Categorías
Blog El Salvador Mexico Podcast Travel Videos Vlogs

Conociendo México.

No sé si necesitás algún tipo de índice, pero por si las dudas, esto es lo que voy a mostrar hoy: las decoraciones que hace REMAR en la Escuela San Alfonso, lo que sucede en las excursiones de la Iglesia Católica, qué se siente al ver un partido de los PUMAS, qué pasó en la famosa Boda Campusera, cómo celebran el día de muertos los universitarios mexicanos, cómo son las ofrendas de día de muertos y si me gustan los gatos o no.

Estoy emocionada de empezar a contarte absolutamente todo lo que tengo en videos. Esta es la primera entrega del 2020 que contiene un vlog con todas sus características.

He iniciado a compartir mi vida en vlogs porque últimamente he encontrado un tipo de satisfacción al entender cómo funciona la edición de videos y me gustaría compartir mis piezas maestras contigo.

También es una forma de limpiar mi computadora.

En mi último viaje, capturé muchos momentos y los guardé en la computadora y cuando menos lo pensé, ¡la computadora ya estaba llena!

Así que ir sacando videos y depurando las cosas por aquí me ayudará a limpiar mi disco duro físico, a recordar cosas bonitas, a encontrar respuestas de por qué han sucedido ciertas cosas de la forma que ocurrieron y, finalmente, a concluir capítulos de mi vida de la mejor forma posible.

Con estos videos he tomado la decisión de empezar desde el principio. Aunque muero de ganas de mostrarte todo lo que hice en mi último viaje, considero que mis vlogs y mi evolución tendrán más sentido si muestro todo lo que he grabado hasta el momento.

También es entendible que he perdido muchos archivos a lo largo de mi camino, entre robo sufrido de dispositivos, pérdida de computadora, discos duros que nunca llegaron a mí, todas esas situaciones van sumando y estoy consciente que no tengo todo el material que sé que alguna vez capturé pero también sé que tengo una cantidad considerable, así que algo estaré compartiendo, sin ninguna duda.

Según mis archivos, este viaje empieza en el año 2007. Y en esta primera entrega cubrimos del 2007 al 2011. Así que no creás que vamos a estar en el pasado tanto tiempo.

En este mismo video empezamos a viajar. Salimos desde El Salvador y partimos hacia México. Esta es mi oportunidad de mostrarte más que las fotos y escribirte las historias, ahora vas a poder ver lo que yo vi alguna vez.

No sé si necesitás algún tipo de índice, pero por si las dudas, esto es lo que voy a mostrar hoy: las decoraciones que hace REMAR en la Escuela San Alfonso, lo que sucede en las excursiones de la Iglesia Católica, qué se siente al ver un partido de los PUMAS, por qué me cae mal la gente que me interrumpe, qué pasó en la famosa Boda Campusera, cómo celebran el día de muertos los universitarios mexicanos, cómo son las ofrendas de día de muertos y si me gustan los gatos o no.

Únete a otros 4.718 seguidores

¡Empecemos!

Edición de videos en iMovie.

¡He empezado a utilizar iMovie para editar mis videos! Me ha traído una satisfacción impresionante el empezar a dejarlos cada vez más bonitos, a mi gusto, así que me he tomado la tarea de empezar a mostrarte qué es lo que ha sido de mi vida en estos últimos años.

Empecé a jugar con iMovie porque básicamente venía en la computadora. Antes, cuando tenía Windows Movie Maker usaba ese. El detalle es que antes de cortar pedazos y agregarle música no pasaba. Hoy he aprendido a usar las capas, algunos efectos, temas, y demás cosas que hacen que una escena promedio se convierta en algo fascinante.

Con esto quiero decirte que, aunque me he enfocado en jugar con iMovie porque puedo mover la computadora a mi antojo (laptop), creo que podría hacer un trabajo similar en Windows Movie Maker (desktop), dado que lo que he aprendido es sobre edición de videos en general y no necesariamente iMovie de forma exclusiva.

Aunque mi idea de querer hacer videos viene desde 2007, no ha sido hasta el año pasado que me he puesto a aprender bien bien sobre la edición de videos.

Estoy consciente que me hacen falta muchas cosas por mejorar pero estoy contenta porque siento que ya puedo empezar a mostrar cómo me van quedando. En particular, me gusta porque la edición de videos, una vez que le agarrás la onda a la herramienta que tenés enfrente, podés crear un sistema para editar tus videos.

