San Ignacio, Chalatenango, El Salvador

Para celebrar mi cumpleaños, mi familia y yo, viajamos a San Ignacio, Chalatenango, El Salvador y disfrutamos de un hermoso paseo por varias lugares importantes de la zona.

San Ignacio es un municipio que queda casi en la frontera con Honduras, en el departamento de Chalatenango. Es conocido por el Cerro el Pital.

Fuimos a San Ignacio porque mi tía y mi prima ya habían disfrutado del paseo que estábamos a punto de vivir. Ellas habían quedado encantadísimas y dijeron que era algo que valía la pena disfrutar varias veces más, aprovechamos que mi cumpleaños cayó en sábado para ir a pasarlo por allá, todos juntos. 🙂 Continue reading

Advertisements

¿Por qué soy adicta al celular?

Hace unos días, estaba ordenando mi mesita de noche y me di cuenta de algo. Mis dispositivos ya no caben ahí. En la mesita de noche, tengo casi todas mis cosas importantes, para que estén a la mano, pero la verdad es que tenerlas ahí es un peligro porque si llego a mover mi mano cuando esté medio dormida, soy capaz que tiraré algo que me dolerá muchísimo. Cuando me imaginé moviendo mi mano sobre la mesita de noche y botando algo fue cuando me di cuenta que tengo más dispositivos de los que en realidad utilizo todos los días.

Sin embargo, antes de que me digás que soy una loca compra cosas, te debo de aclarar que todos estos dispositivos tienen UNA función que lo hace único e irremplazable. Absolutamente, todos estos dispositivos tiene una razón de estar conmigo, cada uno tiene una función que me soluciona la vida en su propia área.

  • Kindle. Su función es almacenar todos los libros y folletos que quiero o necesito leer. La razón de estar conmigo es que me ayuda muchísimo a desarrollar mi hábito de la lectura. Me soluciona mis ojos llorosos al momento de leer, puesto que su pantalla no tiene brillo, así que puedo estar leyendo por horas sin tener ningún problema de la vista.
  • Cámara. Su función es capturar todas las fotografías o videos que quiero o necesito tomar. La razón de estar conmigo es que me ayuda muchísimo a mostrar un mejor multimedia en mi trabajo. Me soluciona mi memoria que decide olvidar algunas cosas con tal de optimizar su rendimiento, así que puedo ver las fotografías o videos después de algún tiempo y recordar qué pasaba en ese instante que la tomé.
  • Calculadora científica. Su función es calcular operaciones que quiero o necesito resolver. La razón de estar conmigo es que me ayuda muchísimo a optimizar tiempo. Me soluciona el hecho que confundo 6×8 con 8×8 y así.
  • Teléfono de casa. Su función es crear una conexión para comunicarme con alguna persona que esté del otro lado. La razón de estar conmigo es que si no tenés un número de teléfono fijo, no podés contratar Internet. Me soluciona la situación del Internet. Y que mi familia se comunica por medio del teléfono fijo, así que recibo sus llamadas.
  • Computadora. Su función es ser una oficina personal. La razón de estar conmigo es que tanto mi trabajo como algunos de mis pasatiempos, los desarrollo en una computadora. Me soluciona los viajes largos, cansados y tediosos que tendría que realizar para hacer la mayoría de trámites o cosas que hago durante el día.
  • Estéreo. Su función es retumbar mis paredes cuando me estoy bañando. La razón de estar conmigo es que hay momentos del día en que necesito oír música pero también que me levante el ánimo. Me soluciona el hecho de que mis duchas y la hora de la limpieza no se sienten tan largas si estoy escuchando algo genial.
  • iPod. Su función es llevar la música que me gusta siempre conmigo pero con el recato de no hacer retumbar las paredes porque estamos en público, además de que me cuenta las calorías que pierdo cuando entreno. La razón de estar conmigo es que es portátil y la batería le dura un montón, además de que funciona como cápsula de la privacidad porque cuando andás con los audífonos puestos, el mundo no tiene derecho a sacarte plática. Está en la Constitución.

Sin embargo, cuando alguno de estos dispositivos no funciona, sé exactamente qué puedo usar para obtener, como mínimo, el 50% de las funciones básicas del dispositivo que no funciona en ese instante. Continue reading

Primer Startup Weekend San Salvador

No te lo vas a creer, pero a principios de Marzo me invitaron para ser parte del primer Startup Weekend en El Salvador, ¡la primera edición en mi país, en mi ciudad! ¡y tuve la dicha de ser parte! Fue un gran honor para mí haber ido a un Startup Weekend y me la pasé genial los 3 días que duró el evento.

