Motorola Milestone Digitizer

Esas manotas :L
Warning: this is one of the longest posts ever!

Motorola Milestone Digitizer

In the middle of 2012, my Motorola Milestone, or Motoroi 1 like its known in Latin America, begun to fail. The battery was inflated, it was hard to close on the back and its screen moved constantly without me touching it. It was imposible for me to use the phone. I let the smartphone discharged for weeks, even months, and then, I turned it on because I was nostalgic. Motorola Milestone is one of the best smartphones I have ever had. I was sad of losing it.

I traveled to El Salvador and I took my Kindle Keyboard, my Canon camera and my Samsung Galaxy Spica as my smartphone. I let the Motorola Milestone at Queretaro.

When I saw my cousin Tato, I tell this Motorola story and he told me something like “change its screen, it’s easy and cheap, cheaper than buying another smartphone. They sale digitizers on Ebay”. I was shocked, my cousin knew exactly what my phone had, how to fix it and my budget.

So, I traveled back to Mexico in October and I had the digitizer idea in my mind. I told my boyfriend about it, yes, but honestly, I did not buy a thing at the moment. I had the Samsung Galaxy Spica and it worked perfectly fine, I had e-mail, Twitter, Instagram, femenine calendar and expense manager.

But everything change on December of 2012. I went to Cadereyta for Christmas, but I came back home on Santiago de Queretaro just to see how my cat was going and to buy some medicine to David’s mom. It was a 24 hour journey, but I had this awesome idea of left my smartphone at Cadereyta. My thought for this was “the only person in the world who calls me is my boyfriend and I’m coming back to Cadereyta, tomorrow, I don’t see any trouble of leaving my phone over here”. WRONG. Never leave you smartphone behind and even more if you let it with someone who’s fan of test anything of Internet.

He told me he had find a brand new ROM for my Spica but I told him I was fine with the one it had. But he started selling me this brand new ROM, it was faster, it was better, blah, blah. And I told him no, I like the actual ROM and I want it to keep it that way. What I didn’t understand at the moment was that he was not asking me for permission to change the ROM, he was selling me this new ROM because it was already on my phone.

I was furious I lost my photos, my apps info and then I realise the description of this brand new ROM was a total lie. It was horrible, I couldn’t install a lot of apps, I couldn’t check Instagram anymore, I couldn’t even install it with the .apk, I was damn furious. In less than a year I had lost 2 smartphones that worked just the way I wanted.

I could easily get back to the last ROM, except we didn’t make any copy and the links where we last get it, we’re broken.

I took care of remind my boyfriend every week that I was happy with the way my Spica was before. And he didn’t listen until Whatsapp updated and my ROM wouldn’t install it. From that moment, he realised the last ROM was better and more present than this one and yes, it was a better fit for its hardware.

David made an .apk of the version before the actual Whatsapp but it was a temporal solution. That version only had like 10 extra days because they were going to delete the version of their servers.

So, David knew the crying was coming and started right away to search for my last ROM. After several days of searching, he found it, updated my smartphone and I was happier than ever with my Samsung Galaxy Spica. So, I forgot all about the Motorola Milestone, because I was all happy with the smartphone I had at the time. It was perfect for my needs, I could read and answer emails from bed, whatsapp with my coach and check in at places with Foursquare… I could even check out my money balance, again.

La segunda foto con mi primer Android :)

I started thinking of my Motorola Milestone, again, when I got an email from Paypal. Paypal gave me a $15usd coupon for shopping on Ebay with no minimum. So, if I wanted to buy a $3 dollar thingy, my coupon cover the amount. Anyways, I was too lazy to open a new account. But then, I saw my boyfriend ask his followers for ideas of what to buy with $15usd. I recommend him to buy me a Motorola Milestone Digitizer. So he opened the Ebay account, he bought an antenna with his coupon and the Motorola Milestone Digitizer + a battery with mine. The seller was at United States, so we thought it should come home quick. We ‘buy’ for this on the end of March, so it should had come on the end of April. It was my birthday gift from my cousin, Ebay, Paypal, my boyfriend and I. ❤

But, if it sounds too good to be true, maybe it is too good to be true. The digitizer and battery never came.