Digamos, el mío es:

  1. Cortar las escenas en las que me equivoco o me quedo en silencio por mucho tiempo.
  2. Reproducir video para ver si se siente que el video no tiene saltos.
  3. Ajustar escenas (mover, quitar, cambiar) hasta que se sienta que el video tiene algún tipo de sentido.
  4. Agregar efectos de velocidad en ciertas escenas.
  5. Agregar textos en algunas escenas (nombres, temas, explicaciones, etc.).
  6. Agregar imágenes que enriquezcan lo que aparece en el video.
  7. Agregar videos sobre videos que enriquezcan lo que aparece en el video.
  8. Agregar efectos de sonido que tengan sentido.
  9. Agregar música de fondo.
  10. Exportar, subir, compartir, etc.

Como ves, esto es un algoritmo bastante general, por lo que puede ser aplicado en cualquier programa de edición de videos y no solamente en iMovie.

Existen varios programas de edición de videos. Yo he probado apenas 2: Windows Movie Maker y iMovie. Sin embargo, he escuchado mucho un “Final Cut Pro” y un “Adobe Premiere Pro”. Entendería que por la palabra “pro” al final de ambos se trata de un programa para profesionales, que si te dedicas a esto y te pagan o si eres influencer, pues bien podrías hacer uso de esos programas sin problemas.

Yo soy una persona normal que quiere compartir videitos que grabó con su cámara básica y su teléfono desde el 2007, así que con iMovie estoy muy bien.

iMovie no tiene costo. Windows Movie Maker tampoco.

Lo que sí es que te advierto que te tomarán un poco de tiempo dominarlos. Pero nada que con un poco de curiosidad no se resuelva.

Media vez sientas el deseo de querer compartir videos más bonitos, podrás encontrar la paciencia para entenderlos y practicarlos.

Arbolito de Navidad en capilla.

¡Empezamos poniendo un arbolito de Navidad en la capilla de la Escuela San Alfonso (ahora Colegio Marista San Alfonso)!

Te voy a contar un par de cosas que quizás nunca te habías planteado. Resulta que la Escuela San Alfonso es un colegio católico de los Hermanos Maristas. Como los Hermanos Maristas tienen un objetivo de educación integral de los jóvenes, pues ofrecen también grupos juveniles de la Iglesia como actividad extracurricular. Varios de mis compañeros de promoción y yo decidimos unirnos a este movimiento, se llama REMAR (Renovación Marista). Y una de las actividades que como grupo se nos asignaba era la decoración de la capilla.

De hecho, este tipo de situaciones no solo ocurre en un colegio católico de los hermanos maristas sino también en la Iglesia Católica. Pero cuando uno se dedica solamente a ir a misa, no se da cuenta que detrás hay muchas personas trabajando por mantener a la Iglesia viva. Yo, por ejemplo, no tomé consciencia de esto hasta los 18 años.

Para mí REMAR era un grupo para hacer algo los domingos, aprender algo nuevo y ver a los compañeros que hice desde 1996. Era como un “intentar crecer pero sin dejar la escuela que nos tuvo por 10 años ahí”.

Por una razón u otra, el grupo de mi generación se deshizo (por no decir que decidieron echarnos a todos), y finalmente, dejamos de ir a la Escuela los domingos.

Pero así no es como quería terminar este apartado, así que te cuento.

REMAR coordina actividades tanto para el ajuste de fiestas católicas en la capilla o para mantener a los nuevos jóvenes interesados en el movimiento, se crean retiros, desiertos, excursiones. Aún cuando no salimos de la Escuela (nosotros no salíamos porque el Hermitage queda en la Escuela San Alfonso, los que venían de los otros 4 institutos maristas del país, sí salían porque se instalaban en nuestra escuela), se creaban eventos para sentir que estabas en un lugar diferente, tipo musicales católicos (con baile, teatro, canto).

REMAR es una actividad extracurricular que nos invitaba a convivir los pasajes de la Biblia en forma juvenil que se hacía necesario para la época crítica en la que estábamos en nuestras vidas. En lugar de perder tiempo haciendo actividades que no nos beneficiaban, siempre teníamos en mente esta actividad que teníamos los domingos y por la cual teníamos que levantarnos temprano. Llámese inercia o voluntad por asistir, siempre estábamos ahí.

REMAR es apenas el último nivel de este tipo de reuniones. En realidad, todo comienza desde un grupo que se llama Amigos en Marcha que dura dos años (escalada roja en quinto grado y escalada azul en sexto grado), luego nos movemos a Aventúrate que también dura dos años (séptimo y octavo grado) para finalmente llegar a REMAR que va por, creo yo que tres años, noveno grado, primero de bachillerato y segundo de bachillerato.

Es posible que REMAR dure más tiempo pero básicamente nuestro nivel lo deshicieron en su totalidad, así que no podría asegurarlo.

Entonces, digamos que hay una amplia oportunidad de unirse a un grupo juvenil marista desde los 11 hasta los 17 años.

