Así se ve un kilo.

Me acostumbré a medir las masas en kilos desde mis 14 años. Mi entrenador de atletismo nos dejó una temporada completa entrenando levantamiento de pesas olímpico y, a medida nos íbamos poniendo más fuertes, íbamos compitiendo en levantamiento de pesas. 

Los discos que se le ponen a las barras olímpicas están distinguidos por un código de colores y cada color representa un número de kilos. 

También, al momento de clasificar a los competidores, lo hacen por categorías de edad y masa corporal. Yo competía en la de 75kg. 🙂 

El punto que, en un ambiente en el que me movía todos los días hablando en kilos, se me hizo más fácil acostumbrarme a pensar en kilogramos y no en libras, como es lo más usado en mi país. 

También me aprendí el factor de conversión a libras para cuando hablara con alguien que no levantase pesas. 

Así que cuando empecé a estudiar Ingeniería Civil y tenía que estudiar todo el sistema internacional de medidas, no tuve un impacto tan grande al momento de encontrarme con las masas. 

Lo que sí me impactó fue darme cuenta de lo que era un kilo. 

Lo había visto en frutas, en una imagen que comparaba un kilo de grasa y uno de músculo, en discos del gimnasio, en balas de atletismo y discos de lanzamiento. 

Pero la primera vez que vi un kilo que era un kilo y representaba un kilo y nada más fue en una práctica de Métodos Experimentales en la que íbamos a utilizar la balanza para encontrar la masa de unos cuerpos. 

El punto que la balanza por sí sola solo puede pesar 610g (tiene 3 escalas, una de 100g que llega hasta 500g, otra de 10g que llega hasta 100g y otra de 1g que llega hasta 10g). Y si quieres medir algo más pesado, le colocas un contrapeso a la balanza y ese contrapeso era ¡el kilo! 

El contrapeso de 1kg que debía añadir a la balanza para medir cuerpos más pesados.


Intenté terminar la práctica lo más rápido posible para poder sacar el teléfono y tomarle fotografías antes de entregarlo nuevamente. Es que me emocioné, de verdad que no había visto uno igual antes. 

Quizás lo que más me sorprendió fue su tamaño, es muy pequeño. Lo puse a la par de una moneda de $0.25USD para que se notara que en realidad no es tan grande. 

Comparación de un contrapeso de 1kg con una moneda de $0.25USD.


Y quizás me dio tanta ilusión porque todos estos kilos tienen que ser comparados constantemente con el kilo patrón para asegurar que sigue pesando un kilo. Que con los cambios de clima y el uso rudo que les damos en el laboratorio, sus medidas llegan a cambiar. 

Y ese kilo patrón en el país está en el Centro de Metrología que, increíblemente, queda detrás de mi facultad. Vi el centro hace poco y me ilusionó tanto saber que todos los patrones con medidas oficiales para trabajar en laboratorio están ahí, que no son los originales, claro, porque esos están en París, pero que tenemos unos que miden lo mismo y están resguardados en un Centro especial dentro de la Universidad, detrás de mi facultad. ♥ 

74 de estos representan mi masa corporal en kilos. ♥

Advertisements