Lo que importa es lograrlo

El problema es que nos obligan a ir más rápido y a llegar primero, no nos inculcan el “lograrlo” y lo que de verdad importa es lograrlo.

A menudo me descubro castigándome por ser de las últimas, por cometer errores, por tardarme demasiado, por no rendir como rinden los demás. Es muy difícil vivir en un mundo en el que siempre te están pidiendo ser la primera, la mejor, la más bonita y la más perfecta.

Bien supe que el 2012 y el 2013 iban a ser años difíciles para mi porque me iba a pegar mucho el “todos se están graduando menos yo” o “a esta edad debería de tener ya mi primer diploma” o ya de menos el “ya tuve que haber terminado todas las materias de mi carrera“. Sin embargo, aquí estoy, con apenas un tercio de mi carrera nueva y varios objetivos que ha valido la pena lograr en mi vida.

Pero eso no es el punto, el punto que siempre hay algo que hace que todos nos avergoncemos, que nos sintamos mal por no lograr lo suficiente, por ejemplo, recuerdo muy bien cuando hace un par de meses se supo que un niño de 15 años que había descubierto un método o un dispositivo más económico y más preciso para encontrar el cáncer.

En la casa en lugar de alegrarnos por los triunfos de alguien más, por la mejora de la medicina, por el perfeccionamiento de la ciencia, o por el futuro acceso a la salud de la población mundial, lo que sucedió fue que empezamos a decir ¿te imaginás qué estará logrando él cuando tenga mi edad? ¡Yo a su edad estaba haciendo tal cosa! ¡No puedo creer que haya desperdiciado mi vida así!

Lo que empezamos a pensar fue todo lo que NO hemos logrado.

No solo es difícil vivir en este mundo, a veces es triste.

Pero si me pongo a pensarlo mejor, ¿es por mi culpa sentirme así o es por los moldes a los que nos obligan a entrar? ¿en realidad tristeza, cólera y vergüenza es lo que yo quise sentir o lo que me hacen sentir? ¿estoy haciendo bien o estoy haciendo mal?

La verdad es que no todas las personas que admiro lo han logrado a los 15 años, de hecho, (aclaro, al doctor que descubrió lo del cáncer no tiene menos mérito por su edad, el tiene mérito por haberlo logrado y ya), muchas personas se mueren lográndolo.

Muchas personas lo logran estando mucho más grandes y la mayoría lo logra en mucho más tiempo del que se imaginó. Entonces la culpa no es tan mi culpa de sentirme así, la culpa es que nos obligan a ir más rápido y a llegar primero, no nos inculcan el “lograrlo”.

Por ejemplo, Jim Parsons estuvo mucho tiempo intentándolo en un campo donde la mayoría de personas que lo logra tiene 15 o 20 años: la actuación. Él empezó a los 30 apenas a despegar.

Después de su despegue diminuto (porque fue un pequeño rol), se presentó para 15, ¡sí, QUINCE!, pilotos de series, de las cuales ninguna se estrenó. Si hubiera sido cualquier otra persona, ya se hubiera dado por vencida y se hubiera dedicado a buscar una carrera que le dejara más ingreso o más estabilidad.

Pero él en lugar de lograrlo de la manera en la que nos acostumbran, Jim decidió seguir intentándolo aunque para la mayoría, intentar meterse a la industria de la actuación, siendo tan grande, es casi misión imposible. Después de 4 años intentándolo, lo logró.

Y en el quinto año se lo reconocieron y le dieron la noticia oficial de que lo había logrado con nominaciones y premios y fans.

Jim tiene ahora 40, pero si ese Jim se hubiera dejado lastimar por las medidas que tiene la sociedad para definir el éxito, probablemente no tendríamos un Sheldon Cooper a quién querer.

Sigue leyendo 50 por Katherine Montero .

Anuncios

Semana Cultural de Querétaro: “Hoy Shakespeare o Shakespeare hoy”

A principios de este mes fue la Semana Cultural de Querétaro y cuando tuve la información de la semana, aproveché para armar mi propia agenda con las actividades que más me llamaban la atención.

Una de las actividades que más me llamaron la atención fue la obra de teatro “Hoy Shakespeare o Shakespeare hoy”, y ya que es una obra propia de Franco Vega (el que la escribió y el que la actuó) pues no había de donde encontrar un resumen o algo para saber de qué se iba a tratar. Aún así tenía deseos de ir.

Para ponerte en perspectiva, no soy cinéfila, no suelo ir a museos seguido, no estoy segura si tengo el gen cultural en mí o si solamente no lo tenía activo, de cualquier manera tenía ganas de ir.

