La mejor hora para publicar

Cuando empecé a escribir mi blog personal nunca me preocupé sobre cuál era la mejor hora para publicar porque básicamente contaba en vivo lo que me estaba pasando. Era como mi querido diario.

De hecho, algunas entradas no tenían ni pies ni cabeza porque mis días no tenían ni pies ni cabeza. Si te ponés a buscar en mi pasado, te vas a encontrar con un par de entradas en las que me preguntan: ¿bueno y qué tiene que ver lo del wifi con el chory? Porque ni siquiera yo lo sabía. Solo sucedía algo con el wifi y con el chory y lo publicaba y ya está.

Pero me di cuenta que había una mejor forma de publicar (claro, de esto me di cuenta intentando ser consistente en mi blog por años) y no solo eso, sino que también existía la mejor hora para publicar.

Cada blog, cada red social, cada perfil y cada audiencia tiene una hora óptima de publicación que le permite llegar al mayor número de gente posible. Esto lo aprendí mientras trabajaba en redes sociales en la época dorada del 2010-2011.

Ahí me di cuenta que si bien lo que yo estaba haciendo con mi diario era una linda experiencia y era algo sincero, también podría llegar a más personas si mejoraba mi tipo de publicaciones y mi horario. Así que empecé a jugar con la nueva información.

Empecé a probar distintos horarios, distintas herramientas, distintos estudios y creo que he llegado a un punto en el que me siento contenta con mis horarios de publicación porque puedo entregar una publicación semanal y llegar a la mayoría de personas que me es posible con los recursos que en este instante tengo. 🙂

Sin embargo, en Mayo conocí a alguien que me hizo dudar de todo lo que acabo de contarte.

Verás, me invitaron a la primera conferencia de prensa que hubo sobre la Campus Party El Salvador. Después de la conferencia como tal, nos quedamos en el after y tuve un rato muy ameno con mis amigos campuseros de antaño y algunos nuevos amigos que hice en el Startup Weekend San Salvador.

Después de un rato, me di cuenta que no reconocía a una persona con las que me estaba riendo desde hacía más de una hora. Te lo voy a describir, era chelito, usaba lentes y decía unas cosas demasiado chistosas, tenía un tatuaje de un signo musical en su antebrazo y usaba brackets.

No sabía quién era pero me hacía reír y eso me hizo pensar que me podía caer bien.

Ya casi para despedirnos, empezamos como a ponernos un poco serios todos y compartimos nuestro trabajo, pasiones y pasatiempos.

Yo, además de mis carreras y mi deporte, obviamente dije que tengo este blog, que más que mi pasatiempo, se ha convertido en mi pasión y en mi carta de presentación (increíble pero cierto). Y esta persona que te describo me empezó a decir que también tiene como estas carreras pero que le encanta la música (obvio, por eso se tatuó el signo musical).

Al final los dos quedamos como de tener contacto y seguirnos en nuestras redes sociales favoritas (Twitter e Instagram), ¡¡¡y que me voy dando cuenta que me la pasé hablando con Jhosse Lora Jr todo el rato!!!

No me lo podía creer pero al final me agradó muchísimo haberlo conocido así porque me cayó bien por ser él y no por tener un nombre conocido. 🙂

Ahora sí, a lo que vamos, a hablar sobre la mejor hora para publicar. Pasa que estaba en una de mis noches sin poder dormir y me pongo a twittear una incoherencia como es normal, escribí algo como: ¿qué debería de hacer, dormir o comer?

Esto en plena madrugada. Y me responde Jhosse algo como: escuchá mi nueva canción.

Ya le dije que me pasara el enlace y me puse a escucharla.

Te confieso, no sé si era la hora, no sé si era que conocía a la persona que la cantaba en vivo, no sé si en esos días yo andaba más sensible de lo normal o si era el insomnio pero la canción me gustó mucho. Me gustó mucho lo que decía.

Trata de los que nos enamoramos y soñamos despiertos con nuestro amor pero que de repente nos cae un balde de agua fría recordándonos nuestra realidad. Vaya, me gustó tanto que después de un rato en la madrugada me di cuenta que tenía la tonadita del corito y que estaba intentando tararearla.

Le dije que me pasara el archivo para meterla a mi iPod porque en verdad quería tenerla. Mi iPod se arruinó dos semanas después pero ese no es el punto. El punto es que quería tener esa canción conmigo y ya.

Al día siguiente me di cuenta de algo muy curioso, demasiado curioso teniendo en cuenta el principio de este post. Jhosse había lanzado una canción en la madrugada.

A la hora que la mayoría de personas estamos dormidas.

A la hora que estás matando el tiempo el Twitter y que no tenés ganas de meterte a revisar un enlace.

A la hora que no querés escuchar videos nuevos porque no querés hacer ruido para los que duermen o porque no querés que te salga la niña del exorcista como sorpresa al final.

A esa hora Jhosse había lanzado una canción y no solo la escuché, sino que me gustó, se la pedí y la tarareé.

¿Acaso todo lo que yo había estado aprendiendo sobre la mejor hora para publicar estaba mal?

Esa misma tarde le pregunté si él había tenido algún motivo en específico para publicar su canción a esa hora de la madrugada. Y me podría saltar esta parte sin problemas pero te la voy a contar porque me gustó que su respuesta haya sido tan honesta conmigo.

Me dijo que a esa hora publicó su canción porque a esa hora había terminado de editarla y subirla. Que él siempre está pensando en algo nuevo y que siempre le gusta trabajar, no importa la hora, pero que esa vez terminó tarde y ya (esto es observación personal pero a él le gusta trabajar por las noches, lo encontrás en Twitter casi siempre después de las 10pm).

Al armar todo me di cuenta de algo muy importante. Quizás y sí exista la mejor hora para publicar, quizás y sí algunas personas nos sintamos cómodas teniendo una publicación semanal sin falta y quizás y sí estemos buscando llegar al mayor número de personas que nos sea posible.

Pero no tiene por qué ser regla para todos.

A veces funciona publicar sin miedo a la hora que terminamos de trabajar, a veces funciona decirle a cada una de las personas que vean lo que acabás de lanzar al mundo y a veces el universo va a conspirar en tu favor y hacerlo todo funcionar.

Si me preguntás, hay muchas cosas que funcionaron con el lanzamiento en la madrugada de la canción de Jhosse Lora Jr. Y creo que las dos más fuertes son que la mayoría de personas que creamos cosas nos gusta trabajar de noche, por lo que estamos más receptivos a entender el arte de alguien más, y que lo que dice su canción está hecha para gente que no puede dormir por estar pensando en alguien.

Advertisements

Pretextos para leer por Katherine Montero en Diviértete Leyendo

Estoy muy contenta porque una de mis publicaciones ha sido tomada en cuenta por Diviértete Leyendo (la página oficial del Consejo de la Comunicación en México).

Hace un par de semanas, publiqué Pretextos para leer. Un texto que lleva algunas ideas sueltas que tengo respecto a la lectura.

Ahora amanezco con la gran noticia que mi texto ha sido editado y publicado en el blog oficial de Diviértete Leyendo. Y no solo eso, sino que lo han aderezado con imágenes realmente hermosas en cada uno de los apartados. Continue reading