iZettle es el dispositivo que un pequeño negocio necesita

iZettle es el dispositivo que un pequeño negocio necesita puesto que permite aceptar pagos en tu teléfono con tarjeta de crédito o débito.

La primera vez que leí sobre el iZettle fue en Twitter. ¡Qué raro! ¿verdad? Bueno, uno de mis amigos que es programador puso en su Twitter que ya había recibido su primer “paguito” (sí, lo puso con las comillas) con un iZettle y que había llegado al límite del día. Fui a buscar en Google qué es un iZettle y me sorprendió ver que era un dispositivo pequeño que convertía a tu smartphone en una terminal de pagos con tarjeta. Se me hacía una idea tan genial y tan asequible que me gustó. Me gustó sobretodo porque yo soy fanática de andar pagando con tarjetas. Siento que es más fácil para mí pagar con tarjetas porque me ahorro la comisión de sacar dinero en el extranjero y me dan megamillas, hahahah. No sé si te das cuenta, pero la razón por la que en verdad me emocioné con la idea fue porque pensé que los pequeños negocios alrededor mío podrían tener un iZettle para hacerme la vida más fácil al momento que me tocase pagar.

Sin embargo, nunca me imaginé que en los próximos días yo iba a ser dueña de un iZettle. Sigue leyendo “iZettle es el dispositivo que un pequeño negocio necesita”

Anuncios

No importa si son 5 minutos o 15 minutos

Con la frase “no importa si son 5 o 15 minutos, un kilómetro es un kilómetro” decidí empezar mi vida sana este año. 

Envié este texto por correo electrónico en Enero del 2013 a los que se suscribieron a mis boletines. Si los querés recibir y leer estas notas antes que nadie, solamente necesito tu nombre y correo electrónico. Apuntate aquí: http://eepurl.com/mbooj

No importa si son 5 minutos o 15 minutos

Los primeros días del año he estado intentando activarme lo más que puedo, esto ya no es solo bailar 2 veces por semana el único disco de Zumba que tengo o hacer mis pendientes caminando, ahora quería activarme en serio.

El principal miedo que tuve fue no ser tan buena como antes, para que tengás una idea, yo antes entrenaba hasta 6 días por semana, casi 4 horas al día, competía varias veces al año y ganaba medallas. Cuando una logra algo así, quiere repetirlo muchas veces… pero cuando una ha dejado de hacerlo por años, sabe que cuesta regresar. Así que me lo tomé con calma.

Empecé a cronometrar mis caminatas con el iPod Nano 6g rosado que tengo. Cuando empecé a cronometrar mis caminatas y a recibir el promedio de mi kilómetro me di pena. Sentí vergüenza por mí. Sentía que los tiempos que estaba haciendo eran desastrosos. Pero más que todos los sentimientos feos, era la culpa de haber dejado de entrenar por tanto tiempo y no haberme mantenido en movimiento.

Fue hasta que vi el tiempo promedio de kilómetro de otra persona que en realidad me animé a tomar esto de ir a correr con mejor actitud. En resumen, esta persona estaba corriendo 2 minutos abajo de lo que yo caminaba por kilómetro, ahí fue cuando pensé: tranquila, no tenés que castigarte tanto, todos están contentos con lo que hacen, solo yo me regaño todos los días por no estar como hace 6 años, es imposible avanzar así. Así que puse mi alarma para ir a correr como mínimo 2 veces a la semana.

Estaba decidida, estaba inspirada, estaba emocionada, pero necesitaba concentración, así que desempolvé mi viejo Tumblr, ese que prometí no volver a abrir por aquí, y empecé a pasar las páginas hasta encontrar a todas las corredoras, las que van por la vía de lo sano, las que hacen dieta, las que suben imágenes inspiradoras y me llevé eso en la mente.

La frase para mi primer día de ir a correr fue “no importa si son 5 minutos o 15 minutos: un kilómetro es un kilómetro“. Fue la frase que me hizo salir a intentarlo.

Agarré mi iPod, le puse que me avisara cuando hubiese pasado mi primer kilómetro y empecé a trotar. Intenté trotar lo más tranquila que pude, pero a los 400 metros ya tenía muy frío el pecho. Igual, no me detuve, solo bajé un poco el ritmo, a los pocos segundos me dijo la vocecita del iPod: ¡enhorabuena! ¡has llegado a la mitad de tu meta! Y fue cuando dije: ya basta de quejas, vamos a terminar esto bien. Empecé a abrir un poco el paso y di la vuelta para regresar a casa. Pero lo mejor sucedió en los últimos 100 metros para mi primer kilómetro del año: aceleré el paso, fue instintivo, no lo planeé, mi pecho frío ya no daba para más y aún así, yo estaba haciendo mi sprint final.

Quizás no fue el mejor kilómetro del mundo, pero fue mi primero después de mucho y lo que más me gustó, es que fue el doble del tiempo que cuando hice mi primer mil en el 2003 (marqué 4 minutos) y 10 años después de esa marca hice 8 minutos con 25 segundos.