La invitación nos la hicieron en el salón de clases o en algún retiro de la misma escuela, la verdad no lo sé, pero sí sé que nos buscaron porque yo casi siempre he sido de ir a un lugar y regresarme a la casa. Así que no creás que anduve buscando información para saber qué hacer en mi tiempo libre. A mí me llegó la información y decidirme unirme y ya está.

Empecé desde los Amigos en Marcha. Por ahí en mis tuppers gigantes de ropa guardada andaban las camisetas todavía con unas huellitas. La verdad te digo, las camisetas que sacan siempre tienen una calidad muy buena. Cuántos años han pasado y los logos siguen intactos y el algodón con el mismo color. Algunas camisetas de estos tiempos son excelentes pijamas, ahora.

El costo por asistir a estos movimientos es casi nulo. La verdad solo piden algún tipo de donación para eventos extraordinarios (tipo en estos momentos en cuánto estoy escribiéndote estamos pasando por la cuarentena preventiva del Corona Virus, hay personas que sí no pueden ir a trabajar por que todo está cerrado bajo mandato, al mismo tiempo hay muchas personas que salen a ganar su porvenir todos los días y no pueden hacerse de sus ventas en estos días, así que es muy probable que los movimientos juveniles hayan pedido algún tipo de donación especial para ir a dejarle a estas personas y que no pasen tan amargo los días de la cuarentena) y luego, lo que sí pagábamos eran las excursiones, retiros o visitas a otros lados. No recuerdo los precios ni el rango.

Finalmente, es probable que no me haya dado a entender bien sobre las personas invitadas a este tipo de grupos juveniles y pienses que es un grupo elitista que solo acepta a las personas que estudian en los colegios maristas y no. Cualquier persona que esté estudiando los mismos grados y tenga nuestra misma edad puede unirse. Recuerdo que una excompañera de nosotros se unió a uno de los niveles para volvernos a ver después de haberse cambiado de institución y también recuerdo que en uno de estos grupos conocimos por primera vez a una chica que estudiaba en un colegio distinto.

Excursiones de la Iglesia Católica.

La verdad no me quise detener analizando las razones posibles por las cuales hayan eliminado nuestro nivel de reuniones juveniles en la escuela porque a los meses ocurrió que la iglesia católica a mi alrededor empezó a despertar e invitar a personas a unirse a las reuniones en comunidades.

Fue una de las sorpresas más bonitas que obtuve por parte de la iglesia católica porque para mí ser católica se limitaba a ir a la misa y a la escuela, obviamente a practicar los mandamientos pero no pasaba más allá.

Así que en cuánto vinieron a tocar mi puerta para invitarnos, inmediatamente dijimos que no. ¡Sé que se escucha mal, jajaja! Pero en realidad es chistoso. Dijimos que no porque “aquí somos católicos”. Lo más chistoso vino después cuando desde afuera nos dijeron “nosotros también somos católicos”. Y ya nos quedamos extrañados, tipo: “¿los católicos deberíamos de hacer esto también?”.

Abrimos y nos explicaron que la iglesia católica estaba recuperando sus raíces de tener más acción en el mundo, reunirnos en pequeñas comunidades, no solo entender la palabra sino que vivirla y demás actividades, como servir en la parroquia (a una comunidad en específico le tocaba una semana arreglar, limpiar, cocinar, vender, ambientar, etc., la otra semana era otra comunidad y así, poco a poco, estábamos involucrados todos, hasta los jóvenes).

Mira que esta situación se me hizo más interesante porque tanto los adultos tenían sus comunidades como los jóvenes.

Digamos que yo no llegué de casualidad ni porque dije que sí ni no. La comunidad era algo que mi mamá hacía con mucho esmero cada semana, siempre andaba preparando las canciones para todos, imprimía las páginas, la veía leyendo la Biblia y anotando cosas. Obviamente tuve curiosidad si antes solo íbamos a misa y ya me sentía católica 100% real no fake.

Pero hubo una ocasión en la que, dentro de su comunidad, hicieron una dinámica en la que cada semana una persona de su pequeña comunidad iba a dar un tema y se tenía que hacer cargo de toda la organización de esa reunión: las alabanzas, las oraciones, la lectura del día, el análisis, etc. Pues el día que le tocó a mi mamá hacerse cargo fui con ella porque quise ir a apoyarla. Vi cómo se preparó, cómo anduvo buscando música, cómo limpiaba los discos, hacía apuntes de las lecturas de la Biblia para saber qué explicar, contando las copias para ver si llevaba hojas para que todos los hermanos de su comunidad pudiesen cantar, y realmente vi cómo disfrutaba el proceso de organizar esa reunión. Dentro de mí, solo quise ir para asegurarme que todo le saliera como ella lo había planeado, estar pendiente yo de entregar las hojas, estar pendiente yo de conectarle la grabadora, subirle el volumen, poner la pista correcta de las canciones, cosas triviales de las que me podía hacer cargo para que ella se enfocara en dar su análisis esa vez.

