Google sí escucha y corrige sus errores: correos electrónicos de Google Plus.

Hasta enmarqué mi postal de GOogle :3

Hay una diferencia para los correos en Gmail y los que están con Google Apps (o sea, dominios personalizados). No se trata de lo que está después de la arroba, se trata más bien, de algunos privilegios. El mayor privilegio que yo le encuentro a un @googlemail o @gmail normal, es que obtienen todo lo que Google lanza para Gmail casi inmediatamente. Muchas de esas características llegan después de un tiempo a los correos con dominios personalizados. Ese tiempo, aproximadamente, equivale a 3 semanas. Cuando creé mis correos lo primero que quise fue tener el mismo tema de los ninjas que yo tenía en el @googlemail. Lo cual no estaba permitido en aquel entonces porque era una opción solo para los nativos.

Buscando opciones, le configuré a mi correo para que estas actualizaciones llegaran a la fecha y no tres semanas después, Google te advertía sobre que algunas funciones estaban en prueba y podrían tener errores, así que que les tuviera paciencia. La verdad nunca me imaginé que esas pruebas me iban a dar tanto dolor de cabeza en el futuro.

Cuento esto porque el día que salió Google Plus a la luz, Google me notificó al respecto en mi correo. Como era de esperarse, me emocioné y abrí mi cuenta de inmediato. No tuve ningún problema, es más, hasta le puse mis fotos, puse los links de mis perfiles y juré llenarlo poco a poco. Todo era genial, mis amigos y yo estábamos disfrutando de un espacio nuevo sin tantas imágenes sin sentido entre nuestras conversaciones y sin tantos links que hicieran que perdiéramos el sentido. Google Plus era la tierra prometida para los que nos habíamos mareado de tanto ego en las distintas redes.

El dolor de cabeza que mencioné anteriormente llegó a las tres semanas, más o menos, fecha en la que OFICIALMENTE Google Plus estaría disponible para los que utilizan Google Apps, o siendo más clara, para los que tienen su correo electrónico con dominio personalizado. Google añadió nuevos IDs a todos y cada uno de los correos electrónicos con dominios personalizados y cuando intenté entrar en mi cuenta me advirtió que tenía que crear un nuevo correo electrónico para mi cuenta porque los IDs no coincidían. No solo tuve que mover el Google Plus de correo, sino que tuve que crear un nuevo correo ¡porque no podía mover el perfil de G+ a mis cuentas de correo viejas ya que esas también tenían un ID!

Cada mes empecé a buscar soluciones para ver si se podía hacer algo, yo no era la única con este problema, éramos varias personas opinando en los foros de Google y foros especializados en Google, intentando buscar una explicación, si ya teníamos una cuenta, ¿porqué nos tuvieron que mover? ¿harían algo para que nos regresaran a cómo estábamos? Los ingenieros siempre respondían con lo mismo, que no se podía, que era prohibido y en varias ocasiones sacaban la carta de que tenías que elegir bien el correo desde el principio para no tener esta clase de problemas.

Era injusto que nos dijeran eso, varios íbamos a buscar soluciones porque ya habíamos elegido el correo que queríamos tener en Google Plus y nos hicieron cambiarlo obligadamente. El problema no fue elegir bien mi correo para no arrepentirme en el futuro, el problema fue que ni Google estaba aceptando los IDs de las cuentas con dominio personalizado que ya existían.

Pero aquí viene lo importante, lo que podría diferenciar a Google de cualquier otra empresa que quiera hacer una red social. Google escucha. Cambiar de correo electrónico estaba prohibido desde el principio, pero vio que hubo un error y después vinieron miles de quejas y Google lo arregló. Se tardó un poco pero lo arregló. Encontró una solución que está un poco complicada pero creo que es lo justo para los estándares de seguridad que tiene Google.

La solución consiste en crear una cuenta nueva en el correo electrónico en el que querés tus datos (en mi caso, en mi cuenta original) y que tengan datos similares. Después acceder a la cuenta actual y decirle a Google que querés enviar tus datos a la cuenta nueva. Se escucha fácil pero aquí vienen los trucos: se tardan 7 días y borran todo tu contenido. Es algo doloroso porque hasta tenía mi acceso directo con GPlus.to pero al menos ya tengo la comodidad de responder desde mi correo electrónico y recibir las notificaciones en la cuenta que elegí desde el principio.

Aún con todos estos problemas, prefiero confiar más en Google Plus que en Facebook*. Como lo dije anteriormente, Google Plus puede parecer una isla desierta para muchos, para mi es como la tierra prometida, no hay egos, no hay rivalidades y me hace recordar el génesis del Twitter. Así que si hay alguien que utilice el Google Plus de vez en cuando, no duden en circularme por allá (este es mi perfil).