Semana Cultural Querétaro: Hoy Shakespeare o Shakespeare hoy.

Así que cuando revisé mi agenda un domingo, noté que ya era el día en que empezaba la Semana Cultural y me empecé a alistar 2 horas antes de la cita en el teatro. Como era la primera vez que iba a este teatro en particular (Cineteatro Rosalío Solano), todavía no lo reconocía muy bien, de hecho, hasta pensé que me había perdido… lo cual no es ninguna sorpresa, pero afortunadamente, sí pude dar con la dirección y apenas logré entrar, ¡la cola para entrar a la obra salía del edificio! Claro, era domingo y todas las actividades en la Semana Cultural eran gratuitas, así que era bastante lógico que se llenara así.

Me quedé en la fila un ratito y después nos hicieron pasar. Estando dentro, tomé la primera fila y salió Franco Vega a actuar su obra “Hoy Shakespeare o Shakespeare hoy”. No sé cuál sea el código sobre escribir que fui a ver una obra de teatro, ya que en la escuela, cuando nos llevaban a ver una obra de teatro, teníamos que hacer un reporte o responder 10 preguntas, así que voy a contar, de todas formas, sé que no es lo mismo leerla que verla así que espero que no haya problemas pero tengo que contarte porque en serio, esta estuvo épica.

El escenario tiene pocas cosas, o al menos eso pensé, tiene una mesa, dos sillas, un como colgadero, un costalito enfrente y al fondo otra silla. De repente entra Franco, que a partir de ahora personifica a Shakespeare y empieza a hablar de la ciudad donde nació. Sale dándole vueltas a un globo terráqueo y empieza a contar cómo inició su carrera de escritor. Lo que más me gustó es que empieza hablar de cada una de sus obras más famosas, las personifica (o sea, Franco además de personificar a William, hace que William personifique a varios personajes y hasta a la Reina Isabel), cuenta la historia de sus personajes y después cuenta de su muerte. En la mesita que estaba al principio, hay unos pequeños ataúdes que casi no se ven en las fotos porque, en serio, son diminutos, y cada vez que uno de sus personajes de la vida real o personaje de sus obras muere, introduce algún objeto que representa al personaje que murió en la mesita y levanta el ataúdcito.

Semana Cultural Querétaro: Hoy Shakespeare o Shakespeare hoy.

Al final, Shakespeare muere, cuenta que llega a morir a la ciudad que le vio nacer después de viajar tanto y que es la manera más romántica de que todo lo que empieza tiene que terminar. Y Shakespeare deja una carta… que después el mismo Franco Vega encuentra y responde con un “Admirable Shakespeare: Perdona la confianza pero estamos en México. Tus obras y tú siguen siendo parte de la cultura contemporánea”.

Algo que me di cuenta gracias a la obra, fue que la mayoría de obras de Shakespeare tratan de amor – poder – muerte. No sé si William era un visionario o era un psicólogo vestido de escritor porque son los mismos temas que siguen causando revuelo en estos días, las mayores confusiones, noticias y eventos tienen estos temas como personaje principal respectivamente.

Franco Vega recibió un premio por su obra original, escrita y actuada ya que ha estado actuando “Hoy Shakespeare o Shakespeare hoy” por 6 años, ¡wow! Y ya, le aplaudí hasta que mis manos quedaron rojas porque disfruté muchísimo su actuación y el se echó completita la obra sin cortes, sin extras, sin errores. 🙂

¡Gracias a @abuelitamx por regalarme música en mi cumple!

¡Gracias Chocolate Abuelita! Participé en la #HappyHourAbuelita y @abuelitamx me regaló una tarjeta de iTunes con $200mxn justo en mi cumpleaños. 😀

Si alguien me hubiera dicho que algún día, aquella marca de chocolate que yo tanto leía con atención en mi Twitter y que anhelaba por probar iba a regalarme $200 mxn para comprar música en iTunes el día de mi cumpleaños (lo del cumpleaños es chiripa, en realidad, concursé en el #happyhourabuelita en Twitter y gané tarjetita) le hubiera dicho que estaba loco. 🙂

En estos días pasados, la @abuelitamx (justo les quedó el nick porque en la leyenda se dice que el logo del Chocolate Abuelita es la abuelita de México) estuvo haciendo un concurso en su perfil de Twitter. Este concurso se llamaba #HappyHourAbuelita y tenías que demostrar que a la hora del Happy Hour, estabas tomándote una taza de Chocolate Abuelita. Cada día, la @abuelitamx elegiría a 10 personas que ganaban ¡una tarjeta de iTunes con valor de $200mxn! ¡YAY!

