The Fontignac ceramic pot

If someone told me a few years ago I will be worried today about not having a saucepan and even I will get excited about the idea of having a Fontignac ceramic pot I would have laugh like a lot. But, the truth is, lately, I was worried by that. My mother gave me a pair of pans in her trip to Mexico, so I would have appropriate utensils to cook, thanks mom! As I cook, I wanted to challenge myself and take the next step, I wanted to make pasta, rice, soups and we have 250ml pots only! When I move in to Queretaro, it was hard to change my market habits. I used to go to Walmart but now it’s far away. I started frequenting Comercial Mexicana and a few days later, I found out about their frequent costumer card, or like they call it “Monedero Naranja” (orange purse). So, when Comercial Mexicana offered Fontignac cercamic pots I started to add points to my card. After a couple of strange’s help – they were really kind of giving me their points when they forgot their card – I could collect my 30 points needed so I could buy my ceramic pot in $9usd! Woohoo! If it wasn’t for David, who read the manual, maybe the pot would not be useful anymore! I was going to put it on direct fire, hahahaha! I though they work as the mud ones. Anyone has put a pot on direct fire?

Si hace un par de años alguien me hubiera dicho que yo me preocupaba por no tener una olla y que hasta me emocioné con la idea de conseguir una olla cerámica de Fontignac me hubiera reido mucho. Pero la verdad es que últimamente, me preocupaba por algo como eso. Resulta que mi madre me regaló un par de cacerolas en su viaje a México para que yo tuviera cómo prepararme mi comida y me sacó de apuros, ¡gracias mamá! Y como ya me cocinaba, me daban ganas de probar el siguiente paso, hacer pasta, arroz, sopas y ¡teníamos ollas de 250ml solamente! Cuando me mudé a Querétaro, fue difícil cambiar de super, para mi. Yo solía ir al Walmart pero ahora me queda lejísimos. Empecé a frecuentar la Comercial Mexicana y poco tiempo después descubrí su sistema de clientes frecuentes, o como le llaman cariñosamente por aquí “Monedero Naranja”. Así que cuando la Comercial Mexicana puso de oferta las ollas de Fontignac empecé a reunir mis timbres. Después de la ayuda de un par de extraños – a los que les ofrecía mi tarjeta para que me regalaran sus timbres amablemente – pude recolectar mis 30 timbres y comprar la olla cerámica en 115 pesos ¡woohoo! De no haber sido por David que leyó las instrucciones probablemente la olla no serviría puesto que pensaba ponerla directamente al fuego, hahahaha. No sabía que no se podía, pensé que funcionaban como las de barro porque tienen recubrimiento de piedra en el fondo, ¿alguien ha usado una olla de estas al fuego directo?

Advertisements

One thought on “The Fontignac ceramic pot

Comments are closed.