Documenta tu trabajo siempre.

La diferencia entre la ciencia y cualquier otra cosa es registrarlo todo. Por Adam Savage. 

El plano que ves arriba es el primer machote de un plano topógrafico de la medición de un lote con el método de lados de liga. Estaba hecho solamente en mina 2H, no llevaba más que líneas grises en todo su ser.

Nos lo devolvieron. Lo doblamos para que el transportar aquel rollo gigantezco se hiciera fácil. Después de un rato, pensé que sería buena idea utilizarlo para sacar el área de todo aquel terreno de una forma más ordenada. Podríamos ir sombreando las partes de las áreas pequeñas que íbamos sacando y luego sumarlas todas al final.

Funcionó y es lo que se ve. Tenía el plan de sacar la fotografía para anexarla a nuestro reporte. Los cálculos van dentro del reporte, así que números no le faltan. Pero noté que era una chorrera de números que parecerían planas si no tenían un poco de contexto.

Tomé la foto, porque trabajamos en el machote del plano doblado, porque hicimos cálculos con la ayuda de eso y porque le da contexto a los números del reporte.

La idea de documentar todo lo que hago me ha costado llevarla a cabo. Soy de las personas que pensaba que era mejor que los logros hablen por una. Que no es necesario andar diciendo lo que se hace detalle por detalle. Que es mejor mostrarlo todo hasta el final. Pero en el final, con la euforia de haberlo logrado, se te olvida mucho. Y en la ciencia es imperdonable olvidar detalles.

Por eso cambié muchas cosas de cómo documento las cosas. Sigo tomando fotos porque me recuerda las cosas que sentí y las que hice en un solo archivo. Ya no escribo un diario físico ni digital (si lo notas, ya no te cuento de mi día a día como tal), ahora tengo un log físico en mi Moleskine, en el que anoto todas las cosas que voy realizando en el día. Tiene dos propósitos: entrenarme a documentar y recordarme que nunca tengo días en los que “no hago nada”. Siempre he hecho algo todos los días.

Me compré un libro de Topografía para aprender más sobre esta profesión, sobretodo porque cuando vas al campo, tienes que hacer un registro de lo que trabajas. Este registro tiene que ser ordenado y rápido. Me costó muchísimo aprenderlo porque tiene su formato y hay que practicarlo para que otra persona, en otro lugar del mundo, entienda mi libreta de campo.

El formato cambia muchas cosas, por ejemplo, escribes de abajo para arriba, dibujas hacia arriba y a la derecha, primero dibujas en la derecha y luego registras en la izquierda. ¡Está todo al revés! Pero seguir el formato me asegura que mi trabajo será entendible dentro de esta industria.

Si quieres dedicarte a las ciencias exactas o a las naturales, es necesario que empieces a documentar lo que haces. Sí, confía en tu mente para resolver problemas, pero no para recordarlo todo. Escríbelo, tómale foto, grábalo en video, documéntalo.

No solo es la garantía de tu trabajo, es la garantía de que tus días no han sido en vano.

Advertisements