When the seller asked us to qualify the sale, 8 weeks later, we told him we didn’t get our stuff. What we were gonna qualify if we didn’t get anything to qualify? He kindly answer back and told us he was gonna send our stuff again… which after another 8 weeks, neither came home.

But, hope is the last to die.

In the middle of July, I got another email from Paypal with the same coupon of $15usd. I remember telling my boyfriend “if I order my things, again, and if they doesn’t came, again, I’ll be devastated”. I get too emotional, and the process of searching for another seller, shop, ingress the coupon and pay with my Paypal, it was too much for knowing that maybe I would never receive my stuff. I didn’t want to feel disappointed for the third time on the same issue.

After a few days, I decided I was gonna ‘buy’ the digitizer, again, I had nothing to loose. I woke up the last day I could use that coupon and dunno what happened. I took a shower, check some things at my computer, went for the groceries and when I was about to go to my bedroom, boyfriend asked me if I wanted to see a movie. I answer something like “ahm, ehm, I don’t know, I gotta…”, all I wanted to do was check my computer, because I knew I had to do something and that something was on a digital post-it at my desktop. He said something like “come on, it’s sunday!”. And I say yes, because, what kind of girlfriend rejects her boyfriend for a laptop?

We watched the movie and yes, I had fun. It ended after midnight. I went to the bathrome and when I sat down, I remembered why I didn’t want to watch the movie in the first place, I had to buy the digitizer because it was the last day I could use the coupon! First I got angry but then David told me something like “change your location, it’s still Sunday in a lot of places”. But, I came up with a better and easier solution, I deactivated summer time on my laptop. And suddenly I had 40 extra minutes to buy my digitizer.

After my boyfriend’s advice to find a seller who wasn’t at the United States, I found one who was on China. Bingo! We know from the past all of our asian post mail always come home. So, this time, I knew all I had to do was wait.

When you end shopping, Ebay and the seller give you an estimated time for you to receive your package. So, I add a reminder on my Google Calendar. It was easier to keep my emotion until I get the Google Calendar notification rather than wait anxiously  for it everyday. Well, after 24 days, my Google Calendar notification appear and just 1 day later my package was home!

I couldn’t believe it! It was really my digitizer or David was waiting for something else? Anyway, I couldn’t open it because it was under David’s name. I whatsapped him and he told me to open it! And it my digitizer, indeed! He told me to search a Youtube how-to to help me fix my Motorola Milestone.

When I opened the package, I imagined all I would do with my brand new smartphone.

David came home, we ate lunch and then we ran to my laptop to watch the how-to. I was anxious the whole process but I was not that anxious until we found out a screw was dog-eared. It was a screw from the inside! I only thought “I cannot believe we are so close”. I mean, the worst had already happened, I got the replacement.

After a while, David made me a proposal, but he told me I had to be sure about it, I had to know the impact of me saying yes. The proposal was to vanish that effin screw with his mototool. I had to be sure, because if the mototool vanish just 1mm extra, I could get Motorola-Milestone-less for life. Of course, he promised me he will be as careful as posible.

I said yes.

David took more than 40 minutes to vanish that screw but he finally did it and yes, he was careful! A piece of the screen finally lifted up and we knew the screw was long gone.

Replace the digitizer was easy until we realise we had to assemble my Motorola Milestone back. The final test was turning it on and touch it. I guess I’ll say I spend that afternoon updating apps, double-tapping on Instagram and downloading new apps.

Motorola/Cyanogenmod Launcher

As a resume, I’ll make a list of the 10 things I learn from this just like the one I made on the Wall-e post.

  1. If your smartphone fails, try to fix it. Don’t dismiss is right away.
  2. Tell your gadgets’ story to your family, maybe they’ll know what to do.
  3. Never ever leave behind your gadget with someone who love to test everything about software.
  4. Back up your laptop and gadgets, frecuently!
  5. Read one by one your mails, there’s always a good offer!
  6. If you’re waiting a special date, add it to Google Calendar and forget about it. It’s better to feel happy suddenly because that date is here than be anxious the whole time.
  7. Respect others post mails.
  8. Eat before start something new, you don’t know how long it will take.
  9. If you want to do something but have no idea of how to, search for someone who already did it. It will light your way or you’ll be inspired to find a better way.
  10. If someone propose something to you, do not say yes desperate and impacient. Know the impact of saying yes.

