que me lo pidió me había hecho un par de favores antes, no dudé en hacerlo. Meneé su nota y me fui inmediatamente a home, no más para saber de qué me iba a perder. Encontré un par de blogs buenos, me suscribí en mi siempre genial Google Reader y me fui. No recuerdo si cerré o no el perfil, pero me quedó el recuerdo grabado de que ahí llegaban las mejores notas, a veces, cuando no tenía nada que leer, iba ahí.

Se me ocurrió una locura: suscribirme a Menéame, era como el Inception de los Feeds. Lo genial es que habían varias notas que sí llamaban mi atención, el problema que era demasiado contenido al día y siempre tenía mi conteo de notas arriba de +1000.

Empezó el tiempo de cambiar mails y me llevé todos los datos que pude a mi nueva cuenta, entre ellos estaban mis feeds, estando en el nuevo correo, tuve que dejar de leer los feeds de Menéame porque nunca llegaba al final y siempre me atrasaba con mi lista de cosas por hacer.

En Enero, de este año, anduve revisando mis cuentas viejas de correo para sincronizar algunos datos que había dejado en mi mail anterior, entre esos datos estaban los favoritos de mis lecturas en el Google Reader, y recordé la cantidad de buenas notas que recibía. Ahora, después de 4 años, los blogs que solía leer ya no actualizan, ni siquiera los que dejaron su blog en esta lista que pedí el año pasado, en realidad casi siempre estoy con menos de 100 notas por leer. Decidí suscribirme de nuevo a los feeds de Menéame.

Inicié con mi lectura y al poco rato se actualizó y llegaron más notas, entre esas que llegaron en la segunda camada, apareció la famosa nota del shampoo. Encontré a Yael y me contaba todas las mentiras que nos han dicho sobre el shampoo. Me quedé atónita después de leer aquello y más impresionada porque yo haya aguantado leer algo tan largo. Le di un vistazo a su blog y decidí suscribirme. Después de el post del shampoo, cada día empezaron a llegar más y más notas, muchas de las cuales con las que me identifico porque de cierta forma, ella es una extranjera, escribiendo en un blog y lejos de su familia.

Una de esas notas hablaba sobre estar estancado, ella escribe una palabra muy curiosa, ZUGZWANG. Esta palabra se utiliza en el ajedrez, cuando te toca mover pero mover solo empeora la situación y lo único que preferirías es quedarte en tu lugar, pero sabés que tenés que mover tu pieza. Muchas veces ocurre en la vida. Probablemente yo no he vivido una etapa así, digo, en mi vida general, intento estar en movimiento siempre, pero a veces no sos vos el que no quiere dejar de bailar, sino entes externos.

Estaba yo en mis clases, bien portadita, el semestre pasado, leyendo mis folletos, en el que hablaban de la Burocracia. Diciendo que la burocracia es la única forma en la que una empresa puede seguir moviéndose eficientemente, realmente quise contraminar mi Kindle contra la pared cuando leí eso. He estado en procesos burocráticos que toman más tiempo que un embarazo completo. No sé quién está peor, si la burocracia en sí por contradecirse tanto y tantas veces o si la educación por alentar este tipo de movimientos eficientes. Lo único bueno, es que esto terminó y me salí del ZugZwang. Lo único que me queda es volver a mover mi tablero para no caer aquí, de nuevo. (:

Advertisements