El Startup Weekend es un evento que se hace a nivel mundial, pero que se hizo por primera vez en San Salvador, que tiene como objetivo lograr que varios grupos de personas inicien su empresa en esas horas. Pero iniciar de iniciar de verdad, trabajar duro, presentar un proyecto, producto, forma de monetizarlo e incluso conseguir los primeros clientes para tener la posibilidad de ganar hasta inversiones nacionales y más. Nada de “tengo esta idea” y dejarla flotando por siempre. Por eso me gustó tanto ser parte de este evento, porque no solo iba a ver nacer ideas y florecer empresas, sino que tuve el honor de ser mentora, es decir, ¡disipar sus dudas! ¡ayudarles! ¡estar disponible por si surgían complicaciones! Pero sobretodo, ofrecer consejos sobre una de las cosas que mejor sé hacer: crear contenido.

No sé si lo has notado, pero últimamente El Salvador está teniendo más protagonismo en lo que a eventos tecnológicos y de emprendimiento se refiere. Eso me alegra muchísimo, porque ya se empieza a notar el potencial que hemos tenido toda la vida y que apenas estamos empezando a utilizar. Por eso no dudé en ir y por eso me alegró estar presente en este evento. Así como el Startup Weekend llegó, vas a ver que más y más eventos grandes de tecnología empezarán a aparecer, porque en El Salvador hay mucho por hacer y mucho potencial.

El Startup Weekend San Salvador sucedió a principios de Marzo y no solo fue el primer evento de este tipo en el país, sino que también fue mi primer evento así EVER. Cuando estuve en México, nunca asistí a un evento similar, por lo que quise ir a absorber y aprender todo lo que fuera posible mientras intentaba ayudarle a los emprendedores en todo lo que fuera posible, al mismo tiempo.

El Startup Weekend San Salvador fue en La Casa Tomada, en Zona Rosa, queda en calle La Reforma #179.

Si no has ido a un Startup Weekend alguna vez, te contaré cómo es la dinámica. Pues el primer día, llegan todos los participantes y se sientan en un gran salón, reciben algunas conferencias sobre emprendimiento, para empoderarlos y para subirles el ánimo, pero también como para darle algunos lineamientos del tipo de trabajo que deberían de hacer si quieren lograr una empresa funcional en los 3 días que estarán trabajando. Después, en la misma noche del viernes, se empiezan a escuchar todas las ideas que se tienen en la sala, se hace un pitch de 1 minuto para explicar tu idea y tratar de ganar personas que se quieran sumar a tu idea. Cuando se han escuchado todas las ideas, cada quién tiene la decisión de unirse a la idea que más les agradó, la que tiene que ver algo con su propia idea o esperar que un grupo de personas quiera trabajar en su idea.

En la edición de San Salvador, se lograron 14 equipos al principio, después de tener una sala llena de +150 personas. Nada mal. 🙂

Estos 14 grupos se la pasaron trabajando todo el sábado e intentando buscar algún tipo de validación, es decir, clientes reales que quisieran consumir lo que estabas creando, porque si no sos capaz de encontrar eso, no vale la pena seguir perdiendo el tiempo. En la noche del sábado, ya empezaron a practicar los pitches para presentarse ante los jueces e inversionistas. También estos pitches sirvieron para afinar detalles de comunicación o incluso para mejorar algo que no estaba tan claro con la idea en sí.

Finalmente, el día domingo, después de haber pasado +50 horas trabajando, los equipos que lograron llegar al final se presentan ante los jueces, les intentan vender la idea para obtener la inversión que necesitan para hacer su idea más factible.

Más o menos, esto es un Startup Weekend. Hay algunas diferencias con todas las ediciones alrededor del mundo, obviamente. Pero estoy orgullosa de contarles que varias personas que ya habían asistido a otras ediciones de un Startup Weekend alrededor del mundo dijeron que los equipos en San Salvador sí podían hacer pitches. 🙂 La verdad es que sí se esmeraron practicando en ellos.

Lo que más me llamó la atención fue la diversidad de ideas que hubo, muchas no eran absolutamente tecnológicas, tenían más que ver con la manufactura, otras con servicios, otras con utensilios; la verdad, pasar con tantas personas que hablan casi siempre de tecnología y ciencia, me había hecho olvidar que hay un mundo ahí afuera que necesita mucho trabajo, fue bastante refrescante recordar eso, entenderlo e intentar ayudar por medio de consejos valiosos a estas personas. No recuerdo todas las ideas, eran +100 pero sí tuve la oportunidad de anotar las 14 finalistas, te las comparto por si decidís hacer algo al respecto en tu zona*:

  1. App para saber dónde está el bus y no llegar tarde.
  2. Utensilio para abrir un coco.
  3. Charlas TED para jóvenes.
  4. GuanECO puntos de reciclaje.
  5. Negocio de embutidos para ayudar a sordomudos.
  6. Una cafetería con un tema interesante para jóvenes.
  7. Dispositivo Home Positioning System.
  8. App de tips para viajeros.
  9. App de Clínica Móvil.
  10. Guardería para las noches.
  11. Experiencias para vivir El Salvador con los 5 sentidos.
  12. Centro con personal capacitado en atender a las personas que padecen Alzheimer.
  13. Website necesito un 10 de calificación.
  14. App de información de colas en negocios.