Digitalizador de Motoroi 1

Aviso, esta entrada al parecer me quedará super larga… y contando que hago la traducción al inglés, va a quedar más larga, todavía.

A mediados del 2012, mi Motorola Milestone, o Motoroi 1, como se conoce en Latinoamérica, empezó a fallar. No solo la batería se le estaba inflando de sobremanera y ya costaba que cerrara la tapita de atrás, también tenía un detalle en lo que yo pensaba era el sistema. La pantalla se movía constantemente aunque yo no la estuviera tocando. Eso hacía totalmente imposible que yo hiciera uso del teléfono. Así que lo dejaba descargarse por semanas, incluso meses, y de repente lo encendía por nostalgia. El Motorola Milestone ha sido hasta el momento uno de los mejores smartphones que he tenido en mis manos, me daba tristeza perderlo por problemas del ‘sistema’ y no porque yo lo arruinara, como normalmente sucede con mis cosas. Curiosamente, cuando dejaba reposar el teléfono por muchos días, y lo encendía por nostalgia, funcionaba. La pantalla esperaba a que yo la tocara para hacer algún movimiento y me duraba así por unos 3 días.

Hasta que una vez ya no funcionó y viajé a El Salvador. Me llevé mi Kindle, mi cámara y mi Samsung Galaxy Spica como teléfono.

Cuando vi a mi primo Tato, le conté de mi Motorola y me dijo algo como: “cambiale la pantalla, es super fácil y barato, más barato que comprarte otro smartphone. En Ebay venden los digitizers”. Y yo así de D: omaigá, mi primo sabía exactamente lo que tenía mi teléfono, cómo arreglarlo y cuál era mi presupuesto.

Viajo de regreso a México en Octubre y me traigo la idea del digitizer conmigo. Le conté a mi novio, sí, pero honestamente no compré nada al instante. Por el momento, tenía el Samsung Galaxy Spica que cómo lo tenía en ese instante, podía revisar lo que más me interesaba, que era el correo, el Twitter, el Instagram, mi calendario femenino y el Expense Manager.

El momento clave fue en Diciembre del 2012, fui a Cadereyta unos días para celebrar la Navidad, me regresé a Santiago de Querétaro para venir a ver cómo estaba mi gata y comprarle unas medicinas a mi suegra, pero se me ocurrió dejar mi smartphone en Cadereyta. Mi argumento para dejarlo fue “pues si la única persona que me llama es mi novio y voy a regresar mañana, no le veo el problema”. ERROR. Nunca de los nuncas dejen su teléfono con alguien que le gusta andar probando todas las ROMs que hay ahí afuera en Internet. Me contó que había encontrado una ROM para mi modelo de teléfono y yo le dije que yo estaba bien así, que así me gustaba y que así lo dejara. Pero empezó con que la que había encontrado era mejor, que nojeké, que la rapidez, blah. Y yo le dije que no, que en serio, así estaba bien. Lo que yo no capté en el instante, es que no me estaba contando para obtener mi permiso, me estaba contando las ventajas de la ROM porque el cambio ya estaba hecho.

Primero fue la furia de haber perdido mis fotos, la información de mis apps (el calendario y el expense manager) y después me di cuenta que lo que decía la descripción de la ROM era totalmente falso. Se trababa horrible, de repente ya no pude instalar muchas apps en mi teléfono, ya no podía ver el Instagram, ni siquiera con el .apk, no, no, no, yo estaba furiosa. En menos de un año había perdido 2 smartphones que me funcionaban tal y como yo quería.

La respuesta a todo esto era, fácilmente, regresar a la ROM anterior. El problema es que no había una copia de la ROM, los enlaces de dónde la había sacado la última vez (como 2 años antes de todo esto) estaban rotos y los archivos corruptos.