*Hablando de Facebook, me di cuenta mientras escribía esta nota que los inboxes cambiaron. Hablo de inboxes porque el chat nunca me pareció genial, de hecho, por eso casi nunca me encuentran conectada ahí. El punto de mencionar a los inboxes es… quedaron feos, ¿veá?

Anuncios

Adapting my venue.

The time was right. I had nothing to attach me to Mexico City as I did to Queretaro. My University, my job, my friends are as close as I turn my laptop on. If most of my friends and family are in El Salvador, it does not matter if I talk to them from Mexico City or Queretaro. But I have a lot of things to win at Queretaro. Been close to my boyfriend would help us to grow our relationship even more, been close to my boyfriend would help us to know each other deeper and certainly been close would make us happier. That is why I decided to move to Queretaro.

Honestly, I thought I would be living close to him, not with him, but things got greater and he found a perfect house for us to rent. Yes, we live together now, him, her cousin, my kitten and I. We visited the house before actually move in, so, we had like a week to decide wich room will be for each.

First days at the new house were a chaos of boxes. We just throw everything from everyone on the livingroom and see what happens for the next few hours. Even though we try to decide wich one was gonna be our each room, at the end of the day we choose by the first who take it. I guess it was the perfect way to do it because everyone took the best room for their self.

  • David took the bigger room. He has the bigger bed and he has a lot of stuff (closet, tables, TV, Xbox, stereo).
  • Poli took the quieter room. She likes to read a lot and when we watch movies we better not have any interruptions. Also, she has the best WiFi signal area.
  • I took the brighter room. I study and I write a lot. Also I am quite chilly so I needed the room to have direct contact with the sun (and I have a great panoramic view, too).

Like David & I were gonna sleep at the same room, we decided to turn my room into our working space. Homework, works, projects and stuff in my room and relax&chill in his.

Write for a living is great, I mean it, it’s one of the best things that could happen to me. I am really thankful to Internet for it, it gave me time I need for my projects and family. But, as every transaction, for you to spend something, you need to invest something first. I have to invest time on Internet to spend time with my family. There is no other way. So I needed to have my studio in adequate conditions to invest time on Internet (University and job).

I always thought those adequate conditions were only the room features, as in white walls, big window, fresh air and bright sun. I was wrong, the exterior makes you think about it twice. Noise pollution can irritate you faster than what you think. People asking you random stuff can distract you more than what you think. Strangers calling you on the cellphone or ringing your house’s bell can remove time more than what you think. That is why I started writing at nights but my body says otherwise.

The bad thing about write at nights it’s you need to get some sleep at the sun hours. Meaning, when the sun comes out, you might be getting in bed. So you need something to protect your sleep at least on the finals week. Well, my window is the biggest window I have ever seen. From the half of the wall to the top it is a window. One of the things that I need to protect my sleep it is a really good curtain. And the ones I had are not.

Estas cortinas no me defienden del sol. :(

I saved some money and I bought a sewing machine. I knew if I wanted good curtains to protect my sleep, I should do them. Or at least, pick the color. I didn’t know where to start. I have never used a sewing machine but I got one, LOL! I used the sewing machine to fix some of my jeans, anyway.

Then, finally my visa was updated so the first thing I had in mind was visiting my family and my country after 20 months abroad. I deserved that trip, I need a vacation and what a better vacation than relax with my family!

The synonym of relax, sometimes and in most of the houses of Latin America, it’s watching TV. When we watch TV we do not feel the need to think. You are only receiving information while laying on your bed or sofa. We are free to fall asleep while watching it because in holidays there is only one thing you should do: RELAX.

A few months ago, I did not have television and obviously did not watch it. But my mother-in-law visited us at our Queretaro’s house and spend her vacations with us. This is important, because I cross that line to hate television to love relaxing with it. She bought a TV for watching the Olympic Games with us. We enjoy that time and then we found more exciting channels, like History Channel, Warner Bros, Sony & – my favorite – H&H.

So, when I landed El Salvador I knew what channel I’ll use to relax, of course I’ll be zapping from WB to H&H. Although I love watching TV series on WB, I actually find fascinating the H&H advertising.

The H&H advertising makes you stick with it, with the channel, and stay there all day long, because they advertise their content. Meaning, most of their TV commercials are about the next TV shows they will send. So, if a good TV show caught my attention, their advertising made me stick with them. Besides I learn a few things.

One of the few things I learn was knowing where to start. If I wanted to conquer that room as my personal space for creativity, I had to start with the curtains. I never knew I’d be so close, but I was. I just kept watching until a clear idea of what I wanted to do with that room and how I wanted to look that room came up. Suddenly I had the color, the shapes and the way I will clean it. It was amazing, I never knew TV could do that.