Sin embargo, me quedé.

Y seguí yendo a las demás reuniones.

Un día sacaron un anuncio en la parroquia en la que invitaban a los jóvenes a ir a un retiro, no recuerdo el motivo, el punto que después del retiro, las personas adultas dividen a los jóvenes en 3 o 4 pequeñas comunidades para que se sigan reuniendo, así como yo ya me reunía con los adultos.

Obviamente no quise porque yo “ya tenía mi comunidad”, aunque fuera la comunidad de adultos, yo me sentía a gusto ahí.

Al final, tuve que ir al retiro de jóvenes porque, en términos de “pasos a seguir”, se supone que primero vas a un retiro y luego se arman las comunidades. Y yo me había saltado el retiro por completo porque no fue en la pesca que “me encontraron”, sino que yo fui siguiendo a mi mamá. Básicamente me dijeron que el retiro era una buena oportunidad porque ya todas las personas en comunidades habían vivido eso y yo no debería de perdérmelo.

Mira, la verdad sí fui, sí lo disfruté y sí me terminé reuniendo con la comunidad de jóvenes al mismo tiempo que la comunidad de adultos me seguía recibiendo. Sin embargo, ahorita no me llevo con ninguno de esos jóvenes con los que me reunía. El año pasado vi a una chica y aunque nos dio gusto volvernos a ver, solo nos saludamos y quedamos seguir en contacto para nunca volver a estarlo.

En cambio, con los adultos aún hay algún tipo de contacto, cuando nos vemos es de darnos de abrazos, de preguntarnos por los demás hermanos de la comunidad, de saber en qué andamos, de desearnos lo mejor, de escribirnos por Whatsapp cuando lo amerita.

Y es en este punto de la vida que se entiende la relevancia de las cosas cuando uno hace tiempo aún a pesar de las responsabilidades y la diferencia cuando hacés algo por matar el tiempo.

No es que yo vaya por la vida siendo la doña madura, pero como mi acercamiento a la primera reunión de comunidad fue del tipo “voy a ayudar con los detalles a mi mamá para que todo le salga bien en su reunión”, yo llevaba un tipo de función a la que quise tomarme en serio para que todo saliera bien.

Las personas que estaban ahí eran adultas con miles de responsabilidades, personas a sus cargos y aún así hacían tiempo para reunirse una vez a la semana y leer la Biblia, vivir la palabra con sus hermanos de la comunidad y asegurarse que todos estuviéramos bien, estas personas también se tomaban en serio la comunidad. Si no se la tomaran en serio, habrían seguido con sus responsabilidades y haciéndose cargo de sus familias en esas 2 horas por semana que apartaban.

En cambio, cuando eres joven y te unes a un grupo por ser joven, uno va porque tiene tiempo de sobra. No hay un por qué que te jale a decidir estar ahí, no hay un “¿cuál es mi función?” en este grupo, no hay un “¿qué voy a aprender en este grupo (aún cuando hayan temas preparados y actividades a realizar)?”, no hay un “¿cómo podría beneficiar al grupo y a mí con este intercambio?”. Uno va por querer matar el tiempo, por socializar, por ver al que le gusta, pero es muy poco el interés que se le pone al hecho de formar parte de una comunidad, entender la palabra de Dios y practicarla.

Pero ese no era el punto, el punto que sí terminé yendo a los retiros, un par de campamentos que más que todo eran de ejercicios físicos y sobrevivencia, pero la profundidad de los análisis bíblicos se quedaban muy pachitos.

Aunque debo de aclarar que sí obtuve los análisis bíblicos que necesitaba de la comunidad de adultos. Ahí sí que sentía que indagábamos en la Biblia, que entendíamos el contexto de los pasajes, el orden de las cosas y me sentía con mucha libertad de preguntar cuando algo no me quedaba totalmente claro, y no solo porque tuviera una duda, sino porque sabía que iba a obtener una respuesta coherente.

Pumas en el estadio de la UNAM.

Comprar un boleto en reventa para ver a los pumas perder un partido un día de semana por la noche acompañada de mi roomie estando ambas en medio del pebetero en un país distinto al mío es una de esas situaciones que jamás se me cruzó por la mente que iba a tener la oportunidad de vivir.

Para empezar, la cultura de tener roomie pensé que era una situación de las universidades estadounidenses. Afortunadamente, tuve la oportunidad de mudarme a un apartamento en la Ciudad de México y poder vivir la experiencia de tener una compañera de piso.