Como lo mencioné arriba, la mayoría de ideas evolucionan muchísimo en estas +50 horas de trabajo, también los grupos lo hacen, hay varios que se desintegran, se van a formar otros o simplemente cambian diametralmente la idea principal, fue muy interesante de presenciar eso pero no le voy a dar más vueltas y te voy a contar las 4 equipos ganadores con sus respectivas ideas.

  • Tecnología: Tipit, una app de tips para viajeros.
  • Producto: Rosco, un utensilio para abrir un coco.
  • Servicio: NightCare, una guardería para cuidar bebés por las noches.
  • Emprendimiento: Chorychicks, una empresa de embutidos enfocada en la inclusión de sordos al ámbito laboral.

Me encanta que las ideas ganadoras son demasiado diferentes, una de la otra, y todas empezaron a existir en un mismo cuarto, pero ganaron hasta que trabajaron +50 horas en esa idea y lograron un producto mínimo viable. Si algo se me hace muy curioso, es que los ganadores se distribuyen como 50% hogar, 25% tecnología y 25% comida; podría casi asegurar que mi país es igual en porcentajes. Básicamente, las ideas que ganaron reflejan lo que el país es y lo que necesita. 🙂

Esta fue una experiencia inolvidable para mí, aprendí a ofrecer lo mejor que sé hacer a personas que necesitaban apoyo, a personas que estaban dispuestas a trabajar por su sueño y por el país, así que mi corazón regresó llenísimo de satisfacción a mi casa. Confío en que pronto habrán más y más emprendimientos y más y más eventos del tipo para apoyarlos.

*Compartirte las ideas no es pecado, porque todos sabemos que las ideas no valen absolutamente nada si no las ponés a trabajar o como ya he dicho antes: ninguna idea es tan buena como lo que sucede cuando la ejecutas. 😉 En Startup Weekend tienen un lema similar, pero está en inglés, dicen: No Talk, All Action!

Si quieres recibir mi próximo artículo y una invitación especial a un evento de este sábado, suscríbete a mi blog por medio del correo electrónico.

Si se le puede instalar Instagram es un smartphone

Tener un Android es complicado. Llegué a esa conclusión a finales del año pasado. Soy una usuaria normal que solo necesita que su teléfono esté listo para funcionar, es más, que si necesita actualizaciones, que se instalen solas, no me quiero estar quebrando la cabeza todo el tiempo, apretándole combinaciones de botones raras, metiendo y sacando la SD. Siento que para mí, una usuaria normal, tener un Android es complicado. Así que el día que mi Spica dejó de encender, supe que esa era mi oportunidad para dejar Android.

Tenía la idea de comprar un iPod Touch. Verás, lo único que necesitaba era un dispositivo para subir fotos al Instagram, porque me gusta Instagram. Y, pues, las redes sociales, e-mail y adelantar cosas que pueda hacer desde la comodidad de mi cama. Básicamente, estaba buscando un gadget con apps que estuviera listo para utilizarse. Pensé en un iPod Touch porque, de todas maneras, no hago muchas llamadas y no recibo tampoco, o al menos eso era lo que yo creía. Pero en la casa, lo hablamos y llegamos a la conclusión de que sería mejor que tuviese un teléfono en forma, porque así contesto desde la comodidad de cualquier lugar en el que esté y no me tengo que estar levantando hasta la sala.

Ya que teníamos el plan y el objetivo, empezamos a buscar ofertas y a esperarlas. Apenas empezaba el año, por lo que tenía que venir la oferta de San Valentín, la del día de la madre, la de Semana Santa; también las ofertas respectivas por los nuevos gadgets de este año, los del año pasado iban a bajar precio, estábamos pendiente de todas esas. Pero casi todas esas ofertas suceden para los Android y yo, de lo que estaba segura, es que no quería verme envuelta con el rollo de las ROMs, el flash y no sé cuánta cosa que se le hace a un Android. Continue reading

La perfección del primer producto

La perfección del primer producto puede existir según tus términos, pero te tardarías mucho más tiempo en lanzarte cuando la encuentres.

Cuando estás viviendo un Diciembre en casa, lo único que se te ocurre es tomar chocolate caliente y comer postres calientes. También pasar todas las tardes hecha bolita en la cama mientras ves tu serie favorita en turno. Así que en buena parte de Diciembre me la pasé preparando cupcakes en taza hechos en el microondas. Era lo más fácil, lo más rápido y lo que me permitía seguir hecha bolita en la cama por más tiempo. También era porque en la casa no teníamos un horno convencional, hasta el 20 de Diciembre. El 20 llegó a casa una cocina Frigidaire plateada hermosa, con 4 quemadores y el horno.

Mi mamá me había dicho que tenía ganas de empezar a hornear desde hace mucho. Así que como yo tenía indicios de empezar a hornear (por los cupcakes en taza que estuve haciendo ese mes), compró el horno como la invitación oficial para que yo aprendiese a hornear. En Enero mismo empecé a elegir algunas recetas sencillas para aprender e ir comprando los materiales. El día que me pagaron, fui a comprar todos los materiales que necesitaba para hornear una pizza y un pastel. Continue reading