My mother gave me the curtains, the only thing I did was giving the measures and pick the color – wich it was not difficult because my favorite color is aqua. I travel back to Queretaro with my curtains and with an idea. Idea, wich, I have begun to start yesterday. The main idea is conquer that space and make it mine for the purposes I want it to be. What differentiates me from the Katherine 2 back in March it’s that I know what to do, now.

Yesterday, with the hurry of having lots of duties and not having the space for my own, I put the curtains, oh, yes I did. I knew that the precise moment I put the curtains, there was no turning back.

Right now, I am cleaning out this bedroom. I am not only doing it but also traveling 2 years through stuff I accumulated. I am watching every little thing I have and try to feel its meaning, the meaning I gave to it. I want to know if its lifetime continues with me or if it’s time to say goodbye. I want to clean all that, I want the things I keep for me help me to fix problems forever, I want them to be useful. I started conquering my bedroom yesterday, we will see who wins, my baggage or me.

El maquillaje no está hecho para esconder imperfecciones sino para demostrar emociones.

Cualquiera diría que el maquillaje es superficial, y probablemente lo sea, pero esta vez no lo utilizo para cubrir, sino para mostrar lo que siento.

Tengo derecho a cambiar de opinión respecto a cualquier cosa. El maquillaje se me hacía una capa protectora para mostrar felicidad cuando la persona debajo está en realidad sintiéndose insegura.

Ahora que me toca utilizarlo puedo dar fe y legalidad que no en todos los casos es igual. Probablemente mi pelea con el maquillaje estaba relacionada con la hipocresía, alguien que se maquillaba se me hacía que tenía algo que esconder cuando a mi no me gustaba todo esto, esconder espinillas, un llanto o un golpe, no sé, esconder lo que sea.

Se me había quedado muy pegada la frase “cuando te sintás mal, vestite bien”, creo. Estaba equivocada.

Y me di cuenta un día que mi mejor amiga y su familia me invitaron a ir a la iglesia. Me descubrí a mí misma tan feliz de ir y de ir con ellos que fui a comprar ropa, me probé maquillajes, quise ir con mi mejor cara, mi mejor vestido, mi mejor presentación ante la única persona que me había querido en todas mis formas, colores y sabores.

Describirlo va más allá de lo que pueda decir, pero me sentía feliz y quise demostrarlo así (en la iglesia pocas veces podés gritar para demostrar que estás contento… pero lo hice, anyways).

Ese día me hice una promesa. Mostrar mi mejor cara las veces que pueda, no importa el lugar, no importa el motivo, no importa quién me vea, mostrar mi mejor cara. Ese día aprendí que el maquillaje no está hecho para esconder imperfecciones, está hecho para demostrar emociones.

Las primeras veces que las mujeres empiezan a maquillarse es de emoción, emoción que tocan las cosas de mamá por primera vez o emoción que alguien las va a ver o que van a una cita. Esa emoción que solo un mortal – y solo uno – puede provocar.

Probablemente yo me tardé mucho en emocionarme de esa manera pero al menos supe que iba en el camino correcto cuando mis amigos me vieron y no me dijeron que me veía linda, como todo mundo te dice cuando te ve maquillada, me dijeron que me veía feliz, que yo transmitía felicidad, que se me notaba desde lejos y que sonreía más.

Además, creo que el eyecat me la puso fácil porque me hace saltarme el drama de las sombras y difuminado.

Sigue leyendo 50 por Katherine Montero .

Mi Kindle tiene diccionario incorporado para evitar que detenga mi lectura en inglés

¡El Kindle tiene diccionario en inglés y así ya no me detengo a buscar palabras en el diccionario o en el Google Translate! Cuando la tecnología, la cultura y la pasión por la lectura se unen hacen funciones para mejorar la calidad de vida humana o al menos hacer más fácil y placentero un pasatiempo.

¿No les cae mal detener la devoración de un libro interesante por no saber una palabra? A mi sí. Eso de detenerte, buscar qué significa la palabra nueva y continuar le quita el ánimo a cualquiera. Y más cuando era en inglés. Te detenías a buscar en el diccionario inglés-español y si la palabra no te sonaba a la primera, ibas al diccionario español a ver si daban una explicación más entendible. Todo un relajo.

Había otra técnica, ir marcando las palabras y al final empezar a traducirlas todas. Con esto podías seguir la lectura pero al final no entendías varias partes esenciales. Como que de ninguna de las formas rústicas se puede tener el placer de leer.