Ambas trabajábamos, así que una noche estábamos hablando y de la nada dijimos que estaría bien ir a ver el partido en vivo. Para esto, vivíamos enfrente de una de las entradas de la Universidad, así que llegar al estadio no era una tarea tan difícil.

Al llegar al estadio, nos encontramos con la situación que todos los boletos estaban vendidos y que solo podíamos entrar si comprábamos uno en reventa. Esta situación trae dos consecuencias: los boletos salen carísimos porque las personas le están sacando ganancia al precio original del boleto y hay una probabilidad que los boletos sean falsos y que le des el dinero a una persona que simplemente quiera estafarte.

Digamos que podíamos correr el primer riesgo porque nos entraron ganas de ver el partido y ambas trabajábamos pero no teníamos ningún tipo de responsabilidad aparte de mantenernos vivas a nosotras mismas. Pero el segundo riesgo sí nos hizo detener un poco, tanto ella como yo no somos de la Ciudad de México, así que era muy probable que estuviéramos al frente de una estafa.

La persona revendedora entendió la situación y nos ofreció una garantía: ella iba a darle los boletos a las personas que estaban haciendo la guardia y si eran falsos, iban a agarrarla a ella por revender; si eran verdaderos, nosotras pasábamos y le entregábamos el efectivo por una rejita.

Pudimos pasar, pagamos y nos metimos en el pebetero porque ahí es donde se pasan más divertidos los partidos según experiencia previa.

Y aunque sí nos divertimos y nos desvelamos en noche de semana (al día siguiente era jueves y nos tocaba madrugar para trabajar), debo reportar que fue muy doloroso ver a los Pumas perdiendo otro partido (ya había ido una vez anterior a esta y también perdieron).

Mira, yo no soy casi de ir a partidos. De hecho, después de la final del Mundial del ’98 pensé que disfrutaba ver el fútbol pero cuando iniciaron los partidos del mundial Corea-Japón 2002, me quedé dormida. Entonces, yo estoy del lado del espectro en el que entiendo el valor que ofrece el fútbol al entretenimiento pero realmente no es que yo muera por algún equipo en particular o alguna copa o algún partido.

Así que, confirmando, no soy de ir a partidos. Pero creo que justamente por no ser una persona que va a partidos, desearía poder gritar un gol o celebrar un gane del equipo al que apoyo para ese partido en particular. Ya siendo la segunda ocasión de ir al estadio universitario y ver a los Pumas perdiendo, llegué a pensar que quizás yo les traía “mala suerte” y dejé de intentar ir al estadio. Mira, yo sé qué es ingenuo pensar así porque realmente mi presencia o falta de ella en un estadio no influye en el movimiento de la pelota pero no quería comprar un tercer boleto y comprobarlo, la verdad.

Ya viendo esta situación detenidamente y por si tenías algún tipo de duda, dejame confirmarte que mi presencia no hace que los equipos a los que voy apoyando pierdan porque tuve la oportunidad de ir a apoyar a los Soles de Sonora en Enero 2020 y ganaron 11-5. 🙂

Amarse a uno mismo.

La única persona encargada de amarte de la forma en la que merecés sos vos mismo. Si no te gusta cómo te tratan a los dos meses de noviazgo, no te van a gustar las cosas que sucedan a los cuatro años. Y si tenés la valentía de señalar en el momento una situación: hacelo. Así como yo lo hablé. Y si tenés el coraje de retirarte en el momento que ocurra la primera situación: hacelo. Así como yo tuve que haberlo hecho.

El hecho que esta persona y yo fuésemos incompatibles no significa que seamos malas personas. De seguro él es una mejor persona ahora con la persona correcta. Yo soy una mejor persona valorándome por encima de cualquier mal tono de voz, mal trato o mala cara.

Quisiera no ahondar en esta situación porque este es un capítulo pasado y resuelto. Pero las conclusiones sí que me las llevo conmigo para evolucionar como ser humana. Y quería compartirlas contigo por si necesitabas que alguien externo te diese un consejo que quizás necesites escuchar a tiempo.

Cultura mexicana sobre las celebraciones.

¡En lo que sí planeo profundizar en esto! ¡La cultura mexicana es una cultura de fiesta! Si tenés la oportunidad de estar presente en una fiesta en México, celebración normal en México o reunión tranquila en México (o con mexicanos en el extranjero), ¡en realidad vívela al máximo! Las fiestas mexicanas son muy especiales.

Mira, según lo que yo tenía entendido, las fiestas llevan música, comida y personas. Tal vez alguna piñata y algún postre. Pero por alguna razón, en mi país las fiestas se condicionan al lugar en el que suceden: si no vas a la playa, no es fiesta; si no es en un local grande, no es fiesta. Y México no piensa igual.