Me encargué de recordarle a mi novio todas las semanas que yo era feliz con mi Spica como estaba antes, y él hizo caso omiso a mis quejas hasta que sucedió lo inevitable. El Whatsapp se actualizó y mi ROM era demasiado vieja para instalar esa app. A partir de ahí, creo que se dio cuenta que en realidad, la ROM de antes sí era más actual (aunque se escuche contradictorio) y sí se ajustaba mejor al hardware de mi teléfono.

David empezó a ver cómo pasarme el Whatsapp, 1 versión antes de la actual, para que no perdiera contacto con las personas que más estimo. Me pasó el .apk, que fue una solución adecuada en el instante, pero temporal. Esa versión aguantó como 10 días extras porque la iban a borrar en definitiva.

Entonces, David notó que yo no solo me estaba poniendo de mal humor constantemente, sino que sabía cómo reacciono yo al perder totalmente mis gadgets (lloro mucho por semanas y no es amenaza, es en realidad lo que pasa). Y se puso en chinga a buscar la ROM anterior, hasta en otros idiomas, o una ROM que funcionara mejor que la que tenía en mi teléfono.

Como era de esperarse, después de 10 días de búsqueda, la encontró, me actualizó mi teléfono y yo estaba más feliz que nunca con el Samsung Galaxy Spica. De nuevo tenía la mayoría de apps que me gustaban y se me olvidó arreglar el Motorola Milestone, por lo mismo que yo ya estaba feliz con lo que tenía, de nuevo. Se ajustaba a mis necesidades, podía leer y responder correos desde la cama, platicar con mi entrenador por Whatsapp, hacer checkins en dado caso saliera de mi casa y hasta tener un expediente de mis gastos, de nuevo.

La segunda foto con mi primer Android :)

Lo que me hizo pensar, de nuevo, en la compra del digitizer de mi Motorola Milestone, fue un correo que me envió Paypal. En el correo me regalaban un cupón de $15 dólares para que yo comprara en Ebay lo que quisiera, no había mínimo de compra y si compraba algo de, digamos, $3 dólares, el cupón lo cubría y no tenía que dejar mi tarjeta de crédito en la cuenta de Ebay. Y dejé de lado la idea, solamente porque me dio pereza abrirme otro perfil más en Internet, o concederle mis datos de Facebook a otro perfil más en Internet. Volví a la idea de que yo ya estaba feliz con mi teléfono recién arreglado.

Hasta que vi que mi novio tuiteó que quería recomendaciones de sus seguidores para comprar un algo por menos de $15 dólares en Ebay. Ni lenta ni perezosa le recomendé que comprara un digitizer para mi Motorola. (Esto con su cupón, porque a él también le llegó uno). La verdad es que él ocupó su cupón para pedir una antena que quería desde hacía varios días y con mi cupón, pero con su perfil de Ebay, pedimos mi digitizer y una batería a Estados Unidos. Lo mejor de todo esto es que fue a principios de Abril del 2013, entonces, haciendo el cálculo, me iba a llegar a finales de Abril, todavía muy cerca de mi cumpleaños. En mi cabeza no cabía la emoción de pensar que me iba a poder regalar un smartphone por mi cumpleaños gracias a mi primo, a Ebay, Paypal y a mi novio.

Pero como dicen, “si suena demasiado bueno para ser cierto, probablemente lo sea”, y sí, el digitizer y la batería nunca llegaron.

Cuando la persona encargada nos contactó para que le dejáramos calificación, 8 semanas después de la compra, le dijimos que las cosas todavía no llegaban, ¿que qué le íbamos a calificar? Y amablemente respondió que nos iba a mandar otro juego de cosas… las cuales, después de más de 8 semanas extras, tampoco llegaron.

Pero como otra fase famosa dicta, “lo último que se pierde es la esperanza”, a mediados/finales de Julio recibí un correo electrónico por parte de Paypal, con la misma oferta de los $15 dólares. Le conté a mi novio y le dije algo como “es que si lo vuelvo a pedir y no llega, otra vez, me voy a sentir mal”. El proceso de volverme a emocionar, ir a buscar otro proveedor del digitizer y pedir, ingresar el código, hacer el pago con mi Paypal, todo eso ya no me hacía sentir bien, ya me habían quedado mal dos veces y no quería pasar por una tercera.