En la #happyhourabuelita

El crédito de la foto y del escenario van para mi novio. 🙂 Hahahaha, honestamente se me había ocurrido la típica foto autotomada mordiendo el chocolate y llega él y me dice ¡no! ¿no preferís que baje la mesa para que posés tomando el chocolate? Y yo así de ¡sí! ¡es mejor así! Y me puse a preparar el chocolate rapidísimo en agua y hasta el final le agregué leche para que se enfriara un poco, ¡me quedaban como 25 minutos para tomar la foto!

Y sí eligieron mi foto. 😀 ¡Gracias Chocolate Abuelita! Pero fue chistoso porque participé el martes… me anunciaron el miércoles… me contactaron el viernes y el 12 me pasaron el código. o/

Así que gracias a la abuelita de México por consentirme en mi cumpleaños. Probablemente los más alegres van a ser los de Frigüey porque desde hace ratos quería conseguir sus canciones tipo fiestas en playa y ya que tengo esos dineros en la cuenta de iTunes, ya puedo comprarlas. ^_^ Aunque algunas canciones para ir a trotar no me harían daño.

Atletismo: correr, saltar y lanzar

Aún recuerdo el primer día que tuve contacto con el Atletismo. Ese día yo iba llegando a mi clase de gimnasia artística en la Villa Centroamericana de San Salvador, vi que había un grupo de personas que no eran habituales, que estaban entrenando en los aparatos de niños (barras paralelas y aros) y reconocí a dos personas, a mi mejor amigo (en ese entonces no era mi mejor amigo, era el monito que me molestaba todos los días en el salón) y a su hermana.

Empecé a entrenar con bastante vergüenza, no quería que al día siguiente Tito me estuviera molestando en la escuela. De repente, me llama mi entrenador de gimnasia, pensé que se había dado cuenta que me sentía incómoda pero lo que pasó en realidad es que el entrenador de Tito se había dado cuenta de mi existencia y la de mi mejor amiga de gimnasia. Mi entrenador de gimnasia – Arturo – nos dijo que el entrenador de Tito – Róger – quería hacernos unas pruebas si nosotras estábamos dispuestas. Le pregunté a Arturo que pruebas de qué (porque como los vi entrenando en las barras paralelas y aros, supuse que algo tenía que ver con esos aparatos y yo apenas estaba empezando a dominar las barras asimétricas) y me dijo: lanzamiento de bala. Mi reacción fue decirle: ¡pero no sé si voy a caber en esa cosa!

Esa cosa para mi era el lanzamiento de bala humana ese que promocionan en el circo ¡JAJAJA! En mi mente pasó de ¡si a duras penas manejo el potro (el trampolín en gimnasia artística) cómo se supone que haga bien una rutina en el cañón de bala humana! ¡JAJAJAJAJA! Ya sé, tenía 13 años.

El chiste es que aceptamos y aunque sí se trataba de lanzar una bala, no tenía nada que ver con una bala humana. Róger me explicó cómo tomar una bala, el movimiento que tenía que hacer mi cuerpo y cómo tenía que lanzarlo, de todos modos, solo era una prueba. No recuerdo cuántas veces la lancé, creo que 3 o 5, se le quedó viendo a la distancia que hice, tomó la cinta, midió y me preguntó: ¿Cuántos años tenés? Le respondí que tenía 13 y me dijo: ¿Sabés que acabás de lanzar medio metro más que la campeona nacional? Deberías de considerar practicar atletismo.

¿Y sabés que le respondí?

Es que no me gusta correr.

Para mi el atletismo era correr, o al menos es lo único que nos decía el profesor de Física de la escuela, ¡no tenía ni idea que atletismo involucraba correr, saltar y lanzar!

Pero bueno, si hay una razón por la que no me siento cómoda practicando otro deporte es porque desde que conocí el atletismo gracias a Róger, ¡amo todos sus eventos (en especial lanzar disco)! Es por eso que he empezado a correr más, porque es la manera única de practicar lo que amo y de mejorar mi condición física.

Tal vez la Katherine Montero de 13 años no le gustaba correr porque en lo único que podía pensar era que no aguantaba trotando ni un lado de la cancha, ni se imaginaba dar una vuelta completa a la cancha. De hecho, cuando Róger la llevó al estadio por primera vez y vio el Estadio Mágico González todo azul y magestuoso, lo único que pensó fue ¿en serio voy a entrenar aquí? Y cuando le dieron la orden de ir a trotar dos vueltas, lo único que le pasó por la cabeza fue “bueno, nos vemos en 3 horas a ver si logro terminar esas dos vueltas con vida“.

