Nike+ Active con el iPod Nano 6g es como que el éxito rotundo.

En Mayo del 2011 me convertí en la flamante dueña de un ipod nano 6 rosado. Lo del color es una larga historia, pero la cosa es que al fin tenía mi segundo ipod. Cada uno fue revolucionario en mi vida de cierta manera porque el anterior era un ipod shuffle. Nunca había tenido un ipod, era el primero, por lo tanto fue una gran cosa. Aprendí que la vida era mejor si no escuchabas todas las quejas de las personas en el transporte y decidías relajarte con la música que te gusta.

Al momento de sincronizar mi primer iPod, viví lo estresante que es no tener una computadora poderosa y una conexión decente a internet. Mientras se pasaba mi música y mientras le contaba a todo el mundo que tenía un ipod nuevo me llevé más de una hora. Pero en esa ocasión aprendí que es mejor no ajolotarse y apagar el wifi.

Cuando llegó Mayo y me convertí en la dueña del ipod nano 6 – rosado – también fue una gran cosa. Nunca había tenido un ipod con pantallita touch. Por lo que aprendí que la vida era mejor si le ponías carátulas a todas tus canciones y que tenías que hacer tiempo para arreglar tu biblioteca.

Pasó que cuando estaba estrenando mi segundo ipod – el rosado – decidí apagar el wifi desde el inicio y meterle música. Para mi lo revolucionario era el touch y que podía ponerle fotos (o las carátulas originales) a las canciones. Fue hasta la segunda vez que lo conecté, teniendo el wifi encendido, que me di cuenta que tenía actualización y le metieron el Nike Plus Active.

Nike Plus Active: paso a pasito.

Cuando metieron por primera vez el Nike Plus Active al ipod nano, lo probé. Me gustó. Solo había contador de pasos cuando lo instalé la primera vez. Mi teoría respecto a la aplicación era que tomaba mis datos (altura y peso) y con ellos promediaba el tiempo que la mayoría de personas camina y con eso sacaba la media de los pasos que yo podría hacer en cada caminata. No había otra forma en la que Nike Plus Active supiera en realidad cuánto yo estaba caminando. YO SABÍA que necesitaba el cosito que todos se ponen en su zapato Nike para calibrar los pasos y saber con precisión cuánto se caminó. Y lo sabía porque mi roommate de ese entonces tenía sus zapatos Nike+ con el agujero para meter el dispositivo de Nike+ Active.

Mi plan maléfico era comprarme primero los zapatos y luego el cosito.

Carátulas para el iPod Nano 6g & carreras en Nike+ Active.

A mi iPod no se le pueden instalar apps, solo se le pueden esconder las que ya tiene. No tiene conectividad WiFi, ni BlueTooth, ni nada de esas cosas. Realmente, yo no esperaba una actualización nueva: el iPod ya tenía todo lo que una podría querer y más. Bueno, me gustaría que se vieran los podcasts de video en la pantallita pero sería demasiado. Después de eso nunca imaginé que Apple se acordara que seguimos existiendo y nos enviara cositos nuevos cuando salió la actualización para todos los iPhones.

Llegó un montón de carátulas para que el iPod Nano pareciera reloj (yo ya había comprado mi brazalete para el propósito dos meses antes de dicha actualización). Y llegó actualización de Nike+ Active. Ahora te seguía contando tus pasos y las calorías que quemabas y el ritmo de tus pasos más las carreras que hacías, los entrenos, te los medía de distintas maneras: por tiempo, por quema de calorías o por distancia.

Ahora con la oportunidad de sincronizarlo con un perfil de Nike+ y que te hiciera las grafiquitas bonitas explicándote todo lo que hacés en el mundo del deporte. PARA MÍ, Nike+ Active seguía tomando de alguna forma los promedios de las personas de mi edad, peso y actividad física para poder otorgarme resultados. Realmente no me explicaba otra forma ya que YO SABÍA que necesitaba el sensor Nike+ para realizar deportes y obtener mis datos personales.