Pasaban los días y lo único que tenía en mente era la fecha del último día que podía utilizar ese cupón. Decía que uno de esos días lo iba a hacer, pero ya estaba pesando más la decepción que la emoción. En una de esas veces, platiqué con mi novio, de nuevo, y él sacó el tema del digitizer, me decidí que sí lo iba a pedir, que solo quedaba un día para hacerlo y que, literal, no tenía nada qué perder.

No sé qué pasó, pero cuando me levanté, tenía otro chip en mi cabeza. Me bañé, revisé algunas cosas en mi computadora, fui al súper, después salí con David a comer, regresamos a la casa y tomé mis cosas para subir a mi cuarto. David me preguntó que si no quería ver una película, le dije algo como “es que no sé, tengo que…”, yo quería revisar mi computadora porque sabía que tenía que hacer algo, lo había dejado anotado en un post-it de la compu, pero me dijo algo como “dale, es domingo”. Accedí porque quién puede decirle que no a su novio y dejarlo plantado por una computadora.

Vi la película con él, sí, me divertí, terminó después de medianoche. Subí al baño y cuando me senté me acordé porqué no quería ver la película en primer lugar, ¡tenía que pedir el digitizer porque ese domingo era el último día que podía utilizar el cupón! En el instante me molesté, pero después llegó David y me dijo que le cambiara de huso horario a mi computadora, que probablemente con eso, todavía me aceptaban el código. Junto con su solución, se me ocurrió una mejor idea, le desactivé el horario de verano a mi computadora. No tenía que cambiar nada extra y tenía 40 minutos para hacer el pedido. Tiempo más que justo para hacerlo.

Cuando finalmente encontré un proveedor que tuviera el digitizer, salté de alegría y me recordó David que no lo pidiera con el mismo, ni con alguien que estuviera en el mismo estado. Revisé la locación del proveedor que recién había encontrado y era de China. ¡Bingo! Ya teníamos más que comprobado que todos nuestros paquetes de Asia llegan sin mayor problema a la casa. Así que esta vez, no tocaba más que esperar.

Al terminar de hacer la compra, te dan un rango de tiempo estimado de lo que se tarda tu pedido en llegar a casa. Así que puse un recordatorio de ello en mi Google Calendar. Era más fácil guardar mi emoción hasta que me llegara la notificación de Google Calendar que estar esperando ansiosamente mi paquete todos los días y que al final no llegara como la primera y segunda vez. Pasaron 24 días y la notificación de Google Calendar llegó. Empezaba el rango de tiempo de 8 días laborales en los que tendría que llegar mi paquete. Afortunadamente, llegó en el segundo día del rango.

Me desperté cuando mi cartero estrella tocó el timbre y salí empijamada, como siempre, a recibir mi paquete. Firmé y entré con el paquete a la casa, ¡no lo podía creer! Fueron demasiado puntuales, ¿si sería mi paquete o sería alguna otra cosa que estaba esperando David? De todos modos, no podía saberlo en el instante, el paquete venía bajo su nombre y tenía que esperar a que él llegara a la casa para poder ver qué contenía.  Le mandé una foto por Whatsapp y le conté que había llegado el paquete pero que no lo podía abrir. Él me dijo que lo abriera y, que si sí era el digitizer, que después de su compromiso del día, llegaría a casa y me ayudaría a arreglar mi Motorola Milestone, pero que fuera buscando un video de cómo hacerlo en Youtube.

Quise abrir el paquete con las herramientas adecuadas, no fuera a ser que arruinaba el digitizer – si es que era el digitizer – que tanto me había costado conseguir por abrirlo de la manera incorrecta. El paquete era una tipo caja. Adentro de esa caja, venía una caja sellada de durapax. Adentro de esa caja de durapax, venía un producto envuelto en papel burbuja. Al desenvolver el papel burbuja, encontré mi tan ansiado Motorola Milestone Digitizer en una bolsita de papel celofán. Ya no necesitaba abrir más, sí era mi digitizer, sí tenía el producto que necesitaba para recuperar mi Motorola. El tan solo hecho de abrir el paquete y descubrir mi repuesto, hizo que me imaginara todo lo que iba a hacer con mi smartphone “nuevo”.