Tal vez esa Katherine Montero de 14 años recuerda cuando tuvo que correr un mil (1k) por primera vez con sus amigos del club de atletismo y esa Katherine Montero de 14 años recuerda que fue la última en llegar pero aunque fue la última, sus compañeritos no se burlaban de ella, la seguían apoyando para que terminara la carrera. O tal vez recuerda cuando les tocaba hacer chicharrón en las gradas del estadio y que con la primera subida se quedaba atrás, o que en el período no-competitivo, Róger nos llevaba a entrenar a otros lugares como La puerta del diablo y nos decía que íbamos a correr libremente y, no sé cómo le hacían que yo no había terminado una vuelta, y mis compañeros me rebasaban hasta 3 veces en menos de una hora.

Lo que no sabe esa Katherine Montero de hace 10 años es que, su yo del futuro mañana cumple 23 y juntas ya aguantamos +5 kilómetros sin parar, tal vez ahora no le parecería intimidante ir a dar esas dos vueltas al estadio.

¡Terminé de ver Gossip Girl!

¡Terminé de ver Gossip Girl! Parece una de esas series sin gracia en la que sé que el amor va a ganar al final, porque el amor siempre gana, pero me dejó varias moralejas para la vida. 

Después de más de 3 años de haber dejado de ver la serie, finalmente terminé de ver Gossip Girl. Gossip Girl es la serie que trata sobre una tipa que constantemente está publicando notas sobre los niños ricos de la ciudad, tanto de sus vidas amorosas, como desamorosas, dramas de colegio, fiestas importantes, imperios, dinero, etc., etc. Ah, que también estuvo basada en un libro pero empiezo por ahí: no leí el libro, la empecé a ver porque me gustó la serie en WB.

Lo malo de verla en la televisión, es que ya no tengo horario para verla en televisión, entonces muy al tiempo encontraba un episodio al aire y no entendía nada de dónde salió esa persona o PORQUÉ DAN Y BLAIR SE ESTÁN BESANDok, me calmaré un poco. A veces tenía que ir a buscar el GGWiki para entender qué ondas pero no es lo mismo que te estén entregando multimedia sin esforzarte, ¿veá? Así que aprovechando que iba a poder agarrarme un par de días en Semana Santa, David<3 me dejó las últimas tres temporadas (que eran las que me hacían falta y no, los episodios que encontraba por ahí, no cuentan).

Obviamente, el drama no te llama de buenas a primeras, sino Chuck Bass el ver cómo viven los ricos de tu edad y saber cómo terminan. Y aunque parezca una de esas series sin gracia en la que sé que el amor va a ganar al final, porque el amor siempre gana, me dejó varias moralejas para la vida.

No querer la vida que aparece en las series.

O la vida de alguien más. Uno de mortal es bien enganchable con series y películas que de alguna manera tienen sentido en la pantalla pero que no más no funciona en la vida real (¿porqué creés que buscamos al príncipe azul y nos gustan las películas como The Vow y He’s not that into you?). Admito que esto no es de la serie como tal, sino del capítulo especial del final en el que todos salen hablando de la serie y lo que más les gustó y lo que más les deja y esas cosas. Honestamente, me imaginé que llevar un papel así era fácil para las personas que vivían en Hollywood porque, vamos, son millonarios. Y que me sorprendo cuando todos hablaban de lo genial que era el set, de cómo los productores les habían dicho algo como “hagan una lista para quedarse con cosas que les gusten” y la pena de tener grandes listas, es decir, uno piensa que un actor no tiene listas, toma su tarjeta, va y compra lo que quiere. Así que si también los actores añoraban la vida de sus personajes, ¡ni siquiera me quiero imaginar la distancia que existe entre esa vida y nosotros los mortales!

¿Al finalizar las deudas empieza la felicidad?

Cuántas veces he escuchado “si tan solo tuviera un poco más, podría salir de deudas y ser feliz” o “cuando no tenga deudas, estaré pleno” o frases del tipo diciendo que la falta de dinero es un obstáculo para la felicidad. Cuando la verdad es que no necesitás salir de las deudas para ser feliz, uno es feliz cuando quiere, cuando decide serlo y punto. Eso no significa que los personajes decidieran ser feliz todo el tiempo, de hecho, la angustia de no ser feliz es lo que es el personaje principal de todo el drama. Ellos, al final que la mayoría de los mortales, posponían su felicidad porque antes tenían que lidiar con dinero, no de la misma forma que nosotros, claro, sino que antes de ser felices tenían que escribir un libro y ganar dinero con él, tenían que construir un imperio de la nada, tenían que heredar la empresa familiar y hacerla funcionar a su manera para después ver si podían darse el lujo de ser felices.

