Visitando el Cementerio de los Ilustres entendí que, aún después de la muerte, hay parámetros para determinar el lugar de cada persona, como: el nivel socioeconómico al que perteneciste, qué tan popular fuiste y qué religión practicaste.

Visitando el Cementerio de los Ilustres entendí que, aún después de la muerte, hay parámetros para determinar el lugar de cada persona, como: el nivel socioeconómico al que perteneciste, qué tan popular fuiste y qué religión practicaste.
Advertisements