Cuando el Internet llegó se hizo un poco más fácil. Digo, sí conseguíamos el objetivo de encontrar la palabra rápido en lugar de buscar la sección correcta, la letra correcta, la columna correcta y la palabra correcta. Ahorrábamos tiempo en la búsqueda de la palabra pero lo perdíamos si abríamos otra cosa.

Por todo lo anterior es que amo el Kindle. El Kindle tiene diccionario incorporado, es el diccionario de Oxford, el cual me muestra una burbuja con el significado de la palabra que estoy señalando con el cursor, haciendo que continúe mi lectura con fluidez y sin distraerme con nada extra.

Por cierto, sí, mi nuevo Kindle Keyboard tiene 3g. El anterior sí tenía la función del diccionario pero no tenía 3g. Pero no crean que compré un nuevo Kindle nada más para tener 3g, fue porque se cayó y se quebró la pantalla. El otro Kindle sigue dormido en un salvapantallas de un tipo que todavía no he tenido la oportunidad de leer, lo que sí es que aún funciona como reproductor de música pero no lo necesito para eso. Tuve que actuar rápido porque ya empezaban las clases y me pongo sensible con tanta lectura en la computadora.

Uniendo los puntos sin el teléfono.

El otro día me atreví a salir de mi casa sin mi teléfono en la mano. No lo digo porque esté obsesionada con el teléfono, sino porque no puedo sobrevivir en una ciudad nueva sin Foursquare y Google Maps. Lo digo en serio, para muestra un botón.

Cuando iba al colegio, siempre pensé que yo “subía” al colegio y para regresarme a la casa “bajaba” a San Salvador. Fue hasta hace poco que estaba buscando un lugar de paquetería en El Salvador que me di cuenta que yo siempre viví al Norte de San Salvador y que nunca “subía” para ir al colegio, sino que siempre bajé, siempre fui al sur al colegio y después subía a mi casa, al norte. Cuando descubrí eso supe que definitivamente soy pésima localizándome en un lugar y mucho más si no lo conozco. Es por eso que me he vuelto tan adicta al Foursquare y a Google Maps, en esto de buscar lugares y llegar a casa no puedo confiar tanto en mi instinto sabiendo lo arruinado y patas-arriba que ha estado por mucho tiempo.

Mapa de Santiago de Querétaro.

La primera vez que viajé a Querétaro, vine con unos amigos y nos dieron un tour por varios lugares de la ciudad. Yo recuerdo haber estado ahí, incluso podía mencionar los lugares que había visitado, pero cuando empecé a visitar a mi novio en Querétaro, yo no podía señalar un lugar y decir “estuve por esta calle”. Se me hacía muy difícil. Poco a poco empecé a recorrer las calles con él y que me voy dando cuenta que una de las calles por las que siempre íbamos a visitar a su prima es justamente la calle por dónde inicié mi primer recorrido en Querétaro.

Con el tiempo aprendí a unir los puntos desde su antigua casa, ya podía ir al Centro sin problemas, al Oxxo y a la Terminal de Autobuses.

Cuando nos mudamos (él de casa y yo de ciudad) a mi se me movió todo, literal. Tenía que empezar de nuevo, no podía conectar los lugares dónde estaba. Digamos que aprendí a ir al Super, a las oficinas de Ministerio de Educación, al Mercado y a la sorbetería, pero siempre y cuando regresara yo a la casa. Era una locura moverme, digamos, del Centro Histórico a las oficinas del Ministerio de Educación. No encontraba atajos, tenía que caminar como que iba rumbo para la casa y hasta llegar a mi zona de confort, moverme a las oficinas.

Por esto digo que salir sin celular, sin Foursquare y sin Google Maps realmente fue un reto. Era un día de hacer muchas cosas y en poco tiempo, entonces haber olvidado mi teléfono era sinónimo de perder tiempo caminando y tratando de conectar lugares que solo conocía si llegaba desde la casa. Fue tanta mi desesperación que le fui a preguntar a una policía en el Centro Histórico si sabía cómo llegar a unas oficinas. Le expliqué que yo entendía que estaba cerca pero que realmente no sabía por dónde debía caminar. En lo que le expliqué, desconoció mi acento y optó por regalarme un mapa de Santiago de Querétaro. Fue tan linda gente que hasta me marcó dónde estábamos y hacia dónde tenía que ir.

Lo que más me gustó del mapa fue que está diseñado justamente para que las personas conozcan los mejores lugares de Querétaro sin perderse. Trae dibujitos, rayitas y explicaciones de lo que vas a encontrar en Querétaro con especial énfasis en los atractivos turísticos. Y aprovechando que me traje mis mejores zapatos tennis de El Salvador, iré a descubrir un poco más de la ciudad en la que estoy viviendo. :mrgreen: