Cómo limpiar tu blog en 5 pasos fáciles

El primer día de primavera está a la vuelta de la esquina, y con ello viene el ritual anual de limpieza de nuestros hogares. Mientras te encuentras en el modo de limpieza activado, ¿porqué no dedicarle algunos minutos a limpiar tu blog, también? (Nota: si vives al sur del Ecuador, estos consejos siguen siendo válidos).

Esto es más que solo la apariencia (aunque también eso importa), pero también se trata del tráfico – un blog limpio, atractivo y fácil de navegar es un blog que los lectores querrán visitar nuevamente.

Así que aquí están las 5 cosas que puedes hacer en los próximos 10 minutos para ver resultados inmediatos:

  1. Quita los complementos que ya no utilices.
    El problema: los complementos son una forma genial de organizar el contenido y personalizar la apariencia de tu blog. Pero llenar tu barra lateral (u otras áreas que admitan complementos), puede hacer que tu blog luzca desorganizado, concurrido y menos profesional.
    Qué puedes hacer: mira tu barra lateral como si fueras un visitante que acaba de llegar por primera vez. ¿Cuáles son los complementos esenciales? ¿Cuáles son los que menos les darías clic? ¿Hay algún complemento redundante – por ejemplo, un complemento de los blogs que sigo y otro de enlaces? Quita cualquier complemento que no sirve para navegar claramente o que no tenga ningún propósito visual, o considera ajustar la configuración de visibilidad para que no aparezca en tu página de inicio.
  2. Limpia los botones sociales para compartir.
    El problema: Los nuevos botones pulidos para compartir que lanzamos recientemente, hacen más fácil para tus lectores el compartir tu contenido a través de plataformas múltiples. Pero mostrar todos y cada uno de los botones puede ser una distracción visual y, darle muchas opciones a los lectores puede hacer que se sientan con menos ganas de compartir tus publicaciones.
    Qué puedes hacer: piensa estratégicamente acerca de la alineación de los botones (puedes cambiar esta selección en el tablero de configuraciones, yendo a Configuaraciones > Compartir). Si eres un blogger personal, ¿realmente necesitas un botón para compartir en Linkedin? Si escribes publicaciones larguísimas, ¿es crucial un botón de Tumblr? Limítate a ofrecer solo los primeros 3 o 4 lugares donde tu contenido es más propenso a ser compartido. Tener menos opcciones puede ayudar a tus visitantes a dar clic en el botón, puesto que tendrán menos distracciones de elecciones irrelevantes.
  3. Elimina la telaraña de los viejos borradores.
    El problema: tu ritmo de publicación se ha estancado, mientras tu tablero de configuraciones está llenísimo de borradores sin terminar, fragmentos de ideas y multimedia sin utilizar.
    Qué puedes hacer: Revisa tus borradores y planea tus próximas tres publicaciones. Puedes terminar un artículo que ya no recordabas o combinar el material de distintos borradores para publicar un artículo. Podrías escribir un nuevo artículo sobre una fotografía (u otros archivos) que hayas subido pero todavía no habías publicado.
  4. Ordena tus etiquetas.
    El problema: Etiquetas tus publicaciones inconsistentemente (o ni siquiera las etiquetas). Esto hace más difícil – si no imposible – para los nuevos lectores, encontrar tu contenido.
    Qué puedes hacer: en tu tablero de configuraciones, ve hacia Publicaciones > Todas las entradas y mira la columna de etiquetas. Si tus entradas no tienen etiquetas, añade algunas (no necesitas entrar a cada entrada – solo haz clic en “edición rápida” y añádelas, separando cada etiqueta con una coma). Si alguna entrada tiene más de 15 etiquetas y categorías, quita bastantes – exceder ese número hace que tu entrada sea invisible en el lector de WordPress. Si tus entradas de temáticas similares están etiquetadas de diferente forma, edítalas y añade consistencia, esto ayudará a los lectores a encontrar contenido relacionado más fácilmente.
  5. Depura tu sección de comentarios.
    El problema: Claramente, estás haciendo algo bien si inspiras a las personas a dejarte sus pensamientos en tus entradas. Pero una sección de comentarios sin moderación es contraproducente. Te hace ver como si no te importara mucho y hasta podría hacer que algunos visitantes se arrepientan de dejarte sus pensamientos.
    Qué puedes hacer: ve a la sección de comentarios de tu tablero de configuraciones y revisa todos los comentarios de las últimas semanas. Borra todos aquellos que no son sustanciales y que solo deja una conexión para que visiten el sitio de tu visitante. Considera la posibilidad de adherirte a un estándar más estricto, como borrar publicaciones de otros sitios sin contenido adicional, o cambiar la configuración de los comentarios para añadir más control.

Qué disfrutes tu blog más puro, pulcro y limpio.

Ben Huberman.

Fuente: WordPress: Spring-Clean Your Blog in Five Easy Steps

Advertisements