Consejos para cabello colocho gracias a mi estilista que también es colocha natural

El cabello colocho es el cabello rizado, ondulado grande, el que no es liso, pues. En mi nota de la creatividad laboral, te conté sobre cómo confiar en un profesional te puede dar una visión todavía mejor de lo que esperabas, e incluso te conté que lo que más me había costado confiarle a alguien era mi pelo, era muy aprensiva con él, a pesar de que no tenía ni idea de cómo cuidarlo.

Finalmente, le di las riendas a una profesional que se dedica al cabello y que se levanta todos los días con el propósito de hacer feliz a mujeres que tienen problemas con sus melenas. El resultado me hizo sentir mejor y a la vez, un poco más sabia sobre cómo cuidar este cabello colocho.

Esto de mi cabello es la típica historia de “mi melena era hermosa, vi un corte que pensé que me quedaría bien, fui a un salón y la que me cortó el pelo tenía mala mano; ahora mi cabello es horrible“. No fuera tan dramática al respecto si no me hubiera ocurrido cuando yo tenía apenas 5 años.

Ni siquiera disfruté mi hermoso cabello como se debía. Todos estos años he estado haciendo miles de cosas para intentar alargarlo, alisarlo, hacer que brille pero en cada una he errado porque nunca he llegado a ver que esté a punto de mejorar.

De hecho, mi cabello nunca fue manejable, de nuevo. He probado de todos los tipos de productos y hasta he probado no probar ningún producto y, de corazón te digo, en mi pelo no funciona.

No sirve nada. Siempre hay algo que sale mal.

Finalmente, llegó el día de luna llena y decidí ir al salón a cortarme el pelo. Tenía desde Septiembre del 2012 sin cortarme el pelo.

Así que fui con la idea de cortarme el pelo y si no quedaba como yo quería, iba a cotizar el alisado permanente. Este proceso me alisa el cabello por un montón de tiempo y me lo hace, de cierta forma, manejable pero eso sí, mi melena sufre muchos cambios químicos y las puntas se hacen detestables.

Ese era mi plan y empecé diciendo algo como: “tengo demasiado pelo y el año antepasado cometí la locura de pintarme el pelo de rojo, quisiera que se fuera todo eso rojo que hay por ahí y que me quitara las puntas que no sirven, pero que siempre quede largo y que tenga forma pero que no esté recto, y…” y después me callé por un segundo.

Aunque lo que te voy a contar en mi mente solo duró un segundo, la reflexión que pude sacar de todo aquello fue larguísima.

Yo estaba metiéndome en un rubro en el que OBVIAMENTE no tenía ni idea. Tengo 23 años y soy experta en arruinar mi pelo desde los 5.

Tengo 18 años sin saber qué hacer bien con mi pelo y con mis indicaciones, probablemente, estaba perpetuando esta acción.

Al final, le dije a la estilista: ¿Sabe qué? Olvide todo lo que le acabo de decir. Usted es la profesional aquí, mejor dígame qué le conviene a mi pelo, lo único que quiero es que se vayan las puntas que no están sanas y que no se me espante mucho. Eso es todo lo que quiero.

Mi estilista me agradeció por la confianza que puse en ella y me dijo que no me preocupara porque ella sabía exactamente lo que yo necesitaba. De hecho, me lo describió, me dijo todo lo que a mí no me gustaba de mi cabello y me dijo cómo arreglarlo.

¿Sabés porqué ella sabía exactamente lo que yo necesitaba? Sí, porque ella se dedica profesionalmente a tratar con cabello todos los días, ¡pero también ella era colocha natural!

Así que me dijo justamente sobre todas las “soluciones” que existían para el cabello colocho que no funcionaban porque por años ella estuvo experimentando con su cabello también. Yo, al confiar en ella, me ahorré algunos años más de pruebas y pude obtener un poco más de sabiduría.

(Por cierto, mi estilista se llama Alma, su salón queda sobre Avenida Universidad en Santiago de Querétaro, por si te encontrás en Querétaro y te querés arreglar, ella es la solución que buscás).

Así que sin más, te dejo con algunos consejos para cabello colocho que quizás necesites. 🙂

CONSEJOS PARA CABELLO COLOCHO

  1. No aceptés que te hagan el desbaste. Lo único que sucede es que hace el cabello más liviano, haciendo que los colochos tengan más espacio y menos peso para expandirse, logrando el efecto contrario al deseado. Eso sin contar que, cuando te vaya creciendo, esos mechoncitos pequeños de cabello te van a dar más problemas que soluciones.
  2. Dejá de usar cremas para peinar en el cabello colocho. Al parecer las cremas para peinar tienen petróleo y no ayuda en nada a mantener tu melena saludable, te deja una película en las hebras que no deja al cabello respirar. Eso sí, el hecho de que no utilicés cremas para peinar, no significa que tengás que echar al olvido las que ya tenés (hablo en plural porque yo sí compré una promoción en Julio Regalado y fue como shock cuando me dijeron esto). Lo que podés hacer es utilizar las cremas para peinar como acondicionador en el baño, mientras terminás tu dotación.
  3. Cuando tu pelo esté húmedo, ponele una cantidad considerable de gotitas – ella les llamaba silica – esto tiene un efecto similar a lo que hacía la crema para peinar, de humedecer tu cabello, con la diferencia que las gotitas sí dejan respirar a la hebra. Además, se ve bien bonito cuando brilla.
  4. Después de aplicar las gotitas, ponete una cantidad considerable de espuma en tu mano y distribuila por todo tu cabello. Al poner primero la capa de gotitas, están protegiendo que tu cabello no quede tan “tostado” con la espuma. Después de esto, hasta te podés hacer unas anchoas caseras con ganchitos o, si tenés tiempo, ¡unos rulos! No importa si no tenés tanto tiempo para secarte el cabello y así, porque el efecto se logra por el pelo húmedo (no mojado), las gotitas y la espuma. (De hecho, mi estilista me cayó super bien cuando no quiso ni hacer la venta forzosa de los productos que tenía en su salón, así que como yo, podés elegir las marcas que mejor te convengan).
  5. Nunca te lo cortés arriba de los hombros si no has aprendido a manejarlo, en serio. Y tampoco te conviene cortártelo recto.

Como extras, he aprendido dos cosas por mi parte.

  • Las mascarillas para el cabello sí funcionan, aunque sea por poco tiempo. Quizás porque fue hace un par de semanas que probé hacerme una mascarilla casera y vi que su efecto duró una semana. Me imagino que mientras más me haga, más duradero será su efecto, pero es que aún voy empezando, así que te contaré sobre este dato más adelante. 🙂
  • Intento ponerme acondicionador en mi cuero cabelludo antes de ponerme el champú para lavarme el cabello. A la siguiente lavada solo me pongo champú en el cuero cabelludo y así los voy alternando entre lavadas. Mis raíces son más amigables conmigo.

Sigue leyendo 50 por Katherine Montero .

Advertisements