Las herramientas están ahí por alguna razón

He intentado ser la persona que utiliza menos cosas para un propósito. He intentado ser la persona que utiliza una cosa para muchos propósitos. Pensé que era algún tipo de ahorro pero la verdad es que hay cosas que no podés dejar de comprar. Dos veces.

Cuando se trata de herramientas, me gusta pensar que soy una mujer efectiva.

Pero al momento de buscar un propósito específico, necesitas herramientas específicas.

Estaba tan emocionada con mi horno nuevo que al siguiente día que llegó a casa, fui al súper por ingredientes para hornear.

En mi mente tenía estos copqueiths exquisitos con frost súper dulce y que se veían bien bonitos como los de una tiendita que estaba en La Condesa que ya ni me acuerdo como se llamaba.

Cuando los saqué del horno me di cuenta que no tenían forma de copqueiths. Pensé que con el frost súper dulce que había logrado se arreglarían pero la verdad es que me estresé al intentar ponérselos con una cuchara.

Juré no volver a intentar hornear copqueiths porque ni siquiera estaba contenta después de estar tanto tiempo parada.

No fue sino hasta un día que me agarró la depresión, así que fui a darme una vuelta al Dollar City. Ahí encontré las bandejitas estas para hacer copqueiths con forma de copqueiths de verdad. Compré dos. Y un cosito para decorar con 5 o 6 puntas distintas.

La siguiente vez que horneé copqueiths me di cuenta que aunque todo sepa bien y te podás todos los tiempos, a veces solo hace falta UNA HERRAMIENTA para que te enamores del resultado.

A veces queremos ahorrar y ser básicos y lograr cosas con lo que ya tenemos pero el resultado no nos enamora tanto como cuando invertimos un poco en una herramienta que logra que todo el esfuerzo al final se vea hermoso.

This slideshow requires JavaScript.

Posted from WordPress for Windows Phone

Advertisements