México sí cree que las fiestas llevan música, comida y personas. El lugar dónde sucede es irrelevante. Puede ser en una sala de una casa pequeña, puede ser en la cochera de una casa pequeña, puede ser en una roca, literal en cualquier lugar. Mientras haya música, comida y personas todo es posible.

El motivo también es irrelevante. Claro que pueden celebrarse las fiestas nacionales, por supuesto, pero también el tan solo hecho de volverse a ver, o el simple hecho de estar de vacaciones.

Recuerdo una vez haber visto a un grupo de muchachos hacer una celebración de dos días y medio porque habían planeado tomarse 300 cervezas. No era el cumpleaños de nadie, nadie había cambiado de estado civil, no eran fiestas nacionales, simplemente querían reunirse para tomar 300 cervezas y armaron una celebración de dos días y medio para lograrlo.

En realidad, Latinoamérica es una región muy alegre cuya gastronomía y música logra unir a grupos de personas para celebrar de todo pero México en especial no discrimina el tipo de fiesta, el lugar dónde ocurre la fiesta ni las personas invitadas a la fiesta.

He visto fiestas en las que van pasando 3 personas a las que medio se conocen y se invitan a que pasen a bailar con los que ya están dentro.

En cuanto tengas la oportunidad de vivir una fiesta en México o una fiesta con mexicanos en otra parte del mundo, ¡nunca cancelés! Date permiso de vivir una fiesta auténtica aunque sea una vez en tu vida.

Boda campusera.

Hablando de fiestas, encontré este segmento de video grabado con una cámara VGA en una edición de Campus Party en la que ocurrió la boda campusera.

Para ponerte en contexto: en todas las Campus Party sucede algo especial en horas de la noche.

Hice un intento de explicar esto en el podcast pero la verdad que todo lo que escriba al respecto va a sonar como algo muy tonto. El punto es que cuando somos cientos de personas conectados a una red de alta velocidad socializando mientras nos desvelamos un rato, todo esto no suena tan tonto. Suena a diversión en la que cientos de personas no van a correr peligro.

En la primera Campus Party a la que asistí, la diversión fue la organización de un Pizzas & Blogs. Todos salieron del campus y fueron a comer pizza con la única condición de no sentarse. Imagina a un grupo de 30 personas desveladas intentando cenar pizza estando paradas y saludándose entre ellos.

En la segunda Campus Party a la que asistí (que fue la primera Campus Party en México), la diversión fue que pusieron payaso de rodeo y absolutamente todos los campuseros mexicanos se pusieron a bailar una coreografía en masa. Todos se sabían los pasos y no se golpeaban entre sí a pesar que es algo rápida.

Ya vas a ver a lo que me refiero:

Fíjate cómo esta canción obtiene la atención de varias personas desde el segundo 0. Luego, paraliza totalmente el terreno en el segundo 30. Y empieza a tener nuevos bailarines en el segundo 40.

Ahora imagínate esto mismo pero con personas que estaban en sus computadoras y que salen corriendo hasta la parte principal de la arena de Campus Party solamente para lograr bailar esta canción en la madrugada.

El Payaso de Rodeo es un fenómeno fascinante para cualquiera que lo observa por primera vez.

En la segunda Campus Party en México fue cuando llevaron los globos y habían concursos en Twitter que si bajabas un globo por 30 segundos te ganabas una USB. Era más peligroso de lo que suena.

Y finalmente en la tercera Campus Party en México hubo una boda. Fue muy especial porque en esos instantes habían dos grupos grandes en las redes sociales México.

Te cuento. Un grupo de amigas y yo nos reunimos en un barcito a platicar una vez. Se me ocurrió decirles que éramos las Social Media Comis (porque éramos comadres de las redes sociales), les gustó, nos pusimos así y teníamos una actividad bien chula en la que nos mandábamos correos con “responder a todas” y nos íbamos dando cuenta de todo lo que sucedía con todas para mantenernos al día.

Al mismo tiempo, un grupo de programadores se empezó a reunir más seguido y cuando vieron nuestro nombre, se autonombraron los DevCompas (porque eran los compadres del desarrollo web).

Entonces cuando llegamos a Campus Party, obviamente las Social Media Comis y los Dev Compas habíamos tomado una mesa entera.

Pero no solo nos unían los nombres similares ni que ya nos conocíamos ni que ambos grupos querían unir sus talentos y hacer varios proyectos juntos, sino que una Social Media Comi tenía de novio a un Dev Compa.

Luego que lo más lógico era casarlos en Campus Party.

