Encontré un lugar para comer gelato llamado Sotto Zero en El Salvador.

Sotto Zero es una cadena de postres fríos especializada en gelatos que ha llegado a El Salvador. Gelatos significa helado en italiano, pero no por eso significa que Sotto Zero es una sorbetería como cualquier otra. La diferencia principal entre un gelato y un sorbete es que el sorbete es cremoso y su base es la leche, el gelato es una nieve que casi nunca necesita de leche.

Casi siempre que encuentro lugares interesantes para visitar me topo con la mala suerte de que quedan lejos de casa. Pero Sotto Zero fue la excepción y quizás por eso me atreví a ir en la época de frío. Una sucursal queda cerca de la Universidad así que pude ir en una hora que tenía libre de clases.

Esta sucursal es un pequeño kiosko ubicado en MetroSur en la planta baja. Hay más en colonias como San Benito y Merliot pero eso ya significa tomar dos buses o más y perder el doble del tiempo en trasladarme o triple si hay tráfico.

Como era mi primera vez probando gelatos, pedí recomendación de la barra y la persona que me atendió me contó cuáles eran sus sabores preferidos y los más populares. Con base en esa información, pude tomar una decisión. 🙂

Terminé pidiendo un gelato de vino tinto, dos de caramelo y uno de galleta y chocolate. ❤ Existían dos sabores que me llamaron totalmente la atención pero solo los tenían disponibles en tienda y no en kioskito. 😦 Uno era margarita y otro era vodka limón.

Aunque los sabores que me llamaron la atención eran muy exóticos, la verdad es que salí más que satisfecha de haber probado un gelato exótico y tres más tradicionales, porque me brinda una mejor experiencia y tengo mejor contexto de qué hace Sotto Zero y por qué es que el gelato es tan popular. ❤

Lo mejor de todo es que mi factura fue de apenas $5USD. 🙂

Advertisements

Compré una tarjeta SD de 32Gb de clase 10 marca Samsung para mi cámara.

Tarjeta SD de 16GB de clase 10 marca Samsung.

Después de que me tocara aguantarme de tomar fotos en un viaje a Guatemala por ya no tener espacio en ninguna de mis tarjetas, me compré una tarjeta sd de 32Gb de clase 10 marca Samsung para mi cámara y una micro sd de 64Gb de la misma marca para mi teléfono.

Voy a ser totalmente honesta aquí y solamente diré que me fui única y exclusivamente por las capacidades de almacenamiento, no estaba buscando nada más. Por supuesto que investigué antes cuáles eran los límites de mis dispositivos.

Pero lo único que buscaba era espacio. Tiempo después me di cuenta que la tarjeta que compré para mi Canon es buenísima para grabar videos y es perfecta para cámaras más avanzadas que la que tengo, así que si en cualquier instante yo quisiese comprarme una mejor cámara, no tendría problemas de almacenamiento.

En cuanto me di cuenta de esto, empecé a grabar más videos sin temor. ❤

Hasta el día de hoy no he llenado una tan sola vez la tarjeta de la cámara. Y solamente he llenado una vez la micro sd para el teléfono pero por la música que andaba. No tanto por las fotos y videos que había tomado. Lo único triste es que mi nuevo teléfono no aguanta leer la tarjeta de 64Gb. 😦 Pero eso ya es culpa de la capacidad del teléfono, así que no me meteré en detalles.

Mejor sigo con que lo mejor de todo es que compré la sd en menos de $20USD. ❤ Y la micro sd, también. Fueron unas ofertas que no pude dejar pasar.

Lastimosamente, esta tarjeta con esta capacidad ya no está disponible, se terminaron porque ¡además eran de marca reconocida! Samsung. ❤ Pero igual te dejo el enlace para una tarjeta de 16Gb con las mismas especificaciones que la que compré yo (excepto que está a menos de $10USD): Tarjeta SD de 16GB de clase 10 marca Samsung.

wp-image--262690301

Así llegó mi tarjeta SD de 32GB clase 10 marca Samsung a casa

wp-image--529282766

Ya estoy lista para tomar más fotos. ❤ Esta Canon Powershot me acompaña desde el 2012. 🙂