Tenían razón las del Tumblr, no importa si son 5 o 15 minutos, un kilómetro es un kilómetro.

Envié este texto por correo electrónico en Enero del 2013 a los que se suscribieron a mis boletines. Si los querés recibir y leer estas notas antes que nadie, solamente necesito tu nombre y correo electrónico. Apuntate aquí: http://eepurl.com/mbooj

Cómo utilizar tu Kindle Keyboard sin vincular tarjeta de crédito a tu cuenta de Amazon

Somebody does not want me to read.

Mis tarjetas de débito no están hechas para compras en Internet por lo que me pierdo de muchas gangas. Eso no me detuvo de aprender a utilizar mi Kindle Keyboard sin una.

Tengo un Kindle Keyboard 3g y lo compré en Amazon. Me regalé un Kindle de cumpleanhos porque quería meterme más en la lectura y porque leer en la computadora se empezó a convertir en un martirio para mis ojitos débiles. En la U me dejan un montón de folletos que antes solo podía leer en la lap. Sí, la lap es más cómoda que la netbook pero quiérase o no, es más fácil sacar un Kindle en el bus que una lap. Entonces empecé a investigar todo lo del Kindle y para tener una básica quería comprarme la más barata: tiene 5 botones, es de 6 pulgadas y no tiene conexión a nada más que por medio de cable. Era perfecta porque solo iba a leer las cosas que andaba ahí, no me iba a distraer ni nada.  La cosa fue que era barata, sí, pero con el costo el envío y taxes y nojeké más costaba casi que el doble. 😦

Aún así, intenté comprarla en Amazon pero ven que mis tarjetas no están hechas para compras por Internet. Decidí esperar. El colmo fue cuando empezaron a dejar como el triple de los folletos en cada materia y varios libros. Solo me esperé a mi pago de Brasil para poder comprar mi Kindle pero, de nuevo, mis tarjetas no funcionaban.

Empecé a buscar en Mercado Libre para ver si alguien vendía en Querétaro o en el DF y fui tan suertuda que solo había un Kindle a la venta en Querétaro. Rápidamente contacté a la persona que vendía un Kindle un poco más avanzado que el básico y más barato que el costo del básico con todo envío y taxes. Fue tan divertido porque el ex-duenho de mi Kindle le había comprado un sticker para proteger todo el Kindle y una mica para proteger la pantalla, así ya no me preocuparía de que se rayase ni nada. La cosa fue que muchos declinaban porque no les gustaba el sticker.

Conociéndome, yo sabía que necesitaba algo que protegiera ese Kindle. Así que estoy segura que estaba destinado a ser mío. Lo compré, lo recibí y no más llegué a la casa empecé a meterle todos mis pdf’s y words y todo lo que tuviera para leer. ERROR DE PRINCIPIANTE EMOCIONADA, YA SÉ.

Ese no fue el único, vinculé mi Kindle a mi cuenta de Amazon y empecé a bajar todos los libros gratis que se vieran chivos a mi Kindle. ERROR DE PRINCIPIANTE QUE BUSCA COSAS GRATIS, YA SÉ.

Entonces, me calmé un poquito y fui paso a pasito. Me leí el manual para utilizar un Kindle y resolví varias dudas de porqué no podía ver mis pdfs bien o porqué no aparecían los words en mi lista o porqué no terminaban de llegar los libros gratis vía WiFi si sí tenía el WiFi conectado, etc.

Creo que hay muchas cosas que saber cómo vincular tu Kindle a tu cuenta y blah, pero pasando eso hay un par de cosas interesantes que aprendí leyendo el manual completo. Estas son las dudas que he podido resolver del Kindle Keyboard. (:

1. ¿Porqué muchos archivos que meto a mi Kindle no se ven en mi lista de libros?

Muchos archivos no son compatibles con el Kindle de buenas a primeras. Digamos que los únicos que yo estoy segura que puede leer solo con pasarlo, son los que comprás en Amazon – obvio – y los .txt, éstos no ofrecen problemas. Digamos que los .pdf sí los lee, pero si querés leer un libro en .pdf con letritas te va a causar estrés ya que en la pantalla completa del Kindle te muestra una página completa de tu archivo y para leerlo tenés que andar dando zoom y alejar y mover y es más complicado hacer tu lectura fluida. Lo mejor para poder leer .pdfs, .doc y etc. es convertir los archivos a un formato compatible con Kindle.

2. ¿Cómo convierto un archivo .loquesea a un formato compatible en el Kindle?

Si tenés varios archivos en tu compu que pesen menos de 20mb o que pesen menos de lo que tu mail te deja adjuntar, en lugar de andar bajando programas de dudosa procedencia para convertir tus documentos, te recomiendo que hagás uso de las herramientas que Amazon ofrece. Amazon te pide un nickname al momento de crear tu cuenta, entonces tu correo de Amazon es nickname@kindle.com, por ejemplo. PERO si querés convertir documentos, solo tenés que adjuntarlos desde un correo, poner en el asunto “convert” y enviarlos a nickname@free.kindle.com. Agréguenle free al dominio para que Amazon convierta el documento y llega en menos de 10 minutos. Ahí mando yo todos mis .pdfs y .docs y llegan listos para leer.

