All posts filed under “Viajes

5 cosas que di por sentado y que extrañé mucho.

Cuando querés independizarte te dicen cosas como “es que vas a extrañar hasta el agua helada” y no lo creés, pensás que son exageraciones, que son inventos pero te das cuenta de la sabiduría de estas cosas hasta que lo vivís en carne propia.

Estas son 5 cosas que encontré en mis fotografías que di por sentado y que extrañé mucho.

img_20170105_000654.jpg

Un plato de comida casera calientito y completo. Cuando vivís solo y trabajás, apenas y te da tiempo de ir al súper por comida y tener la casa más o menos limpia. Es prácticamente imposible quedarse a preparar una sopa desde cero con todo el cuidado y los tiempos que conlleva. A veces me pregunto cómo mi mamá hacía todo esto y criarme al mismo tiempo.

img_20170105_000813.jpg

Una pequeña celebración de tus triunfos. Cuando vivís solo es fácil caer en lugares oscuros dónde pensás que sos solo una persona promedio y ya está. No tenés un pequeño lugar para recordarte que has logrado increíbles cosas bajo tus propios términos y, para más fregar, casi nunca hay nadie a la par que te lo recuerde.

img_20170105_000746.jpg

Encajar a la perfección. No te voy a mentir, nunca logré encajar en muchos lugares. Lo más que pude hacer es llevarme muy bien con una o dos personas máximo en cada lugar que conocí. Pero en mi casa encajo bien y a la perfección porque nací aquí y me conocen desde pequeña, además que me criaron para encajar en mi familia. Así que formar parte de algo al 100% es una de las cosas que no pensé que extrañaría demasiado.

img_20170105_000912.jpg

Escuchar la música que quiero al volumen que quiero cuando quiero. Hay ciertas reglas como no escuchar la música fuerte después de las 7 de la noche pero cuando vivís solo normalmente vivís en un apartamento, lleno de docenas de personas que también buscan la libertad hasta en la hora de dormir. Muchos duermen en la tarde y si se te ocurre poner música podés interrumpirles el sueño. Tampoco podés cantar. Hay una diferencia entre que te guste cantar y que podás cantar. A mí me gusta cantar. Al vivir en un lugar en el que no conocés a nadie, no cantás ni en la ducha, tanto porque te apena que te escuchen como por no querer interrumpir.

img_20170105_000846.jpg

Vecinos amigables que se alegran genuinamente de verte. Para mí los saludos y los buenos días significaban compromisos e interrupciones de las que no quería tomar parte desde que estuve pequeña. Pero al regresar, me doy cuenta que no solo es una buena costumbre, sino que te hace sentir bien que alguien quiera saludarte de forma genuina cada vez que te ve vivo en los pasillos. Mis vecinos me prepararon unas pupusas riquísimas cuando regresé.

Viajes en carretera

Acabo de encontrar unas fotos de algunos viajes en carretera que hice antes de volverme a establecer en una sola ciudad. Y, aunque me da nostalgia, la verdad es que sigo haciendo prácticamente lo mismo.

Cuando viajas en carretera hacés lo mismo que hacés en una habitación: te sentás a leer, dormís un rato, escuchás música, escribís algún post o tomás fotografías. La única diferencia es que el paisaje en la ventana va cambiando constantemente.

Durante el viaje en carretera siempre esperás que, al finalizar el camino, haya un grandioso paisaje y unos días inolvidables.

La verdad es que tuve increíbles momentos disfrutando las carreteras y los paisajes. Pero voluntariamente he elegido que mi carretera sea mi habitación y el grandioso paisaje al final de este camino será el fruto de lo que estoy trabajando ahora. ❤

Sigo viajando en carretera solo que no me estoy moviendo de lugar.

img_0591.jpg

Esta preciosa imagen la tomé en un ascensor de Polanco, Ciudad de México. El elevador era de vidrio y, aunque las primeras veces sí me dio un poco de vértigo, aprendí a disfrutar el paisaje que me brindaba al cabo de unos días.

img_0731.jpg

Esta postal es de la frontera Hidalgo – Tecún Umán (México – Guatemala), que se ve muy alegre y amplia pero fue donde tuve un susto enorme la última vez que viajé en carretera. Realmente, me ha hecho preguntarme si quiero volver a viajar en carretera esta ruta (hasta el día de hoy no dejo de pensar que optaré por cambiar a un avión).

img_0690.jpg

Este paisaje es de Puebla. Me gustó porque tres cosas increíbles y muy características de México están en la misma imagen: cultura (tumba), construcciones (tope) y naturaleza en abundancia.

img_0560.jpg

Amanecer en autopista Querétaro.

img_0700.jpg

Después de viajar tantas veces la ruta El Salvador – México en bus se sabe que este lugar es como decir que ya sobreviviste a la mitad del viaje (aunque en realidad sea como un tercio).

img_20120722_195958.jpg

Unas flores encerradas en Santiago de Querétaro, Querétaro.

img_0698.jpg

Creo que es una tumba en Puebla aunque también puede ser un santuario.

img_0333_edit0.jpg

Viñedos de Tequisquiápan, Querétaro. Este día me subí a un kiosko de madera, tomé fuertemente un lazo y empecé a caminar alrededor de un poste de madera para patear uvas.

img_0622.jpg

Construcciones en carretera de Puebla (siempre pensando en soluciones para los civiles).

img_0663.jpg

Citlaltépetl, conocido como “El Pico de Orizaba”. Uno de las imágenes más increíbles que vi mientras viajaba en carretera.

Estos no son los únicos paisajes que he podido admirar en mis viajes por carretera pero sí son parte de unas fotografías que nunca logré publicar y que acabo de encontrar en una microsd abandonada. 🙂