Y pues nada, me encantaría ahondar en detalles, decirte quiénes son y que los vayas a seguir pero la verdad es que ellos ya no están juntos y cada uno tiene su propia pareja ahora. Que quede solo en el recuerdo de las actividades emblemáticas de Campus Party que alguna vez ocurrió una boda campusera.

Los bloggers y los comunicados de prensa.

Escribir un blog tiene varios matices que no te enteras hasta que realmente haces la actividad. Este año cumplo 12 años de escribir mi blog. La única pregunta que las personas suelen hacerme sobre el blog es “¿cuánto dinero se puede hacer con un blog?”, yo les soy honesta y siempre les digo que muy poco porque el blog no es un producto o servicio que se pueda vender. Pero nunca me preguntan “¿por qué sigues escribiendo, entonces?”, porque pareciera que todo termina en dinero y la verdad no.

Escribir un blog es placentero porque estoy dejando registro de muchas cosas que fueron importantes en mi vida, muchos análisis sobre temas que me apasionan o fotos bonitas de lugares en los que estuve.

Pero también me ha dado oportunidades que jamás vi venir.

Una de esas oportunidades fue trabajar para otra persona escribiéndole uno de sus blogs. La forma en la que esa persona trabajaba era más profesional, contactando marcas y demás. Entonces, siempre había algo que cubrir. Y mandaba a sus bloggers a cubrir los eventos para posteriormente contar nuestra experiencia en uno de sus blogs.

Muchas veces fui a eventos a tomar fotos, a hacer preguntas, a informarme de cosas que yo ni por cerca tenía idea que estaban ocurriendo y muchas veces me llegaban correos electrónicos con información inédita que no tenían ni siquiera algunos periódicos.

Imagínate que por el simple hecho de escribir mi blog personal todos los días obtuve la oportunidad de llevar un blog en el extranjero y tener funciones que solo los periodistas con licencia tienen.

También obtuve la oportunidad de escribir una columna de tecnología en uno de los periódicos más populares en mi país. Y fui nominada a los premios del 100º aniversario de ese mismo periódico.

Te digo que me parece irreal que alguna vez me pasara algo así pero le agradezco a Dios por la oportunidad de vivir cosas bonitas con el solo hecho de ser constante en algo que me gusta hacer.

Si algo me gustaría implementar en mi país de todo lo que viví en el extranjero, sería claramente la existencia de los comunicados de prensa. Es una relación en la que tanto la marca, como los bloggers como las audiencias salen ganando.

La marca obtiene más publicidad.

Los bloggers obtienen contenido fresco e inédito sin salir de casa.

Las audiencias obtienen las primicias antes que nadie.

Pero aunque intenté implementarlo, la verdad que obtuve solo respuestas negativas del tipo “no, no tengo dinero para salir en la prensa”. Respuesta que me dejaba confundida porque nunca les pedí dinero. Sino un comunicado de prensa, información en primicia de los productos, servicios y proyectos de las empresas que más me interesaban que fuesen enviada a mi correo para yo evaluar si el contenido era apto para mi audiencia y publicarlo en mi blog o no. Eso es un comunicado de prensa y no sé por qué esa cultura en mi país no existe.

Intenté poner mi correo electrónico público y lo único que obtuve fueron promociones y descuentos de marcas a las que jamás me suscribí ni estaba interesada.

Y si yo no estaba interesada, no iba a publicarlo porque no iba a estar emocionada de compartir y mi audiencia iba a notar que algo estaba mal e iban a dejar de confiar en mí.

Los comunicados de prensa tampoco son una cuponera.

Ojalá existieran los buenos comunicados de prensa para bloggers en mi país.

Y como no los hay o no los veo prontos a llegar, me quedo con los recuerdos y estas escenas que grabé en un evento que fui a cubrir sobre una maratón de desarrollo en la que los asistentes crearon múltiples cosas durante 36 horas. Una de esas cosas fue un videojuego de una carrera de perritos bien linda que van pasando por un montón de estructuras metálicas (andamios más que todo) y que las van tirando. 🙂

Día de muertos en México.

Cuando te contaba sobre las celebraciones y fiestas en México, en verdad que estaba hablando de todo tipo de fiestas y celebraciones. En este caso, me refiero a las tradiciones. Incluso situaciones que en otros lados del mundo serían tristes y depresivas, en México toman un rumbo distinto. El gran ejemplo de esto es el día de Muertos. México tiene una costumbre muy bonita en la que se cree que el 2 de Noviembre, los seres queridos que se te adelantaron tienen un permiso especial para visitarte.

Como no quieres que tus seres queridos se vayan en angustia, los recibes con una fiesta, les pones su fotografía en un altar y le ofrendas la comida que más les gustaba en vida. Ambientas con velitas, calaveras de azúcar, frutas y todo lo que le gustaba a tus seres queridos. Pasas una cena agradable sintiendo su presencia cerca porque es el único día al año en que pueden manifestarse en esta dimensión.