Cuando llegó David de la Universidad, comimos y después pusimos mi laptop con el video de cómo cambiarle el digitizer al Motorola Milestone en grande. Debo decir que estuve ansiosa todo el proceso, pero no me puse tan ansiosa como cuando descubrimos que uno de los tornillos estaba sobado. ¡Era uno de los tornillos de adentro! Ninguna de los destornilladores de David hacían cederlo. En serio, lo único que pensé fue “no puede ser que estando tan cerca ocurra esto”. Es decir, sentía que ya había pasado lo peor, que era que llegara el repuesto a casa.

Después de un buen rato, David me dice “te puedo hacer una propuesta, pero tenés que estar segura de aceptarla y de saber las consecuencias”. La propuesta fue deshacer el tornillo con su mototool, tenía que estar segura de aceptar la propuesta y no solo aceptar por la desesperación porque una consecuencia podría ser que la mototool se fuera 1mm más de lo necesario y me quedara sin smartphone, totalmente. Claro, me prometió que sería lo más cuidadoso posible.

Así que acepté.

Estuve viendo cómo encendía el mototool, lo probaba, le cambiaba las puntas, todo lo necesario para cuidar que solo se deshiciera el tornillo que nos estaba bloqueando reparar el teléfono. David fue tan cuidadoso y tan precavido que nos tardamos poco más de 40 minutos solamente en remover el bendito tornillo. Así como me prometió, no se pasó ni 1mm más de lo debido y, el pedazo de pantalla que nunca se levantaba, finalmente cedió y ahí supimos que el tornillo ya no existía.

Lo demás que faltaba para colocar el digitizer nuevo era relativamente fácil. Hasta que nos dimos cuenta que mi teléfono tiene muchas partes confusas y para rearmarlo, estuvimos regresando poco a poco el video que había encontrado.

La prueba final era encenderlo y tocarlo. Creo que diré solamente que me pasé toda esa tarde actualizando apps, viendo Instagram y bajando apps que tenía muchos meses de no ver.

Motorola/Cyanogenmod Launcher

Como resumen, voy a hacer una lista igual que la entrada de Wall-e con las cosas más importantes de toda esta historia.

  1. Si tu teléfono empezó a fallar, no lo descartés inmediatamente. Buscá forma de arreglarlo, no seamos la generación de bota y compra.
  2. Contale la historia de tus gadgets a tus primos o familiares, seguramente te darán un buen consejo sobre qué hacer con ellos.
  3. Nunca de los nuncas dejen un gadget a la vista y merced de alguien que es fanático de probar todos los sistemas y formatear constantemente sus gadgets.
  4. Recordá hacer un respando frecuente de tus datos en la compu y en el teléfono. Si es posible, hacer una copia del sistema, mejor para vos.
  5. Leé uno a uno tus correos. Siempre hay una que otra promoción que vale la pena utilizar.
  6. Si esperás una fecha especial, anotala como recordatorio en Google Calendar y olvidate de ella. Es mejor ser sorprendido en el día que agonizar durante todo el tiempo que se tarda en llegar esa fecha especial.
  7. Respetá la correspondencia que llega a nombre de otros.
  8. Siempre comé antes de trabajar o emprender un proyecto, no sabés cuánto tiempo te vas a tardar.
  9. Si no tenés idea de cómo hacer algo, buscá a alguien que ya lo haya hecho. Seguro te ilumina el camino o encontrás una mejor manera de hacerlo.
  10. Cuando alguien te proponga algo, no aceptés con la desesperación y la impaciencia. Conocé todas las consecuencias de tu sí.
Advertisements
Filed under: Dispositivo

About the Author

Posted by

Civil Engineering Sophomore. Yogini. Small Product Lab Winner. Author of The Mini-Guide for Writing a Super Complete Post in 20 Minutes. 5x Shotput National Winner (El Salvador). 4x Discus National Winner (El Salvador). Business Administration Junior.