3. ¿Porqué no me llegan los libros gratis que bajo de Amazon vía WiFi?

Una que me sucedió al querer utilizar el Kindle Keyboard en los primeros días fue bajar los libros gratis de Amazon, porque en teoría si son gratis, tenerlos en el Kindle tampoco cuesta. Pues bien, todos los libros cuando decidís bajarlos llegan a una carpeta que se llama “Archived Items”, es la lista de las cosas que tenés compradas o de los libros gratis que ya pediste en Amazon, pero después de ahí le daba “read” y empezaba a bajar el libro – según – al Kindle. NUNCA BAJABA. El problema era porque como no tengo vinculada ninguna tarjeta de crédito a mi cuenta de Amazon pues no más no hacía el trabajo de bajar el libro, sí, aunque ya estuviera en WiFi. Amazon cobra para hacer esa diligencia una cantidad módica de como $0.90usd (no tengo todavía claro si es por cada libro o cada mes o algo por el estilo).

4. ¿Cómo obtengo mis libros convertidos a formato Kindle o los libros que quiero leer gratuitos en mi Kindle?

Manualmente. Cada vez que mandás a convertir un libro, te llega un mail de notificación que tus libros han llegado a tu cuenta y ahí mismo viene un link. Lo que yo siempre hago es conectar mi Kindle a la computadora con su cable y guardar los archivos como si los estuviera guardando en una USB. Lo mismo con los libros gratuitos, voy a mi cuenta de Amazon en la que está mi carpeta de libros y voy bajando uno a uno los libros y guardándolos en el Kindle.

5. En ese caso, ¿para qué me sirve el WiFi en mi Kindle?

Se entiende como que si uno perdiera todos los beneficios al no tener una tarjeta vinculada pero en realidad todavía hay varios. Por ejemplo, con el WiFi podés visitar páginas web, Twittear citas de tus libros, enviarlas a Facebook, Twittear que terminaste un libro o bajar las citas más importantes que han senhalado los lectores de ese libro si el documento no fuese personal. (:

Eso es lo que he aprendido con mi Kindle hasta el momento, no está tan pesado como se escucha y lo mejor de todo es que sí me sirve para lo que lo quería: leer todos los documentos personales y folletos que me dejan en la U.

Si quieres que te avise personalmente cuando publique una nota nueva, suscríbete aquí: http://tinyletter.com/queith

¡Tengo una nueva cámara y es una Canon PowerShot A3300 IS!

Necesitaba una cámara, tanto personal como para asuntos laborales. Mi jefe en su viaje a Las Vegas compró cámaras y fui la afortunada de tener mi primer regalo de Reyes. Apenas la recibí, pero desde que la recibí la he estado llevando conmigo a todos lados y fotografiando lo que puedo. 🙂

Gadgets vienen, gadgets se van y gadgets que estaban jugando ahora están en la banca. Después de tomar muchas fotos con mi Vivi, resulta que me tocaba estar con el teléfono, y con la famita que se cargan los Androids de tardarse pues los momentos se perdían y solo quedaban muecas en las fotos y calambres en la quijada.

Después, con mi trabajo, empecé a ir a eventos y las fotos que lograba tomar no contaban lo que había pasado en el evento. Le comenté a mi jefe y cuando el viajó a Las Vegas nos compró a mi compañera y a mi una Canon. 😀 Fue nuestro regalo de Reyes [¡nunca había tenido un regalo de Reyes así que este fue perfecto para iniciar esa tradición!]. Hasta el momento no la había tocado porque nunca coincidía con mi compañera (ella me la estaba guardando) pero finalmente la segunda semana de Junio viajé al DF y la vi. Me entregó la cámara y fui tan feliz. 😀

Ahora he estado documentando gran parte de lo que estoy viviendo y sus fotos son tan chivas.

Probablemente tenga un montón de funcionalidades y trucos. Pero a mi lo que me ha gustado hasta el momento es que graba en HD, que tiene la función del FishEye incorporada, que tiene un montón de ambientes prefabricados solo para elegir y tomar fotos, que tiene vista panorámica, que tiene una miniruletita, que su batería es de litio – tipo celular – entonces, no gastaré en más baterías, que es de 16MP, que trae una opción de “Easy Photo” así solo inicié a tomar fotos y cuando tuve tiempo le investigué más, que tiene el detector de caras. Tiene una miniruletita al lado derecho que la hace ser semi-PRO, pero sigue siendo una Canon compacta. 🙂

Soy muy feliz con mi Canon PowerShot A3300 IS. 🙂 Así que si estabas buscando cambiar de cámara digital pero aún no te sentías tan cómodo con la idea de tener o invertir en una profesional, definitivamente esta es tu solución perfecta. ¡Te va a encantar tanto como a mí!