Me emociona que Britney Spears cante Ooh La La!

Soy fan de Britney desde que yo tenía 9 años.

Admito no ser de las personas que la siguió desde el primer video pero sí desde el primer álbum. La historia de cómo la conocí es algo random. No recuerdo porqué, pero estaba hablando con mi mamá de ropa. Ella me recomendaba una blusa con cuello de tortuga y yo le dije que, realmente, no creía que me quedara bien. En serio, yo empecé a quererme mucho en mis 20, así que no me sorprende haber dicho tal cosa. Y ella me dijo algo como: ¡Pero si Brit, Brittany, Brit Brit o no sé Spears la usa! Y yo le dije: ¿Quién es ella?

#LamamádeQueith es tan cul que ella supo primero quién era Britney y que estaba de moda antes que yo. Ya me contó que era la nueva estrella de la música y que sus videos realmente le gustaban, es más, quería que yo los viera. El video clave para hablar de la camisa de cuello de tortuga fue Sometimes, donde la escena que mi mamá recordaba con claridad era “hacen un corazón en la playa”. ¡Qué buenos tiempos! Creo que no hace falta decir que, con el permiso de mi mamá, me hice fanática de Britney Spears.

Empecé a coleccionar su música, primero compré un cassette. Después que llegó una grabadora aqua con lector de discos compactos a la casa, compré el primer y segundo disco. En la escuela empezaron a vender fotos de Britney, las compraba y adornaba mi cuarto con ella. Compré pósters, grababa sus videos, me aprendía las coreografías. Mi mamá, de repente, me llevaba ropa similar a la de Britney o, por lo menos, accesorios.

En el 2000, mi mamá compró cable. Y ahora no solo grababa los videos de Britney Spears en VHS para aprenderme sus coreografías, también grababa los especiales de ella en MTV, los conciertos que pasaban de ella, los Making the Video, todo donde saliera Britney se iba a mi colección.

Recuerdo que cuando fui por primera vez a un gimnasio (2001), me inscribí con mi vecina a gimnasia artística. Llegábamos 15 minutos antes de la clase y veíamos a un grupo grande bailando su coreografía todo el tiempo. Pasaron los meses y me terminé metiendo al grupo de coreografía y seguí en gimnasia. Conocí a unas cheras que bailaban super bien y eran gemelas. Me enseñaron la coreografía en el grupo, terminó el año, presentaron la coreografía, el gimnasio ganó un trofeo y listo. Quise meterme el siguiente año, así lo hice y seguí en el grupo de danza y gimnasia artística. Estaban en el inicio de una nueva coreografía, así que les pedían a las que mejor bailaban que llegaran con ideas. Inmediatamente les fui a decir a las gemelas, porque sabía que ellas eran de las mejores, que incluyeran cierta parte de Slave 4 U, que yo me podía la coreografía y, que seguro ellas la podían transformar para que todas la bailaran, ¡hasta les dije que tenía los videos del video, del Making of, del concierto, de cuando estaban ensamblando el concierto! Dicho y hecho, les pasé mis videos y lo armaron (como eran dos, era más fácil mostrar algo bien hecho) y sí, esa parte de Slave 4 U estuvo en la coreografía del 2002.

Llegó el tercer disco de Britney Spears a El Salvador y lo compré. Me gustaron todas las canciones. Hay una gran probabilidad que no entendiera la mitad de lo que decían, en aquel entonces, pero me gustaba el disco completito.

Recuerdo que por aquellas fechas, mi mamá y yo empezamos a ver las novelas brasileñas. Había una que se llamaba “Lazos de Familia” y estaba esta tipa loca que estaba enamorada, o al menos eso decía, de un señor todo viejo que era dueño de todo un rancho – CASUAL – y todas las noches se metía a su cuarto pensando en cómo conquistar al tipo este… la onda que se ponía a bailar enfrente de un espejo para practicar las maneras de seducirlo.

Ah, pues, después de varios días de escuchar el disco, mi mamá me dijo “la cuarta canción parece que es la que le ponen a la que está enamorada del dueño del rancho” y nos empezamos a reír, le dije que tenía razón. Es fecha que escucho esa canción y me acuerdo del comentario.

Esos tres discos me acompañaron mi salida de la escuela, mi entrada al bachillerato y mis exámenes de admisión de la Universidad. En el 2007 Britney tuvo varios problemas personales que interrumpieron su carrera y después, la hizo regresar como una artista con la que yo no me sentía relacionada. Tenía 17, tener una vida sexual activa no era mi intención, así que me quedé con mis tres discos. Siempre seguía siendo fan de Britney Spears, la acompañé durante todo lo anterior, no la iba a dejar en este instante, pero no me sentía identificada. Tenía confianza en que algún día pasaría esta etapa, todas las artistas que no venían así de fábrica, se calman al pasar de los años, iba a suceder pronto.

Aquí viene el detalle crucial, probablemente se piense que me quedé con la artista de 1999 pero no, sino que cuando Britney tuvo problemas personales, yo apenas estaba viviendo en carne propia sus primeros 3 discos. Lo de mi soledad me está matando, lo de te gusto pero no me gustás (o al revés), lo de me siento más fuerte ahora y lo de cuando te encontré, encontré lo más cercano al cielo (esta no la vivía pero me aprendí la canción y juré que algún día la iba a dedicar a alguien a quien de verdad amara. Le decía a la Sofía que esa era la mejor canción del álbum y que moría por encontrar a una persona que quisiera y que me quisiera para poder dedicarla. Finalmente, en 2012 se la dediqué a David. Y cuando se la dediqué a David, la Sofía me dijo que yo era una cursi y que cómo era posible que todavía cantara esa canción). Así que me di la oportunidad de crecer a mi ritmo, ya no crecer al ritmo de Britney, porque su vida estaba 10 años adelantada que la mía.

Aunque me aparté un poco, me emocioné mucho con Everytime. Pero creo que es Ooh La La la que definirá la nueva etapa.

Solo estaba esperando que esta etapa de ser demasiado sensual pasara y creo que finalmente empieza a cambiar. Cuando recibí la noticia en mi bandeja de entrada de que Britney Spears iba a estar en la banda sonora de Los Pitufos 2 me emocioné. Es decir, he esperado por un nuevo disco para mi desde el 2002 y creo que será este. El tan solo hecho de que se haya metido al proyecto porque sus hijos se emocionaron me da un buen indicio del nuevo disco. También, tan solo ver su mirada en las nuevas fotos que sube en las redes sociales, le está brotando la ternura de nuevo.

Me emociona que Britney Spears cante Ooh La La y trabaje en su nuevo disco. Me encanta que Will.i.am sea su productor porque la forma en la que están trabajando me dice que van por la creación de un disco que me vuelva a enamorar, así como los primeros tres. Van por algo más personal, van por algo que te diga que está viviendo, qué siente. Y eso es lo que me agrada. Quizás por lo mismo, me encanta escribir mi blog personal en lugar de escribir artículos y noticias de primer impacto.

Por lo pronto, amo Ooh La La y me emociona pensar que el nuevo disco de Britney será una nueva etapa, una más personal. No importa que Britney haya utilizado demasiados arreglos para la voz, lo que la canción dice y la forma en la que lo dice es muy bonito. Muy cute. Muy de París (donde se desarrollará Los Pitufos 2). Quién lo diría, no he ido a París pero creo que me va a hacer recuperar el amor y fanatismo que le tenía a alguien guardado. En serio, soy una fan emocionada.

Esta vez no hay galería pero sí un video, sobre Los Pitufos 2, que llegó a mis manos gracias a Sony. 🙂

Advertisements