Lo que importa es lograrlo

El problema es que nos obligan a ir más rápido y a llegar primero, no nos inculcan el “lograrlo” y lo que de verdad importa es lograrlo.

A menudo me descubro castigándome por ser de las últimas, por cometer errores, por tardarme demasiado, por no rendir como rinden los demás. Es muy difícil vivir en un mundo en el que siempre te están pidiendo ser la primera, la mejor, la más bonita y la más perfecta.

Bien supe que el 2012 y el 2013 iban a ser años difíciles para mi porque me iba a pegar mucho el “todos se están graduando menos yo” o “a esta edad debería de tener ya mi primer diploma” o ya de menos el “ya tuve que haber terminado todas las materias de mi carrera“. Sin embargo, aquí estoy, con apenas un tercio de mi carrera nueva y varios objetivos que ha valido la pena lograr en mi vida.

Pero eso no es el punto, el punto que siempre hay algo que hace que todos nos avergoncemos, que nos sintamos mal por no lograr lo suficiente, por ejemplo, recuerdo muy bien cuando hace un par de meses se supo que un niño de 15 años que había descubierto un método o un dispositivo más económico y más preciso para encontrar el cáncer.

En la casa en lugar de alegrarnos por los triunfos de alguien más, por la mejora de la medicina, por el perfeccionamiento de la ciencia, o por el futuro acceso a la salud de la población mundial, lo que sucedió fue que empezamos a decir ¿te imaginás qué estará logrando él cuando tenga mi edad? ¡Yo a su edad estaba haciendo tal cosa! ¡No puedo creer que haya desperdiciado mi vida así!

Lo que empezamos a pensar fue todo lo que NO hemos logrado.

No solo es difícil vivir en este mundo, a veces es triste.

Pero si me pongo a pensarlo mejor, ¿es por mi culpa sentirme así o es por los moldes a los que nos obligan a entrar? ¿en realidad tristeza, cólera y vergüenza es lo que yo quise sentir o lo que me hacen sentir? ¿estoy haciendo bien o estoy haciendo mal?

La verdad es que no todas las personas que admiro lo han logrado a los 15 años, de hecho, (aclaro, al doctor que descubrió lo del cáncer no tiene menos mérito por su edad, el tiene mérito por haberlo logrado y ya), muchas personas se mueren lográndolo.

Muchas personas lo logran estando mucho más grandes y la mayoría lo logra en mucho más tiempo del que se imaginó. Entonces la culpa no es tan mi culpa de sentirme así, la culpa es que nos obligan a ir más rápido y a llegar primero, no nos inculcan el “lograrlo”.

Por ejemplo, Jim Parsons estuvo mucho tiempo intentándolo en un campo donde la mayoría de personas que lo logra tiene 15 o 20 años: la actuación. Él empezó a los 30 apenas a despegar.

Después de su despegue diminuto (porque fue un pequeño rol), se presentó para 15, ¡sí, QUINCE!, pilotos de series, de las cuales ninguna se estrenó. Si hubiera sido cualquier otra persona, ya se hubiera dado por vencida y se hubiera dedicado a buscar una carrera que le dejara más ingreso o más estabilidad.

Pero él en lugar de lograrlo de la manera en la que nos acostumbran, Jim decidió seguir intentándolo aunque para la mayoría, intentar meterse a la industria de la actuación, siendo tan grande, es casi misión imposible. Después de 4 años intentándolo, lo logró.

Y en el quinto año se lo reconocieron y le dieron la noticia oficial de que lo había logrado con nominaciones y premios y fans.

Jim tiene ahora 40, pero si ese Jim se hubiera dejado lastimar por las medidas que tiene la sociedad para definir el éxito, probablemente no tendríamos un Sheldon Cooper a quién querer.

Sigue leyendo 50 por Katherine Montero .

Anuncios
Archivado en: Consejos, Ingeniería Civil, Proyecto

About the Author

Escrito por

Yogini. Ganadora del Small Product Lab, 2da edición. Autora de The Mini-Guide for Writing a Super Complete Post in 20 Minutes. 5x Campeona Nacional de Impulsión de Bala (El Salvador). 4x Campeona Nacional de Lanzamiento de Disco (El Salvador). Administradora de empresas junior. Estudiante de Ingeniería Civil de primer año.