Definitivamente te recomiendo que veas la película de Coco para que logres vivir lo que sienten los mexicanos en esta celebración. Aprovechando que estamos de cuarentena y que solo se permiten reuniones familiares con las personas que tienes en casa, puede ser una buena oportunidad para que veas esta película.

Pero para contarte un ejemplo más sobre esta celebración en particular, recuerdo que mi jefe alguna vez nos contó que uno de sus amigos se casó en día de muertos porque él quería que sus papás estuvieran en su boda y esa era la única forma de lograrlo.

Ahora que lo pienso, los papás quizás estuvieron en su boda pero también estarán presente en la celebración de cada aniversario de ese matrimonio.

Adopción de gatita en México.

¿Recuerdas cuando te contaba sobre el grupo de las Social Media Comis? Bueno, una de las comis tenía un gato en el Estado de México. Aparentemente, le había construido una mini-casita y toda la cosa. Pero hubo un momento en que el gato ya no quiso meterse a la mini-casita.

Lo que descubrió fue que una gata había ido a hacer su nido ahí porque su gato la había embarazado. Básicamente, lo fue a obligar a juntarse. 🙂 Ella (comi) adoptó a la gata mamá y ya tenía al gato papá. Pero los gatitos estaban busca de hogar.

Mira, yo vi los gatitos en el Twitter y me enternecí.

También pensé que de por sí yo ya pasaba sola en mi apartamento de Coyoacán.

Así que era socialmente adecuado que siendo sola empezara con mi título de la señora de los gatos.

Literal, le escribí a mi comi: Quiero uno de los gatitos. Soy sola.

Me dio a elegir cual y elegí la negro con blanco. No sabía su género, solo la elegí por color. Supe que era una gatita y quedamos para la entrega.

La entrega fue todo un evento para nosotras. Yo no estaba preparada para tener un gato, medio me había informado que necesitaban una caja de arena, comida y agua, claramente. Y como las cajas de arena eran carísimas de París, me armé con una bandeja de aluminio para hornear.

De las cosas que hice y no sabía es que metí esa arena al baño. ¡Pensé que tenía que enseñarle a ir al baño en el baño! Luego, puse la caja al frente de una ventana en la sala. Me ajusté como pude.

El punto es que fuimos a traer a los gatitos, porque varias comis quedamos de adoptar uno. Y Cedrita (así la llamé) fue la cosa más tierna del mundo entero desde el principio. Desde que fui por ella se sentó en mi panza y supo que estaba a salvo.

No sé cómo pensaba llevarla a mi casa porque planeaba viajar en metro pero sí recuerdo que mi comi me dio una caja de zapatos para que la transportase más cómodamente.

Llegué a casa y le señalé los lugares. De inmediato entendió lo que significaba la caja porque al ratito la vi corriendo del baño para donde estaba yo. Fui a checar el baño y en efecto, ya había estrenado la bandeja para hornear.

Nunca tuve un gato de pequeña pero sí que me gustan las mascotas. He tenido +5 perros, 1 conejo y 1 perico. No sabía cómo iba a salir esta situación de la gatita pero sí sabía que tenía mucho cariño para darle.

Me sorprendió lo bien que nos llevamos. De los recuerdos más lindos que tengo con ella es que los inviernos en México son muy fríos, fríos nivel me aparecen los dedos de color morado y el clima a 4ºC. A ella la obtuve un 11 de Noviembre de 2011, entonces llegó justo para el invierno.

Ella dormía conmigo y cuando amanecía la tenía alrededor de mi cuello, como si fuese una bufanda bebé. Me daba calorcito y mucho amor. Yo la adoraba con locura y siempre estaba pendiente que no le pasara nada.

Viví muchas cosas con ella que espero contarte pronto con más detalle, pero lo que sí puedo compartirte hoy (porque aparece en el video) es que me enamoraba con su inocencia. Sé que los gatos son conocidos por ser cazadores natos pero jamás imaginé que una bolsa ecológica para ir a hacer el súper se iba a convertir en su presa.

Estuvo jugando por mucho rato con una bolsa verde y yo era la más feliz viéndola y grabándola.

Únete a otros 4.718 seguidores

Por Katherine Montero

Civil Engineering Junior. Diploma in Economics and Business. 6th best Discus Thrower in Central America. 5x Discus National Winner (El Salvador). Yogini. Small Product Lab Winner. Author of The Mini-Guide for Writing a Super Complete Post in 20 Minutes. 5x Shotput National Winner (El Salvador). Business Management Junior.