¿Hola? ¿iNano 6? ¿Hay alguien ahí?

Un día puse mi iPod a que iniciara una caminata. Pero al momento de tomar mis cosas, me olvidaba de mi botella de agua. Me regresé a mi cuarto, tomé la botella y tomé de nuevo mis cosas. Miré la hora y se abrió la aplicación del Nike+, vi que tenía 6 pasos. Se me hizo raro porque ya habían pasado como 40 segundos, si mi teoría de cómo Nike+ contaba mis pasos – que no era contar, sino promediando con los que sí usaban el sensor y tenían características similares a las mías – yo tendría que tener algunos pasos más.

Me fijé y conté las escaleras de mi casa, al momento de llegar al primer piso, tenía solo 17 pasos. Mientras iba caminando hacia la Secretaría de Educación de Querétaro, iba haciendo pruebas. Deteniéndome por varios segundos a ver si los pasos avanzaban o si no. No avanzaban si yo no caminaba. Fue algo extraño para ser un iPod nano 6g con apenas características, hardware y reciente actualización, ¿cómo es que Apple sabía cuántos pasos yo estaba dando si no tengo ni GPS ni tracker ni los zapatos Nike+?

Nike+ Active se despide en el verano 2012 para renovarse.

Empecé a olvidar toda aquella conspiración y me enfoqué en mis gráficas. En mejorar la actividad de la semana pasada y cosas del estilo. En el diseño anterior de Nike+, había un juego de carreras. Según lo que corrías o caminabas, Nike+ te daba puntos fuel. Con esos puntos avanzabas en la carrera mundial. Yo iba apenas en la tercera carrera en Hong Kong cuando avisaron que Nike+ se iba a despedir toda una temporada para renovarse. Que regresaban hasta el principio de Otoño, que intuyo es ya o pronto. La onda que no se fueron así no más, sino que dejaron las gráficas y mejoraron cómo se veía la página, agregaron la onda social.

Empecé a leer en la página muchos de los productos para que Nike+ trackee todos los ejercicios. Encontré una pulsera, el sensor para los zapatos, los zapatos y varias cosas. Fue la época en la que me gané mi certificado por $250mxn en Twitter y había elegido comprarme la pulsera fuelband que era más barata y que cumplía casi con la misma función que el sensor. ¡Y me ahorraba los zapatos y la mitad del sensor!

El día que estaba dispuesta a comprarme el Nike+ Fuelband, revisé al final de la página de opciones una tabla de comparación de todos los productos de Nike+, en el que me especificaban que para utilizar mi iPod Nano 6 como tracker no necesito el sensor. El iPod Nano 6 trae un podómetro – ¡Dios! ¿Cómo le metieron eso en una actualización? ¿¡Ya lo traían pensado y estaba dentro desde antes!? – que registra sin necesidad de nada extra todos mis pasos, mis distancias, mi ritmo, las veces que palpita mi corazón, TODO.

Es una de las mejores cosas que he podido tener en mis manos, me sirve un montón para despejarme, para trabajar y ahora para entrenar. Sobretodo ahora que quiero regresar a los entrenos fuertes, ahí puedo llevar el registro de la manera en la que entreno. (: Si alguien utiliza el Nike+ Active, será genial que compartamos marcas y nos apoyemos entre ambos, este es mi perfil por si quieren agregarme.

Y si todavía no tienen un iPod para registrar sus carreras, aquí pueden comprar un iPod Nano sin problemas. 🙂

Me alegra que Apple no deje de fuera de sus actualizaciones a los gadgets básicos. Nunca me imaginé que algún día mi iPod Nano 6g podría ser mi entrenador y darme muchos datos de mi actividad física con solo un clic.

Advertisements
Filed under: Affiliate, Lifestyle

About the Author

Posted by

Civil Engineering Sophomore. Yogini. Small Product Lab Winner. Author of The Mini-Guide for Writing a Super Complete Post in 20 Minutes. 5x Shotput National Winner (El Salvador). 4x Discus National Winner (El Salvador). Business Administration Junior.