Durante meses me he preguntado qué estaba haciendo mal. Había dejado de ser constante en cuanto a ejercicios y comida sana, así que pensé que regresar a esa constancia lo resolvería todo. Me enfoqué en los ejercicios a principios de año. Pero mi coxis sufrió las consecuencias y tuve que parar. Luego, me enfoqué en la comida. Pero no veía resultados. Pensé que porque no había una razón en mi cuerpo para quemar energía. Así que me propuse ser disciplinada y entrenar 28 días. Aunque físicamente hubo cambios, los resultados no fueron drásticos. Ahí me enteré que la disciplina no lo es todo. Por meses estuve entre manteniendo y subiendo pero ya no lograba bajar. No sabía qué estaba mal. Me volví a concentrar en la comida. Y nada. Después de un mes limpio, nada. Ya me estaba frustrando. Mis amigas me dijeron que era el estrés bajo el que yo estaba que no permitía que mi cuerpo cambiara. Las escuché y pensé en hacerme cargo de todo hasta las vacaciones de verano. Sin embargo, hace dos semanas entendí que siempre hubo una cosa que yo nunca cambié de mi vida de 89kg: LAS PORCIONES. Por muy sana que sea la comida, mis porciones siempre fueron gigantes. Si te fijas, varios países del mundo viven con carbos y no les pasa nada. ¿Has visto a los italianos, españoles, franceses? Siempre se dan sus gustos en comida pero sus cuerpos son saludables. ¿Cuál era la diferencia entre ellos y yo (respecto a sus dietas)? LAS PORCIONES. No creas que bajar de 3 pupusas a 2 ha sido tarea fácil. No creas que poner solo un sándwich a la wafflera cuando me preparaba dos ha sido sencillo. Incluso un día tuve deseos de algo dulce en la Universidad y me compré un vasito de gelatina cuando en mi casa podría hacerme un kilo. Sin embargo, esa fue mi respuesta. Después de meses de estar a punto de llegar al límite de los 80kg, finalmente he regresado a los 78kg. ¡Y en las semanas de más estrés de mi semestre! Y esto ya me quita un poco de ansiedad a las ya semanas más difíciles de Junio. 😊💙

Durante meses me he preguntado qué estaba haciendo mal. Había dejado de ser constante en cuanto a ejercicios y comida sana, así que pensé que regresar a esa constancia lo resolvería todo. Me enfoqué en los ejercicios a principios de año. Pero mi coxis sufrió las consecuencias y tuve que parar. Luego, me enfoqué en la comida. Pero no veía resultados. Pensé que porque no había una razón en mi cuerpo para quemar energía. Así que me propuse ser disciplinada y entrenar 28 días. Aunque físicamente hubo cambios, los resultados no fueron drásticos. Ahí me enteré que la disciplina no lo es todo. Por meses estuve entre manteniendo y subiendo pero ya no lograba bajar. No sabía qué estaba mal. Me volví a concentrar en la comida. Y nada. Después de un mes limpio, nada. Ya me estaba frustrando. Mis amigas me dijeron que era el estrés bajo el que yo estaba que no permitía que mi cuerpo cambiara. Las escuché y pensé en hacerme cargo de todo hasta las vacaciones de verano. Sin embargo, hace dos semanas entendí que siempre hubo una cosa que yo nunca cambié de mi vida de 89kg: LAS PORCIONES. Por muy sana que sea la comida, mis porciones siempre fueron gigantes. Si te fijas, varios países del mundo viven con carbos y no les pasa nada. ¿Has visto a los italianos, españoles, franceses? Siempre se dan sus gustos en comida pero sus cuerpos son saludables. ¿Cuál era la diferencia entre ellos y yo (respecto a sus dietas)? LAS PORCIONES. No creas que bajar de 3 pupusas a 2 ha sido tarea fácil. No creas que poner solo un sándwich a la wafflera cuando me preparaba dos ha sido sencillo. Incluso un día tuve deseos de algo dulce en la Universidad y me compré un vasito de gelatina cuando en mi casa podría hacerme un kilo. Sin embargo, esa fue mi respuesta. Después de meses de estar a punto de llegar al límite de los 80kg, finalmente he regresado a los 78kg. ¡Y en las semanas de más estrés de mi semestre! Y esto ya me quita un poco de ansiedad a las ya semanas más difíciles de Junio. 😊💙

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

FOURSQUARE: https://4sq.com/2A94gpS QUORA: http://bit.ly/2WjNdhW TIENDA: http://bit.ly/2IgUPaW CORREO: http://bit.ly/QueithMail YOUTUBE: https://www.youtube.com/user/KathMontero ANCHOR: http://bit.ly/2WmzA1p ITUNES: https://apple.co/2UxC23s SPOTIFY: https://spoti.fi/2I4e5Lp
Anuncios