Recopilación de Vines de @Queith

Vine anunció que iba a cerrar desde el año pasado. Fue la primera red social en hacer instantánea la videoproducción y mucho de su contenido se viralizó fácilmente gracias a Twitter. Pero ahora, con más redes ofreciendo lo mismo con algunos agregados como privacidad, stickers e incluso, más interacción que el propio Twitter, pues Vine se ha visto obligado a dar un paso atrás.

Ir a Vine es como ir a un museo, ahora. Es una cápsula del tiempo que siempre podré admirar. Y digo siempre porque me di la tarea de ir a descargar todo mi contenido y ponerlo todo junto en el video que ves arriba.

Para ser honesta, casi siempre llego tarde a todo. A Twitter llegué un año después, a Instagram como 3 años después y a Vine, pues, ni se diga. Si algo de lo que estaba yo orgullosa es que, a pesar de haber llegado tarde a la fiesta, estaba teniendo buenos resultados.

Estoy a punto de llegar a los 14,000 loops (reproducciones sin fin) y eso me llenó de ilusión. Lo traduje como que, a pesar de llegar a las 11pm, llevé una botella de un buen vino. No llevé una caja y quizás no llevé la botella con la etiqueta más elegante y brillosa, pero era bueno y a mis amigos les gustó, tanto así que alargamos la fiesta hasta las 12.

No quise perder eso. Siento que es un buen indicador de cómo deben de ser las cosas. No tiene que ser lo mejor, no tiene que ser lo más brillante pero sí que tiene que ser tuyo y ser importante para ti.

El video de arriba es mi cápsula de las cosas que me importaron desde Marzo del 2015 hasta Julio del 2016. Ahora subo videos cortos de las cosas que me importan muy de vez en cuando en mis Instagram Stories. Y en formato más largo en mi canal de YouTube.

Quizás Vine no duró mucho tiempo con nosotros pero le dio la dirección a otras redes de que quizás no nos gusta esperar a las cosas perfectas porque muchas veces lo real, lo importante, es un momento.

Advertisements