De las aguas mansas ¡líbrame Dios!

Pareciera ser que el típico refrán que dicen las abuelitas vino a ser cierto, lo que más me deja presente es que los más callados a veces tienen los planes mejor pensados. De cualquier manera, lo único que dice es lo mucho que intenta una persona de ser tomada en cuenta pero lograr ser tomada en cuenta, no simplemente “caer bien”. Al menos que tu propósito sea ser tomado como el pato del grupo, entonces solo intentá caer bien… pero si no, tenés que ganarte el respeto de tus amigos antes de que ellos te consideren uno. Tampoco logrés que todo el mundo te odie. Simplemente hacé lo que querés hacer, hacé lo que te hace feliz y hacelo de manera honesta. No esperés caerle bien a todo el mundo pero si te odian, que al menos te respeten. Tan solo imaginar que te podías librar de Blair y no de Gossip Girl/Dan me hace creer en la contraparte de ¡que de las bravas me libro yo!

Si no planeás ser mejor que tus papás, no los juzgués.

No sé si estoy siendo demasiado dura en este punto pero me parece una pérdida de tiempo renegar lo que tus padres quieren si al final vas a terminar siendo lo mismo que ellos (o, por lo menos, cometiendo los mismos errores). Ya que me enteré del final, me doy cuenta que los 5 protagonistas terminaron haciendo lo mismo que sus padres en el plano laboral, solo que ahora son una versión mejorada: Blair: moda, Chuck: bienes, Nate: política, Dan: escritor; Serena: es la ama de casa bonita y millonaria, no se sabe si tiene carrera o qué. Sí, consiguió quedarse con el amor de su vida, a comparación de su mamá, pero ¿no terminaría siendo la misma esposa millonaria que fue Lily? Así que al menos que no planearas ser mejor que tus papás, no los juzgués.

No dejar que los chambres te manejen.

Los chambres existen desde que la gente empezó a hablar, así que no van a dejar de existir. Hay gente que se gana la vida a base de chambres, así que es mejor que resbalen. Lo que importa es que yo sepa quién soy y a dónde voy o por lo menos el a dónde quiero ir. No importa si lo que dicen es bueno, extremadamente bueno o malo, si alguna crítica importante o crucial para mi vida no viene de alguien que quiero, probablemente no quiera hacerme crecer. Si yo hago lo que quiero, lo que me hace feliz y lo hago de manera honesta conmigo misma, poco me importará si las conclusiones que sacan las demás personas son erróneas o precisas. Pero, ¿qué tal que sí siento que cuando el río suena es porque piedras lleva?

Llevar registro de todo solo por si necesitaras ver en dónde te empezaste a equivocar.

Revisar el pasado no necesariamente significa que queramos volver a él, sino que tan solo queremos verificar que tan pando nos hemos ido del camino que queríamos recorrer. Honestamente, me encantó el episodio en que Serena empieza a revisar todas las cosas que han escrito de ella para encontrar que su vida no siempre ha sido un desastre y que no todo había estado mal, simplemente no estaba poniendo atención de las cosas que en verdad la estaban haciendo feliz y se estaba dejando guiar por el drama. Quizás por eso es que algunas personas nos aferramos a seguir escribiendo para dejar registro de lo que pensamos o sentimos, en algún momento querremos leerlo para guiarnos a nosotros mismos… o matarnos de la risa.

Si no es tuyo, ni aunque te pongás; si te toca, ni aunque te quités.

Lo que es de uno, es de uno y ni el tiempo se lo quita. Eventualmente las cosas que queremos se cumplen y la mayoría de veces lo que se nos cumple no es lo que queríamos, sino algo mejor. Así de ¿¡qué!? ¡O sea, Blair y Chuck siempre se quisieron! ¡Juntos FOREVER! O sea, no, Blair quería casarse con Nate desde que estaba chiquita, eventualmente el que pensó que era el amor de su vida que siempre no fue Nate, sino que Chuck y que nos tardamos un montón de cosas para que estos tipos estuvieran juntos, que ellos resolvieran sus imperios, inseguridades, parejas, exparejas y aún así, siempre fueron uno del otro. Al final una de las dos cosas va a llegar: el amor o el éxito, y hay un pequeño porcentaje de afortunados que cuenta con las dos.